La reforma migratoria es inevitable, pero no será en el 2014 ni como la planteó el Senado

Univision.com | Feb 27, 2014 | 7:14 AM

La probabilidad que se apruebe este año es casi nula. Y para cuando se reactive el debate cambiarán los términos.

Por Jorge Cancino
“No queda lugar a dudas sobre quiénes están bloqueando la reforma migratoria en estos momentos.”
El debate de la reforma migratoria murió el 27 de junio, cuando el Senado aprobó el plan S. 744 curiosamente votado con respaldo bipartidista. Previo a esa votación, el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes advirtió que no lo discutiría y que, de hacerlo, lo haría por pedazos.
La advertencia se cumplió. Incluso fue más allá: sólo han discutido a nivel de Comisión Judicial cinco enmiendas relacionadas con seguridad fronteriza, y una de ellas criminaliza la estadía indocumentada, un acto que sigue siendo una falta de carácter civil.
Siete meses después del paso del Senado, los republicanos mostraron –a finales de enero- una lista de principios. Pero una semana más tarde dijeron que no había probabilidades de votar una reforma migratoria en 2014 sino hasta después de las elecciones del 4 de noviembre, cuando los estadounidenses renueven la totalidad de la Cámara y un tercio del Senado.
El panorama se volvió más incierto de lo que estaba a finales de diciembre. “Tocamos fondo”, dijo a UnivisionNoticias.com el activista Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento USA, el principal organizador de una marcha celebrada el sábado en Los Angeles, manifestación que contó con la presencia de unas 400 personas, la mayoría de ellas inmigrantes indocumentados.
La baja convocatoria les preocupa, pero no se dan por vencidos. Se resisten a abandonar las calles porque piensan que si lo hacen los políticos de Washington se olvidarán de ellos. “La batalla por la reforma migratoria no está muerta”, dice Gutiérrez. “Nosotros la mantenemos con vida porque sabemos que en el 2016 necesitarán nuestros votos para ganar la Casa Blanca”.

Una caravana de buses recorrerá los 100 distritos electorales republicanos para apoyar a la reforma migratoria

 
Las deportaciones
Sin reforma migratoria las deportaciones continuarán al mismo ritmo que durante la primera administración del presidente Barack Obama. Entre 2009 y 2012 la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) expulsó un promedio anual de 400 mil, unos 1,220 diarios.
“La cruda realidad para nuestra comunidad no cambia y el temor a la deportación está más latente que nunca”, dijo a UnivisionNoticias.com Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice. “Y es natural que, ante la falta de una solución legislativa, comiencen a sentirse los llamados para que la Administración busque una salida administrativa que conceda un alivio de las deportaciones, similar a la Acción Diferida que se concedió en 2012 a los Soñadores”, agregó.
Sharry tampoco se rinde y no da por muerto el debate de la reforma migratoria. “En este más reciente debate los planetas parecían estar alineados. Un proactivo movimiento pro reforma con más coincidencias que diferencias, un Senado federal que aprobó la reforma amplia en junio de 2013 y una Cámara de Representantes donde existen los votos de una simple mayoría bipartidista para aprobarla con vía a la ciudadanía”. Pero no hay voto.
Para las organizaciones pro inmigrantes, la culpa del estancamiento la tiene el ala ultraconservadora del Partido Republicano que controla la Cámara Baja. “De momento, ha evadido el debate argumentando que requiere de una mayoría de su mayoría, y la más reciente excusa es que no confían en que el presidente Obama aplique las leyes debidamente. Y que por eso no hay que aprobar la reforma migratoria”, explicó Sharry.

Grupos defensores de los derechos de los inmigrantes piden se detengan las deportaciones.

 
Agregó que “no queda lugar a dudas sobre quiénes están bloqueando la reforma migratoria en estos momentos” y que el liderazgo le está dando “más peso a una minoría vociferante y antiinmigrante que a una mayoría bipartidista que tiene en sus manos la solución” de los 11 millones de indocumentados.
De los planes alternativos Sharry habló de alivio a las deportaciones con una orden ejecutiva “similar a la Acción Diferida que se concedió en 2012 a los Soñadores”, aunque advierte que esto no soluciona el problema de fondo.
También reitera que “la reforma migratoria no puede morir porque los más de 11 millones de indocumentados y sus familias de residentes y ciudadanos son el recordatorio diario de que el problema está ahí y hay que solucionarlo. Y no ha muerto, porque seguirá impactando los resultados de las elecciones”.
“Si los republicanos no levantan un dedo para ofrecer una solución legislativa viable, pueden tener la certeza de que la Casa Blanca quedará fuera de su alcance en 2016”, puntualizó.
Qué dicen los republicanos
Los republicanos tampoco dan por muerta la reforma migratoria. “Se encuentra en una pausa”, dijo a UnivisionNoticias.com Helen Aguirre Ferré. “Tarde o temprano vendrá, pero nada parecido a la amnistía de Reagan”.
Aguirre explicó que los republicanos no están dispuestos a aprobar una reforma migratoria en estos momentos porque “temen que no será implementada por Obama”, de quien sospechan que cambiará la ley “como lo hizo con el ObamaCare”, a través de un “plumazo” por medio de una orden ejecutiva.
 
