Un pescador asegura haber pasado más de un año en el mar tras un naufragio

Univision.com | Feb 02, 2014 | 2:32 AM
¿Un náufrago sobreviv... ¿Un náufrago sobreviv...
3 Pausar Auto Play

El pescador salvadoreño José Salvador Alvarenga explicó cómo sobrevivió tras partir de México y quedar a la deriva.

Una historia difícil de creer

Es una historia que desafía la credulidad. Un hombre sale de México a pescar tiburones en diciembre de 2012 y termina, 13 meses después, tras sobrevivir comiendo sangre de tortugas, peces y pájaros, en las remotas Islas Marshall, a unos 8,800 kilómetros de distancia.
“Estoy muy lejos. No sé dónde estoy, ni qué fue lo que pasó”
Esa es la historia de un hombre de origen salvadoreño de 37 años, que dice llamarse José Salvador Alvarenga. Tiene barba larga y más que un hombre que sufría hambruna, parece hinchado en algunas partes, según las autoridades.
Según fuentes médicas de las Islas Marshall, el estado de salud del náufrago es estable, aunque sufre deshidratación.
"Las autoridades locales reportan que el afectado manifiesta un precario estado de salud, derivado de su travesía en alta mar, pero que se encuentra en proceso de recuperación", agrega la nota difundida por Relaciones Exteriores.
"Para mi es difícil imaginar a alguien que haya sobrevivido por 13 meses en el mar"; dijo el embajador Tom Armbruster en Majuro. "Pero también es difícil de imaginar que alguien llegue a Ebon de la nada. Lo cierto es que este hombre ha pasado por una dura prueba y ha estado en el mar por mucho tiempo".
José Iván fue recogido en el apartado atolón coralino de Ebon, al sur del archipiélago, por una lancha patrullera de la armada local que lo trasladará durante la jornada hacia la capital, Majuro, donde llegará como muy pronto el lunes por la mañana tras un trayecto estimado en unas 18 horas.
Los signos vitales del pescador "son normales y su estado de salud es estable", declaró por teléfono Ron Mendoza, médico del Hospital de Majuro.
De acuerdo a la agencia The Associated Press, Gee Bing, secretario de asuntos exteriores de las Islas Marshall en funciones dijo ser escéptico respecto a la historia de Alvarenga tras reunirse el lunes con él.    
"Suena como una historia increíble y no estoy seguro de creerle", dijo Bing. "Cuando lo vimos no parecía delgado, como lo están otros sobrevivientes. Una vez que nos comuniquemos con el lugar del que dice venir, tendremos más información".
Viajaba en un barco de fibra de vidrio
"¡Quiero regresar a México!", dijo José Iván por radio a la intérprete Magui Vaca en su primer diálogo con una persona de habla española, tras haber estado más de un año a la deriva en una pequeña embarcación de fibra de vidrio de 24 pies (unos 7 metros) de eslora, cuyos motores se quedaron sin hélices.
"¡Me siento mal!", señaló el náufrago a Vaca refiriéndose a su estado físico y mental. "Estoy muy lejos. No sé dónde estoy, ni qué fue lo que pasó", añadió.
José Iván explicó que había zarpado de México el 24 de diciembre de 2012 para pescar tiburones, por lo que el tiempo que estuvo perdido en alta mar sería de poco más de 13 meses y no los 16 que se mencionaron en un principio, tras ser rescatado el jueves.
Por el momento, no han quedado claros los motivos por los que quedó a la deriva ni tampoco cómo murió, meses atrás, un hombre que lo acompañaba en la embarcación.
Según la intérprete, José Iván está muy confundido y no puede decir qué ocurrió durante estos meses pasados en pleno océano.
"Se siente un poco desesperado y quiere volver a México, pero no sabe cómo", agregó la intérprete.
Cuando dos habitantes del atolón Ebon lo rescataron del mar, el jueves, llevaba solamente un calzoncillo hecho jirones, tenía el cabello muy largo y barba abundante, y no podía caminar por sus propios medios.
El náufrago explicó mediante dibujos que sobrevivió comiendo tortugas, aves y peces que atrapaba con sus manos, y que bebía la sangre de las tortugas cuando no llovía.
"Ha sido difícil poder comunicarnos", había dicho el sábado por teléfono a la AFP Ione de Brum, alcaldesa del pequeño atolón de Ebon, con quien José Iván intercambió dibujos.
Vaca, por su parte, se encontraba a bordo de un yate en Majuro, a unas 200 millas marinas (unos 320 kilómetros) al norte de Ebon, y se comunicó por radio con José Iván antes de que éste se embarcase en la patrullera que lo traslada hacia la capital.
El proceso de repatriación
El secretario de Relaciones Exteriores del archipiélago, Gee Leong Bing, indicó que en cuanto José Iván llegue a la capital se verificarán sus datos y se contactará con las autoridades mexicanas para comenzar el proceso de repatriación.
La Autoridad Nacional de Telecomunicaciones de las Islas Marshall (NTA), junto a responsables del Mieco Beach Yacht Club del archipiélago, pusieron en contacto por radio a la intérprete y a José Iván, quien por primera vez en varios meses pudo mantener una conversación inteligible con otra persona.
Sin embargo, el diálogo se vio complicado por interferencias en la comunicación por radio. Además el único teléfono que hay en el atolón Ebon, que cuenta con unos 700 habitantes, quedó fuera de servicio, y en el islote coralino no hay servicio de Internet, por lo que la radio fuer la única manera de comunicarse.
Entre México y las Marshall, en Micronesia, un poco al norte del ecuador terrestre, hay más de 12,500 km de distancia. En toda esa extensión del Océano Pacífico prácticamente no existen islas.
En el pasado se han registrado casos similares de supervivencia en alta mar.
El 9 de agosto de 2005, tres pescadores mexicanos partieron de un puerto de la costa del Pacífico en su país y, tras quedarse sin gasolina y averiarse su motor, fueron arrastrados por las corrientes mar adentro.
Más de nueve meses después fueron rescatados por un atunero taiwanés frente a las Islas Marshall. Sobrevivieron comiendo pescado y aves marinas crudas y bebiendo agua de lluvia, que almacenaban en el fondo de su bote, apoyándose moralmente en la lectura de La Biblia.
En 1992, otros dos pescadores de Kiribati, un archipiélago del Pacífico, sobrevivieron 177 días en el mar antes de llegar a Samoa.
©Univision.com
Commentarios