Rusia entra en Crimea y Kerry viaja a Ucrania

Univision.com | Mar 02, 2014 | 6:44 PM

SIGUIENTE:

John Kerry, secretario de estado de EE.UU, viajara a Ucrania este martes para reunirse con autoridades

En Ucrania, los anti-rusos, dicen que la invasión de Vladimir Putin a Crimea empezó el 28 de febrero. Fuentes militares aseguran que las FFAA de Rusia completaron hoy el control total sobre la península del Mar Negro, elevando la tensión en la región.  
“Rusia vio en las revueltas la oportunidad de recuperar Crimea, que le perteneció hasta 1954”
Un oficial de alto rango de EEUU confirmó que las Fuerzas Armadas rusas tienen “control operacional completo de la península de Crimea”, según informó la cadena CNN.
Ayer, el Senado ruso le dio luz verde al presidente Putin para que envíe tropas a Crimea para estabilizar la situación en la convulsionada Ucrania.
Crimea es una republica autónoma ucraniana en la que el 60 por ciento de los habitantes son de origen ruso o hablan ruso y que no reconoce la autoridad del presidente interino de Ucrania.
Tras tres meses de protestas que terminaron con unos 100 muertos, el presidente Viktor Yanukóvich, renunció hace 10 días y se exilió en Rusia. En su lugar, asumió de manera interina Alexandr Turchínov, alineado con Europa, lejos de Moscú.
Aunque la comunidad internacional le advirtió a Putin que el despliegue de tropas en Ucrania sería considerado “un acto de agresión” y EEUU hasta amenazó con un boicot contra Rusia en el G8, el grupo de las ocho naciones más industrializadas del mundo, el presidente ruso dijo hoy que las medidas que tome son "absolutamente proporcionales a la situación extraordinaria creada" en ese país debido al auge ultranacionalista y la amenaza para la vida de los rusófonos.
En una conversación telefónica con la canciller alemana Angela Merkel, Putin insistió que en Ucrania hay "un persistente peligro de acciones violentas por parte de fuerzas ultranacionalistas que amenazan a la vida y los intereses legítimos de los ciudadanos rusos y de toda la población rusoparlante", informó la agencia estatal RIA Nóvosti.
En Kiev, la capital de Ucrania, el primer ministro Arseni Yatsenyuk dijo el domingo que no hay razón para que Rusia invada a Ucrania. "Estamos al borde del desastre", advirtió. "Creemos que nuestros socios occidentales y la comunidad global entera apoyarán la integridad territorial y unidad de Ucrania".
Las autoridades prorrusas de Crimea, envalentonadas por la anunciada llegada de tropas rusas a la república ucraniana, se rebelaron hoy abiertamente contra Kiev, al crear su propia Marina de Guerra y manifestar su intención de adquirir el estatus de Estado a través de un referéndum.
"Hasta hoy tenemos a un presidente legítimo, al que votó la mayoría de la población de Crimea, y es (el depuesto) Víktor Yanukovich", afirmó hoy Vladímir Konstantínov, presidente del Parlamento crimeo, organismo que "no reconoce a las autoridades de Kiev".
Con el respaldo de Rusia, la autonomía ucraniana se dispone a soltar amarras de las nuevas autoridades de Kiev en una consulta popular convocada para el 30 de marzo."Vamos a plantear la cuestión del cambio del estatuto de autonomía de Crimea al de estatuto estatal. Y sobre esta base planeamos construir relaciones con el poder central sobre principios contractuales", señaló en rueda de prensa Konstantínov.
De hecho, un camión llegó hoy a las puertas del Parlamento en la capital crimea, Simferópol, y los trabajadores comenzaron a retirar las banderas ucranianas, amarillas y azules, de la plaza para sustituirlas por banderas crimeas, azules, blancas y rojas, los mismos colores de la bandera rusa.
Mientras, el primer ministro prorruso de Crimea, Serguéi Axiónov, cuya legitimidad no reconoce Kiev, anunció hoy la creación de la Marina de Guerra de esta república autónoma.
El mando de esta Armada corresponderá al contralmirante Denís Berezovski, que, según el propio Gobierno crimeo, ha jurado lealtad a la autonomía tras desertar como comandante en jefe de las Fuerzas Navales ucranianas, cargo que había asumido el sábado.
Mientras, en Simferópol nadie parece desear una guerra, pero los que se manifestaron hoy, domingo, en el centro de la ciudad con banderas tricolores rusas están ansiosos porque el Kremlin les ayude a romper lazos con quienes derrocaron al presidente Yanukóvich en Kiev.