El liderazgo republicano esgrimió el mismo argumento una semana después de mostrar la lista de principios.
En 1986, durante el gobierno del republicano Ronald Reagan, el Congreso aprobó una reforma migratoria que permitió a unos 3 millones de indocumentados regularizar sus permanencias. La mayoría de ellos era de origen mexicano.
De las deportaciones, que en el último año fiscal alcanzaron los 368.644 y de ellos el 40% no tenía antecedentes criminales, Aguirre dijo que “Obama podría usar una orden ejecutiva para autorizar Acción Diferida contra los indocumentados sin delitos penales”, pero se trata de “algo que no ha hecho. El elige las leyes que quiere implementar”, señaló.
Y en cuanto a las críticas contra la oposición por haber estancado el debate en la Cámara de Representantes, la analista republicana dijo que ellos también se preguntan “dónde estaba esta presión por parte de los pro reforma en los primeros dos años de Obama, cuando tenía el poder absoluto después de haber prometido una reforma”.
Respondió que “la mayoría, desafortunadamente, dormían sobre sus laureles. Ahora se preguntan qué falló con los republicanos. Yo les pregunto a ellos qué falló con los demócratas”.
Aguirre también dice que la falta de cumplimiento de las promesas de Obama en cuanto a la reforma migratoria “ha lastimado a los hispanos” y señala que la presión social que se había generado “va en disminución” porque la “economía, el sueldo mínimo, el costo político de la ley de salud, el aumento del límite sobre la deuda y las múltiples crisis internacionales han dejado a un lado” el debate.
Pero reconoce que si bien en las elecciones de medio tiempo del 4 de noviembre los republicanos “probablemente mantendrán el control sobre la Cámara de Representantes y se disputarán 6 o 7 escaños en el Senado”, necesitarán del voto hispano en las presidenciales de 2016, donde la reforma migratoria volverá a inclinar el voto, como en 2008 y 2012.
Apoyo histórico
El debate ha resultado más difícil de lo imaginado, incluso para demócratas y republicanos. El escenario fue cambiando con el paso de las semanas y los meses, y seguirá cambiando. De eso no caben dudas.
“Una Reforma migratoria es algo de una enorme envergadura y, por lo tanto, difícil y complicado”, dijo a UnivisionNoticias.com el profesor Roberto Izurieta, director del departamento de política latinoamericana de la Universidad George Washington.
Señaló que si bien en algún momento pareció que el proyecto avanzaría en la Cámara, el esfuerzo se frenó en medio de una guerra de posturas.
“Obama y la mayoría de los demócratas están comprometidos en hacerla, pero el Congreso está en manos republicanas. Dentro de los republicanos la mayoría está opuesta, pero existirían suficientes votos republicanos para pasar la reforma si se llama a votación”, dijo.
“Para ello se necesita la decisión del Speaker of the House (John Boehner, republicano de Ohio), que es uno de aquellos republicanos que quisiera apoyar la reforma. Sin embargo, estos diputados republicanos moderados (entre los que está Boehner) no quieren arriesgar perder sus puestos y posiciones por la presión de la mayoría republicana que está en contra y son más conservadores”, dijo en referencia al Tea Party (Partido del Te, ala ultraconservadora).
“Por esta razón es muy difícil que pase una reforma de esta envergadura antes de las elecciones primarias republicanas para la elección de noviembre”, indicó.
Del futuro inmediato, Izurieta dijo que el escenario por el momento no sufrirá cambios ni modificaciones. Pero que si “la mayoría de los ciudadanos norteamericanos están de acuerdo con la reforma (en la mayoría de sus formalidades), y se mantiene la presión mediática y política, en gran parte liderada por las organizaciones hispanas de base, será fundamental” para torcer brazos y conseguir que, antes de la elección del sucesor de Obama el Congreso apruebe la anhelada reforma migratoria.
©Univision.com
Comentarios