Corea del Sur dedicará un día nacional a las esclavas sexuales de Japón

EFE | Feb 11, 2014 | 3:43 AM

El tema aún genera conflicto entre Corea y Japón

Corea del Sur anunció el martes que dedicará un día nacional a las mujeres víctimas de la esclavitud sexual de Japón durante la II Guerra Mundial, como parte de una nueva campaña para divulgar este hecho histórico y habitual fuente de conflicto entre Seúl y Tokio. "Vamos a aumentar los esfuerzos para que el mundo conozca el tema de la esclavitud sexual japonesa", explicó el Ministerio de Igualdad de Género surcoreano en su informe sobre políticas para este año.
“Las víctimas que todavía viven se manifiestan todas las semanas frente a la embajada japonesa”
El Ministerio adelantó que buscará designar un día nacional para honrar a las víctimas coreanas y patrocinará eventos culturales y académicos, películas documentales y otros contenidos que sirvan para dar luz a estos hechos acaecidos siete décadas atrás. A principios de mes se desató la polémica en un festival internacional de cómics de Francia en el que artistas surcoreanos presentaron, bajo sugerencia del Gobierno, una exposición sobre estas esclavas sexuales.
Tokio reconoció la esclavitud sexual por parte de tropas japonesas hasta 1993 La muestra de "manhwa" o manga coreano titulada "La flor que no marchita" provocó que las autoridades japonesas se quejaran ante la organización del Festival Internacional de Comics de Angulema e incluso contraatacaran repartiendo panfletos con su propia versión de aquel episodio histórico. Así, las próximas medidas para divulgar el asunto de las esclavas sexuales podrían generar nuevos roces entre Seúl y Tokio, que mantienen versiones históricas muy distantes y siguen sin cerrar las heridas de la época de la colonización japonesa de Corea (1910-1945). Durante la II Guerra Mundial (1939-1945) unas 200,000 niñas, adolescentes y jóvenes, más de la mitad de ellas coreanas, fueron reclutadas de forma forzosa por el Imperio Japonés para proporcionar servicios sexuales a sus soldados, según la versión histórica más aceptada. Tras negar durante años el sistema de esclavitud sexual militar, Tokio lo reconoció y se excusó en 1993 cuando salieron a la luz pruebas claras, aunque Seúl mantiene que aquellas disculpas no fueron sinceras y reclama indemnizaciones para las víctimas que el Gobierno nipón se niega a pagar. Sin embargo, las escasas víctimas que todavía viven se manifiestan todas las semanas junto a grupos de activistas frente a la embajada japonesa en Seúl para exigir al Gobierno nipón disculpas oficiales e indemnizaciones económicas.
©EFE
Commentarios