"Antes de que llegaran al poder en Kiev (el primer ministro, Arseni) Yatseniuk y sus amigos, nadie quería la independencia de Crimea. Ahora, en cambio, está claro que no podemos seguir viviendo juntos", aseguró a la agencia de noticias Efe Sveta, una profesora retirada rusa oriunda de Simferópol.
Aunque no se ha disparado un solo tiro, unidades especiales de hombres armados y encapuchados sin distintivo de su Fuerza o del país al que pertenecen se han hecho con el control de los principales puntos estratégicos de la ciudad.
Varios soldados con fusiles Kaláshnikov, uno de ellos con una bazuca a la espalda, estaban apostados hoy en las inmediaciones del imponente edificio del Gobierno, donde la gente se acercaba en masa a expresarles su agradecimiento.
La misma escena se repetía en el Parlamento, mientras en las inmediaciones del aeropuerto, a las afueras de la ciudad, otro amenazante comando de unos 30 efectivos vestidos de riguroso negro no hacía el menor esfuerzo por pasar desapercibido.
"Son fuerzas especiales rusas. No hay duda. Por eso no llevan distintivo. No quieren que se los reconozca", aseguró convencido Alexéi, un taxista de Crimea.
No todos piensan igual, ya que los miembros de las "patrióticas" milicias populares con brazalete rojo que se ocupan de garantizar el orden público en cada esquina de la ciudad niegan que sean rusos. "Son de los nuestros ¿De dónde iban a ser?", replica malhumorado uno de los más veteranos.
Aprovechando que es domingo, centenares de curiosos se acercaron a la plaza de Lenin, donde se encuentra el Gobierno, para expresar su apoyo al presidente ruso, Vladímir Putin."¡Gloria a Rusia! ¡Gloria a Putin!", gritaban los presentes, entre los que había tanto niños, como adultos y ancianos.
Cuando cayó el sol, la mayoría de los participantes regresaron a sus casas, pero algunos aseguraron que se quedarían durante toda la noche.
"Debemos proteger la estatua de Lenin de los extremistas", dijo Piotr, un hombre de unos 30 años, en alusión a los nacionalistas que han derribado ya varias estatuas del fundador de la Unión Soviética en diferentes ciudades del país.
Un cartel colgado en el pedestal, en el que han depositado varios ramos de rosas rojas, reza: “¡No se les ocurra tocar a nuestro caudillo!”.
"Los que hicieron la revolución se creen que Europa los va a recibir con los brazos abiertos. Están muy equivocados. La Unión Europea no necesita a Ucrania para nada", señaló a Alexandr, un pensionista.
Se refiere al origen de las protestas que comenzaron en noviembre y que no se detuvieron hasta el derrocamiento de Yanukóvich. En ese entonces, el presidente prorruso rechazó un acuerdo para ingresar en la Unión Europea por mantener los lazos con Rusia. Los sueños de miles de ucranianos se hicieron añicos, pero no se quedaron de brazos cruzados y salieron a las calles a protestar.
La población de Ucrania, de 46 millones de habitantes, tiene lealtades divididas entre Rusia y Europa. Buena parte de la zona occidental prefiere lazos más cercanos con la Unión Europea, mientras que las regiones en el oriente y el sur, como Crimea, se inclinan por Rusia.
Ante este escenario, Rusia vio en las revueltas la oportunidad de volver a tomar el control de Crimea, una república autónoma que le perteneció hasta 1954 y en la que seis de cada 10 habitantes son rusoparlantes.
Crimea es también hogar de la base militar de la Flota del Mar Negro de Rusia y Ucrania está atravesada por oleoductos y gaseoductos clave para el transporte de combustible ruso a Europa.
Ante la inestable situación, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, viajará a Kiev el martes, para expresar el apoyo estadounidense a las autoridades ucranianas ante la intervención militar rusa en Crimea, según anunció hoy el Departamento de Estado.
Kerry le pidió al presidente Putin que retire sus Fuerzas Armadas y calificó el despliegue de tropas de "una agresión increíble".
Por su parte, el presidente estadounidense Barack Obama habló por teléfono una hora y media con Putin el sábado y le expresó su "profunda preocupación" sobre "la clara violación rusa de la soberanía y la integridad territorial de Ucrania", dijo la Casa Blanca. Obama advirtió que "si Rusia sigue infringiendo las leyes internacionales eso llevará a un mayor aislamiento político y económico".
Entre enero y febrero un estimado de 675,000 ucranianos se han exiliado en Rusia escapando del caos, según el Servicio de la Guardia de Frontera de Rusia. Temen que  por el conflicto se desate una crisis humanitaria.  Fuente: EFE y AP
©Univision.com
Comentarios