Se suspende la pena de muerte en Washington

The Associated Press | Feb 11, 2014 | 3:04 PM
El gobernador Jay Inslee anunció que suspende la aplicación de la pena de muerte en el estado de Washington, en una medida que espera permita a las autoridades "plegarse a un creciente debate nacional acerca de la pena capital".
“El demócrata dijo que había tomado la decisión después de meses de estudios, reuniones con familia”
El demócrata dijo que había tomado la decisión después de meses de estudios, reuniones con familiares de víctimas, fiscales y policías.
Según un borrador obtenido por The Associated Press, Inslee dijo que el uso de la pena de muerte es inconsecuente e inequitativo.
 

La polémica ha aumentado porque se ha sugerido cambiar la inyección letal por el fusilamiento.

"La justicia equitativa ante la ley es la responsabilidad primaria del estado", afirmó en la declaración escrita. "Y en los casos de pena de muerte, no estoy convencido de que se cumpla la justicia equitativa. El uso de la pena de muerte en este estado es aplicado de manera desigual, dependiendo a veces del presupuesto del condado donde ocurrió el delito".
El personal del gobernador informó a los legisladores sobre la decisión el lunes por la noche y el martes por la mañana.
La moratoria de Inslee significa que si llega a su despacho un caso de pena de muerte emitirá una prórroga, que no significa ni indulto ni conmutación de la pena.
El protocolo de ejecución había cambiado
El año pasado, Maryland abolió la pena de muerte, el decimoctavo estado que lo hace y el sexto en los últimos seis años.
Nueve presos están condenados a muerte en la Penitenciaría del estado de Washington en Walla Walla.
La Corte Suprema estatal rechazó el mes pasado un pedido de conmutación de la pena de Jonathan Lee Gentry, sentenciado por el asesinato de una niña de 12 años en 1988. La de Gentry sería la primera ejecución en el estado desde septiembre del 2010, cuando Cal Coburn Brown murió por inyección letal por el asesinato en 1991 de una mujer en el área de Seattle.
La decisión del gobernador se produce después de una decisión reciente del Departamento Correccional del estado, que está en el proceso de cambiar su protocolo de ejecución para permitir que los testigos de las ejecuciones presencien todo el proceso, incluso la introducción de catéteres intravenosos durante una inyección letal.
El nuevo procedimiento, actualmente en un borrador que está en las etapas finales de aprobación, incluye el uso de monitores de televisión para presenciar la entrada del acusado a la cámara letal, su amarre, como también la inserción de la aguja, que antes estaba vedada al público.
El cambio responde a un fallo de un tribunal federal de apelaciones en 2012 de que toda parte de la ejecución debe estar abierta plenamente a la vista de los testigos. Ese fallo fue suscitado por un caso planteado por la AP y otras organizaciones noticiosas.
©The Associated Press
Commentarios