La caravana de buses por la reforma migratoria sigue rumbo a Washington DC

Univision.com | Mar 01, 2014 | 6:54 PM

El movimiento construye una nueva red de activismo para aumentar el número de electores hispanos y usar el voto como arma política.

Por Jorge Cancino
“Va a esperar qué va a pasar con la legislación y los republicanos están viendo cómo se zafan.”
El anuncio que hizo los primeros días de febrero el presidente del Congreso, el republicano John Boehner (Ohio), que había serias dudas para votar la reforma migratoria en el 2014, no fue suficiente para mermar el ánimo de los activistas que batallan por la legalización de los 11 millones de indocumentados.
En vez de quedarse en sus casas lamentando la decisión, siguieron adelante con los planes enfocados en un solo objetivo: usar el voto como arma política en las elección de medio tiempo del martes 4 de noviembre, cuando los estadounidenses elijan un nuevo Congreso, y en las presidenciales de 2016.
Le piden a la Cámara de Representantes que someta a voto un plan de reforma migratoria como el aprobado por el Senado el 27 de junio del año pasado, que incluye un camino a la ciudadanía para los Indocumentados. Y al presidente Barack Obama que pare las deportaciones mientras el Congreso le envía una ley que saque de las sombras a los sin papeles.
“Todo se está tratando alinear par ver cómo enfrentan el problema”, dijo vía teléfono a UnivisionNoticias.com Eliseo Medina, el ex Secretario-Tesorero del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU). Medina viaja a bordo de uno de los dos autobuses que el lunes arrancaron desde Los Angeles y que visitarán más de 80 distritos electorales republicanos para “torcer brazos” y obligar a un voto antes que termine el año.
El movimiento, liderado por “Fast for Families”, está convencido que el tema de los indocumentados será tratado en cualquier momento, porque tanto demócratas como republicanos necesitarán votos latinos para controlar el Congreso y la Casa Blanca. Por eso no se rinden y siguen adelante, a pesar del pesimismo que reina en la capital del país.
A tiempo completo
Medina dirigió durante 28 años el Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU). En octubre renunció al cargo de Secretario-Tesorero para dedicarse de lleno a la batalla por la reforma migratoria. Entre noviembre y diciembre ayunó durante 22 días en una carpa instalada en la explanada del Capitolio en Washington hasta donde llegó el Presidente Barack Obama y su esposa, y también congresistas, religiosos, activistas y representantes de organizaciones que apoyan la reforma migratoria.
El lunes se subió a uno de los buses, el que viaja por los estados del sur. El otro va por el norte rumbo al mismo destino.
“Cuando empezamos, el lunes por la mañana, tuvimos un gran numero de gente con nosotros, de diversas organizaciones. Había pastores metodistas, católicos, para bendecir el autobús. Como te dije, uno va por el norte y el otro por el sur, y en el recorrido visitaremos más de 100 distritos electorales que en estos momentos están en manos de los republicanos”, contó.
En la tarde del sábado el autobús donde viaja Medina junto a otros 15 activistas se detuvo en Las Vegas, Nevada, y el domingo arribará a , Arizona, y luego se dirigirá a Dallas, en el estado de Texas, para seguir su recorrido hasta la capital del país.
“Hasta ahora hemos visitado unos 13 distritos. Estamos muy contentos porque en cada lugar donde hemos estado encontramos a mucha gente organizando distintos tipos de eventos”, explicó el sindicalista.
Gente nueva
Medina dijo que al movimiento “Fast for Families” se ha unido “mucha gente nueva que antes no estaba participando. Lo hacen por primera vez”, y que entre ellos destaca el papel de los evangelistas latinos.
En total la caravana recorrerá 30 estados, entre ellos California, Nevada, Arizona, Texas, Illinois, Florida, Utah, Colorado, Oklahoma, Ohio, Georgia, Nueva York, Nueva Jersey, Carlina del Sur y Carolina del Norte, todos ellos con alta concentración de hispanos.
“En cada distrito que estamos visitando dejamos gente que a partir de ahora va a seguir este movimiento. Nuestra meta es que todos sepan que esta cuestión no se acaba, que la reforma migratoria está viva y que en cualquier momento tendrán que reactivar el debate”, indicó.
“Según vamos caminando vamos a ver más apertura”, dijo Medina en alusión al poder del voto latino, que en las últimas elecciones fue determinante para decidir al inquilino de la Casa Blanca.
En los comicios presidenciales de 2008 y 2012 el presidente Barack Obama obtuvo el 70% del apoyo de los electores hispanos. En la última elección participaron 12.2 millones de cerca de 21 millones registrados. Para 2016 se espera que unos 23 millones estén inscritos en los registros electorales.
Los activistas han dicho que usarán el voto como un instrumento de poder que premiará o castigará a quienes apoyan o rechazan la reforma migratoria, y que tanto demócratas como republicanos están al tanto de poder hispano en las urnas.
“Los republicanos adonde hemos ido en esta caravana, a sus oficinas, no han estado muy dispuestos a escuchar. Pero las conversaciones van a seguir. Ellos saben que nosotros no nos vamos a detener”, dijo Medina.
Las deportaciones
En cuanto a las deportaciones, otro de los temas que preocupa al movimiento y una de las prioridades de la caravana, Medina dijo que “seguimos insistiendo” en la necesidad de que el gobierno de Obama las detenga mientras el Congreso aprueba la reforma migratoria.
“Según mis impresiones”, dijo el activista, “la administración va a esperar qué va a pasar con la legislación y los republicanos están viendo cómo se zafan. Pero pienso que al final van a tener que ver cómo enfrentan el problema”.
En Estados Unidos viven 11 millones de inmigrantes indocumentados, según cifras del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y del Pew Hispanic Center, un grupo privado de Washington que estudia los movimientos migratorios.
Durante la primera administración de Obama (2009-2012), la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) deportó a casi 1.6 millones, un promedio de 400 mil cada año, 1.220 diarios. De ellos, el gobierno asegura que el 60% tenía antecedentes criminales, pero las organizaciones pro inmigrantes insisten que entre seis y siete de cada 10 deportados no tenía antecedentes que amenazaran la seguridad nacional y que calificaban para regularizar sus permanencias con un plan como el aprobado por el Senado el 27 de junio del año pasado.
“Hasta los republicanos saben que es un problema (las deportaciones), pero hasta ahora no están haciendo nada con el tema” (ni el Congreso ni la Casa Blanca), dijo Medina.
Los autobuses de color marrón de la caravana arribarán a Washington en abril. Además de Medina, en la caravana participan el joven indocumentado integrante del movimiento dreamer, Cristian Avila; Dae Joong "DJ" Yoon, director ejecutivo del Consorcio Nacional Coreano-estadounidense para el Servicio y la Educación; y Rudy López, coordinador senior del Fair Immigration Reform Movement. Todos ellos participaron en el ayuno de 22 días celebrado en la explanada del Congreso entre noviembre y diciembre.
La caravana también cuenta con el patrocinio de la Alliance for Citizenship y el Center for Community Change.
©Univision.com
Commentarios