Los siete minutos que duró el operativo en el que cayó El Chapo Guzmán

Univision.com | Feb 24, 2014 | 11:18 AM

Un operativo que duró siete minutos

Siete minutos y medio. Eso fue lo que tardaron los oficiales de la Marina mexicana en capturar a El Chapo Guzmán el sábado 22 de febrero en Mazatlán. Parecieron una eternidad. Y a diferencia de ocasiones anteriores, el narco no opuso resistencia. "Ya, ya, está bien", fueron las pocas palabras que pronunció cuando los marinos lo encontraron en el departamento 401 del edificio Miramar ubicado sobre el malecón. Eran las 6.40 de la mañana.
“Los marinos, tensos, subieron silenciosamente por el elevador y las escaleras”
Pero el operativo "Gárgola", como lo llamaron, había comenzado mucho antes. A las 3:45 am de ese sábado empezó la sigilosa movilización de los marinos. En 10 camionetas oficiales tipo pick up, 65 efectivos de la Marina y muchas más armas. Se dirigieron al norte del malecón de Mazatlán. Llegaron a los condominios Miramar, en el 608 de la Avenida de Mar.
El edificio de 27 departamentos apenas se estaba despertando. La mayoría de los vecinos dormía en sus confortables habitaciones. Cada departamento tiene dos más una sala, comedor, cocina integrada, un cuarto de lavado y secado, balcones con vista al mar. Se rentan a unos 13 mil pesos o mil dólares al mes.
Los servicios de Inteligencia del Estado mexicano, en conjunto con los de Estados Unidos -en particular de la DEA- habían detectado que el narco había llegado dos días antes. Que estaba en el cuarto piso, en el apartamento 401.
Los marinos ingresaron al lugar. Al primero que vieron fue al custodio del narco más buscado por México y Estados Unidos. Dormitaba en la Planta Baja. Ahí mismo lo sometieron. Más tarde se supo que se trataba de Carlos Manuel Hoo Ramírez.

En el inmueble de Mazatlán se encontraron chalecos antibalas, ropa de mujer y hasta una cuna de bebé.

Seis marinos, tensos, se dividieron. Subieron silenciosamente por el elevador y las escaleras. Golpearon dos veces: "Chapo, Chapo. Estamos aquí. No intentes nada. El edifico está rodeado", le habrían dicho al narco, según fuentes consultadas por Noticiero Univision. El Chapo no respondió. Forzaron la puerta de madera y entrearon pero sin estruendo. La cerradura quedó rota. Recorrieron las habitaciones.
En la habitación principal se toparon con la puerta de un baño. La entreabrieron. El Chapo asomó la cabeza, luego las manos y dijo: "Ya, ya, está bien, está bien" y se rindió. Estaba desarmado. Eran las 6.40 am.
Los marinos lo bajaron rápidamente a la planta baja, entraron al estacionamiento, le tomaron fotos junto a un coche deportivo blanco, lo introdujeron en una Cheyenne doble cabina con matrícula 410059 de la Marina y lo subieron a un helicóptero. Luego lo cambiaron al avión que lo trasladó a la Ciudad de México.
La operación “Gárgola” había comenzado semanas antes. El 19 de enero del 2014, justo cuando se cumplían 13 años de que el capo de Sinaloa se fugara de un penal de máxima seguridad en México, alrededor de 200 marinos aterrizaron en el Aeropuerto de Culiacán, en el estado cuna de su imperio.
No lo sabían a ciencia cierta en ese entonces, pero ese sería el inicio de una de las capturas más esperadas de la historia. El Gobierno de México y el de Estados Unidos lo buscaban desde hacía 13 años. Varias veces estuvieron a punto de detenerlo pero El Chapo siempre se escapó.
Para localizarlo, intervinieron sus teléfonos, lo espiaron con aviones, interceptaron sus radiocomunicaciones. Tenían todas sus fotografías recientes documentadas. La Policía se volvió su sombra. Descubrieron sus vicios: el dinero, las mujeres y los dulces. El Chapo es amante de las paletas Tutsi-Pop y de los cacahuates.
Con frecuencia mandaba a comprar buena comida a restaurantes. No vivía dos días bajo el mismo techo. Se pintaba el pelo y el bigote y además tenía caminadoras en todas sus casas.
Precisamente, hacía dos días que El Chapo había llegado a Miramar. Todo indica que le quedaban pocas horas allí, a donde había llegado en silla de ruedas, haciéndose pasar por enfermo.
El resto de la historia es pública. El procurador general de la República, Jesús Murillo Karam, dio una conferencia de prensa el mismo sábado por la tarde. Minutos después, El Chapo fue presentado ante la prensa. Llevaba pantalones negros, camisa blanca y el pelo y el bigote oscurísimos.  La manos, cruzadas en la espalda. Esposado.
©Univision.com
Comentarios