Republicanos están interesados en llegar pronto a acuerdos sobre inmigración

EFE | Feb 01, 2014 | 1:25 PM
Destacados congresistas republicanos expresaron su interés por llegar pronto a puntos de acuerdo sobre la reforma migratoria, tras un debate en el seno de su partido que fijó esta semana los principios de los conservadores para la negociación con los demócratas.
“Estoy animada de ver a mis colegas conversando para desarrollar una estrategia determinada”
El republicano Mario Díaz-Balart aseguró que la reforma migratoria es una "prioridad" no sólo para su partido, sino para el país en general y que el "sistema legal" actual es inservible para la economía estadounidense.
En un comunicado divulgado hoy, el legislador cubanoamericano expresó su valoración acerca de la oportunidad de la reforma migratoria, en momentos en que resulta "irresponsable continuar aceptando el 'statu quo".
En concreto, dijo, es "inaceptable que sabiendo que tenemos millones de inmigrantes indocumentados que se esconden en las sombras sigamos proporcionando amnistía 'de facto".
"Trabajo incansablemente con mis colegas para encontrar una solución" que sirva para reforzar nuestras fronteras, "revitalizar la economía estadounidense", respetar el imperio de la ley y mantener unidas a las familias inmigrantes.
Por su lado, la congresista republicana por Florida Ileana Ros-Lehtinen calificó hoy de "disfuncional" el actual sistema migratorio y señaló que es necesario arreglarlo, "cuanto más pronto, mejor".
Tras la reunión anual que miembros del Partido Republicano celebraron esta semana en Maryland donde establecieron una lista de principios sobre este debate, la legisladora se mostró optimista acerca del objetivo de lograr para este año una reforma migratoria.
"Estoy especialmente animada de ver a mis colegas republicanos conversando para avanzar y desarrollar una estrategia determinada", dijo a a la agencia de noticias Efe.
Para la congresista, resulta "primordial que en medio de este debate se tomen medidas que aseguren que no enfrentaremos esta misma situación migratoria en el futuro" y que alivien "la situación de millones de personas que viven con miedo de ser deportados".
El congresista de Carolina del Norte Robert Pittenger también expresó hoy su interés por una "reforma migratoria perdurable" que en primera instancia fortalezca las fronteras, a través de un trabajo coordinado entre los estados fronterizos y las fuerzas del orden locales.
El legislador dijo que a ello debe continuar la implementación de un completo sistema de seguimiento de las entradas y salidas, así como la reforma del sistema con miras a generar crecimiento económico.
"La reforma migratoria es muy compleja y muy importante para sufrir el caos" de una legislación que pocos lean y todavía menos entiendan, señaló el congresista.
En la reunión celebrada esta semana en Maryland, los republicanos han rechazado la posibilidad de conceder la ciudadanía a individuos que han violado las leyes de EEUU y sólo exceptúan a los estudiantes conocidos como "soñadores".
Pese a que en su cónclave los republicanos estaban divididos acerca del tema migratorio, al final presentaron su lista de principios aunque con cierto escepticismo respecto al cumplimiento de las leyes por la actual administración.
De acuerdo con participantes en el encuentro, había una clara división en el interior del Partido Republicano en torno a si se debe seguir adelante con la legislación de inmigración este año electoral.
El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, cedió la palabra a los miembros después de la difusión de los "principios" para la reforma migratoria.
Algunos legisladores conservadores, tales como el detractor de la reforma, el representante Steve King, de Iowa, dijo que el partido no debe hacer nada al respecto. Por el contrario, los representantes Díaz-Balart y Paul Ryan (Wisconsin) se pronunciaron a favor de los principios y dieron luz verde para seguir adelante con la legislación.
Para entonces, un contingente de miembros se puso de pie para instar a la cautela y expresó su preocupación, no tanto con la sustancia de los principios sino con el hecho de que se pretenda impulsar una reforma migratoria en un año electoral y bajo un presidente demócrata en el que no confían que hará cumplir la ley.
Los principios respaldan la legalización de los inmigrantes indocumentados, pero sólo después de que hayan cumplido con ciertos requisitos y de que se hayan puesto en marcha mecanismos muy específicos de cumplimiento del orden.
En una entrevista telefónica con un medio de comunicación, el congresista Díaz-Balart afirmó que "el mayor problema" que los republicanos plantearon durante esa reunión era la desconfianza en el presidente Obama.
El presidente, por su parte, dejó hoy claro que "en cualquier escenario" los inmigrantes indocumentados deben poder acceder a la ciudadanía, porque no quiere una situación en la que haya "dos categorías" diferentes de personas en el país.
©EFE
Comentarios