El náufrago salvadoreño ya bebía sangre de tortuga antes del percance

AFP | Feb 07, 2014 | 6:56 PM

SIGUIENTE:

Sus compañeros de El Salvador aseguran que él estaba bien preparado para sobrevivir cualquier naufragio.

Una dieta habitual con sangre de tortuga y hasta croquetas para perro fue lo que salvó al pescador salvadoreño José Salvador Alvarenga al prepararlo para su naufragio, aseguran sus colegas de México, quienes creen fervientemente en la historia de supervivencia de su amigo "Chancha".
“Nos decía: 'algún día me tendré que quedar en el mar'”
"Él no era asquiento, no, qué va, comía de todo", contó Bellarmino Rodríguez, un hombre de bigote blanco y jefe de Alvarenga hasta que se perdió en el Océano Pacífico mientras pescaba tiburón.
Cuando comía "las sardinas que no sirven para vender, de esas que usamos para carnada, le decíamos '¡No Chancha!', y él decía con su voz gruesa: 'sí, hay que enseñarse a todo'", añadió.
Alvarenga asegura que fue a finales de 2012 cuando zarpó por última vez de Chocohuital con su pequeña lancha de motor. Tras enfrentar terribles condiciones climatológicas, se extravió, recorrió a la deriva unos 12,500 km, hasta encallar el pasado 30 de enero en Ebon, un remoto atolón al sur de las Islas Marshall.
"Ese hombre comía de todo"
Erick Manuel Velázquez, uno de los pescadores que trabajan para Rodríguez, cuenta que la mayoría de ellos, conscientes de que un día pueden quedar a la deriva, tienen un plan de contingencia, pero que Alvarenga destacaba del promedio.
"Ese hombre comía de todo, se comía hasta las croquetas para perro", lo que causaba desde risas hasta el respeto de sus colegas, añade solemne Velázquez. "Nos decía: 'algún día me tendré que quedar en el mar'".
Para los lugareños, las tortugas tienen efectos casi mágicos sobre la salud, pero no cualquiera la ingiere por gusto, como "Chancha".
"Se tomaba la sangre de tortuga, y yo la he tomado, pero porque estaba malo (enfermo) de asma, y se me quitó, pero no la volvería a tomar. Pero él sí lo hacía", dice aún con asombro Velázquez, a quien no le sorprende que Alvarenga se mantuviera hidratado con ese líquido.
©AFP
Commentarios