La captura de El Chapo ¿fue casualidad?

Univision.com | Mar 02, 2014 | 12:41 PM

SIGUIENTE:

Datos indican que en un operativo para capturar a "El Condor" se logró la captura de El Chapo sin estar planeado.

Autoridades iban tras "El Condór"

La detención de Joaquín El Chapo Guzmán se atribuye a un “mega operativo” llevado a cabo por fuerzas federales mexicanas, con la colaboración de la Agencia Antidrogas de EEUU (DEA), que desde el 17 de febrero lo habían ubicado en Culiacán, Sinaloa, y que finalmente lograron su captura el día 22 del mes pasado en el puerto de Mazatlán.
“Los marinos recibieron la señal del celular de Carlos Manuel Hoo y se llevaron una sorpresa”
Sin embargo, la captura del capo pudo deberse a la casualidad, según una nota publicada este domingo por el diario mexicano El Universal.
De acuerdo con el rotativo, el 17 de febrero, efectivamente las fuerzas federales mexicanas ubicaron al escurridizo Chapo a través de una llamada realizada con un teléfono celular satelital donde el capo pedía que lo fueran a rescatar desde los famosos túneles que conectaban sus casas con el drenaje de la ciudad; sin embargo, éste pudo huir y la Marina mexicana le perdió la pista.
El Universal, que cita como fuente un audio proporcionado por los marinos que participaron en la operación “Cóndor” que acabo con la exitosa captura de El Chapo, menciona que las fuerzas de élite mexicanas ya habían intervenido el celular de Carlos Manuel Hoo, alías El Cóndor, quien era cercano al capo y buscaban interrogarlo para que ofreciera datos sobre el líder del cártel de Sinaloa.
El 22 de febrero los marinos recibieron la señal del celular de Hoo y se dirigieron al edificio Miramar, ubicado en Mazatlán, Sinaloa, donde se llevaron la sorpresa de que “El Cóndor” no estaba solo, lo acompañaban nada menos que Emma Coronel (la última esposa de Guzmán Loera), sus dos hijas gemelas y el capo más buscado de México.
¿Cómo fue el operativo?
Las señales emitidas por el teléfono de Carlos Manuel Hoo fueron captadas desde el 20 de febrero por lo que se sabía que se encontraba en el puerto de Mazatlán, es así que unos días después equipo de inteligencia vestido de civil llegó al aeropuerto mazatleco para capturar a “El Condór”, no a El Chapo, señalaron elementos de la Secretaría de Marina (Semar) que participaron en el operativo.
Los marinos también relataron que el 17 de febrero estuvieron muy cerca de detener al capo en una casa ubicada en la calle Río Humaya, en la colonia Guadalupe, en Culiacán, pero que las medidas de seguridad de El Chapo como el reforzamiento de las puertas con acero y los túneles les permitieron escapar a él, a “El Condor” y a su cocinera conocida como “La Chapis”.
Más tarde, al identificar uno de los lugares de donde fueron hechas las llamadas, el operativo (donde se detuvo al Chapo) inició poco antes al amanecer del 22 de febrero con el arribo de camionetas particulares, así como de la Marina. El objetivo: detener a “El Cóndor”, apuntó el periodista Marcos Muedano quien firma la nota de El Universal.
Los marinos relataron que al ingresar a la torre de edificios Miramar, en el puerto de Mazatlán, las fuerzas federales subieron piso por piso aunque no sabían que Carlos Manuel Hoo estaba en el departamento 401, de hecho, comentan que subieron al quinto y sexto piso donde encontraron a un estadounidense y a un mexicano que tenían una fiesta, pensaron que trabajaban como elementos de seguridad del capo porque tenían un arma pero luego lo descartaron.
¡Ríndete Chapo!
Una vez que los marinos lograron ingresar al departamento 401 de la Torre Miramar, el cuerpo de élite detuvo a Carlos Manuel Hoo, “El Cóndor”, quien estaba detrás de la puerta de entrada al inmueble; según El Universal, quien cita al audio que le entregaron elementos de la marina, Hoo no delató a su jefe; sin embargo, los marinos se percataron de que en el lugar había más personas.
Es entonces que en otras habitaciones hallaron a “La Chapis” y en otro cuarto a Emma Coronel con sus gemelas, finalmente llegaron al baño donde se ocultaba el capo, le gritaron ¡ríndete Chapo! y a éste no le quedó más que salir de su escondite.
“Él estaba muy confiado de que no lo íbamos a agarrar. Estaba muy confiado que, el día que se fue de la casa (de Culiacán) no lo íbamos a detener. Que nos iba a desmoralizar ver las casas, y cuánto tardamos en entrar. Él, esa era su confianza, era muy confiado de que nadie le había hecho nada y de que no le íbamos a hacer nada. Pensó que hasta ahí nos quedábamos y no iba a pasar nada, pero no contaba con que un grupo se iba ir a Mazatlán”, relataron los marinos.
©Univision.com
Comentarios