Las hijas de Hugo Chávez se niegan a abandonar la residencia oficial

Univision.com | Feb 05, 2014 | 8:11 PM
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aún no ha podido dormir ni una sola noche en la residencia presidencial desde el pasado 14 de abril, cuando ganó las elecciones presidenciales.
“Los venezolanos se preguntan cómo es posible que las hijas de Chávez se aferren”
Maduro no ha podido consumar lo que por ley le corresponde: tomar posesión de la noble residencia presidencial, porque La Casona sigue ocupada por las hijas de su antiguo inquilino, el fallecido presidente Hugo Chávez, pese a que este murió el 5 de marzo de 2013 y la Casona ya hace tiempo que debía haber sido preparada para el nuevo jefe de estado y su familia.
Según publica ABC en su portal, las hijas de Chávez, Rosa Virginia y María Gabriela, también conocidas como "las infantas", se aferran a la residencia como si fuera un legado que les dejó su padre en herencia, y no han mostrado ninguna intención de mudarse para que al fin puedan tomar posesión de la mansión Nicolás Maduro y su mujer Cilia Flores.
Rosa Virginia y María Gabriela han convertido La Casona en un club social para disfrute compartido con sus numerosos amigos, según cuentan los vecinos de la urbanización La Carlota y Santa Cecilia, donde está ubicada la residencia presidencial.
La piscina y la sala privada de cine son dos de las dependencias preferidas para tan frecuentada vida social.
Aumentan las quejas
Además -revela ABC-, los restaurantes de comida rápida y las agencias de catering ya no aceptan más pedidos de pizzas, hamburguesas y bebidas refrescantes porque, aseguran, los inquilinos de La Casona ya han dejado de pagarles.
No es la primera queja relacionada con la agitada vida social de las hijas de Chávez. Las empresas de espectáculos se quejan de que deben regalarles unas treinta entradas cada vez que contratan a un artista internacional. Así, "las infantas" pueden repartir las invitaciones entre sus amigos.
Rosa Virginia es la hija mayor de Chávez y está casada con el actual vicepresidente, Jorge Arreaza. Este matrimonio, que se fraguó a la sombra del desaparecido patriarca, ha conocido varios tropiezos que han estado a punto de provocar la ruptura de la pareja.
Pese a las peleas conyugales, Rosa Virginia siguió viviendo en la residencia con sus dos hijos, en tanto que su marido se mudó a Fuerte Tiuna, sede del Ministerio de la Defensa, mientras duró el bache matrimonial. Al final se reconciliaron, y el vicepresidente pudo regresar a La Casona.
Maduro permanece en La Viñeta
La segunda hija, María Gabriela, de quien dicen que era la consentida de Chávez, hizo un intento de cambiar de residencia. Se mudó a la caraqueña urbanización Alta Florida, a una vivienda que le prestó un viejo aliado de su padre.
Allí se dedicó a escribir un libro dedicado a la memoria del fallecido presidente. Pero María Gabriela parece que no soportó vivir más en Alta Florida sin el lujo del poder del que disfrutaba en la residencia presidencial. Y a principios de este año regresó a La Casona.
Los venezolanos se preguntan cómo es posible que las hijas de Chávez se aferren con tal tenacidad a la residencia presidencial, mientras Maduro y su mujer siguen viviendo en La Viñeta, una residencia destinada al vicepresidente y a los jefes de Estado de visita en el país.
©Univision.com
Comentarios