Arrestan en San Diego a una mujer que escapó hace 37 años de la prisión

The Associated Press | Feb 06, 2014 | 8:46 PM
Según la policía, a Judy Lynn Hayman se le acabó la suerte después de 37 años como fugitiva y no se debió a una cacería masiva sino a dos hechos fortuitos: el mal tiempo que mantuvo a un investigador en su oficina y a sus ojos característicos que nunca cambiaron desde que le tomaron la foto policial.
“Los ojos de la foto coincidían con los de esta mujer”
La policía de San Diego arrestó a la mujer de 60 años en su departamento en esa ciudad después de recibir una foto desde Michigan, donde un policía que se quedó trabajando para evitar conducir en carreteras resbaladizas por el hielo envió al FBI tarjetas con huellas digitales de todos los fugitivos a lo largo de los años.
Las autoridades habían buscado a Hayman desde que escapó de la prisión de Ypsilanti en 1977. Hayman había cumplido ocho meses de una sentencia de 18 a 24 meses por intento de robo de ropas de una tienda en Detroit.
La policía de San Diego dice que Hayman se identificó como Lamie Lewis y presentó documentos del gobierno con ese nombre. Pero los policías sospecharon debido a incoherencias en sus declaraciones y su parecido con la vieja fotografía de Michigan.
"La delataron sus ojos", comentó el teniente Kevin Mayer de la policía de San Diego. "Los ojos de la foto coincidían con los de esta mujer".
Finalmente reconoció ser Hayman cuando la llevaron al cuartel policial, agregó Mayer.
Su hijo desconocía su pasado
No estaba claro cuánto tiempo había estado en San Diego. Pero sus vecinos dijeron que vivía allí desde hacía casi siete años.
Su hijo de 32 años la visitaba cuando llegó la policía y los agentes dijeron que pareció asombrado. "Esto parece haber sido una gran sorpresa para él", dijo Mayer.
Los vecinos dijeron que la mujer a quien conocían como Jamie Lewis era discreta y no hablaba de su pasado.
Las autoridades de Michigan quieren que vuelva para completar su sentencia y podría enfrentar un cargo adicional por la fuga.
El teniente Charles Levens, del Departamento Correccional de Michigan que se quedó en su oficina y envió las tarjetas con las huellas digitales al FBI, dijo que muchas agencias policiales tenían huellas que coincidían con las de Hayman pero con nombres diferentes. Entregó la información a uno de sus investigadores, Tim Hardville, que rastreó el paradero de la mujer a San Diego.
©The Associated Press
Commentarios