Reforma migratoria sigue viva, dicen expertos

The Associated Press | Jan 29, 2014 | 7:37 PM

Pese a la escasa mención del tema en el informe sobre el Estado de la Unión, activistas no pierden las esperanzas.

Muchos de los hispanos que siguieron el discurso del martes en la noche del presidente Barack Obama notaron que el mandatario apenas si mencionó el tema de la reforma migratoria.
“Vamos a delinear nuestros principios para una reforma migratoria y tendremos una conversación.”
Pero tal vez pocos cayeron en cuenta que el líder de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes, el representante de Ohio John Boehner, aplaudió la breve mención.
El gesto es notable porque el hecho de que Obama sólo dedicara unos segundos al tema, durante su discurso anual del Estado de la Unión, no es una mala señal, sino al revés: se trata de una estrategia política para dar a los republicanos el espacio y protagonismo que necesitan y llegar a un acuerdo para aprobar una reforma migratoria, que tiene posibilidades de ser aprobada este año, dijeron el miércoles varios expertos y analistas entrevistados.
 

Obama hace un llamado ser serios sobre la reforma migratoria y aprobarla este año porque ayudará a la economía.

"Inmigración es uno de los pocos temas en los que el presidente cree que él y el Congreso pueden llegar a un compromiso" dijo Tamar Jacoby, presidenta de ImmigrationWorks USA, una organización que trabaja para cambiar y mejorar las leyes de inmigración del país. "Él sabe que este es un tema en el que puede estar de acuerdo con los republicanos y en el que cree se puede aprobar legislación de forma conjunta, así que tiene sentido comedirse ahora para lograr que ocurra más adelante este año".
Precisamente si Obama hubiera sido más agresivo y hubiera aprobado una orden ejecutiva para frenar las deportaciones durante su discurso -tal como le pedían muchos activistas- no habría habido posibilidad de que una reforma para cambiar las leyes de inmigración hubiera sido aceptada por el Partido Republicano, dijeron los abogados, profesores y expertos entrevistados el miércoles.
 

El Presidente anunció la posibilidad de actuar independientemente del Congreso para disminuir violencia por armas.

Varios grupos y organizaciones de jóvenes universitarios que fueron llevados ilegalmente al país cuando eran niños, conocidos como los dreamers, al igual que algunos congresistas demócratas, habían exigido a Obama que no siguiera separando a familias inmigrantes con las deportaciones y algunos expresaron decepción el martes tras ver que en el discurso el presidente no hacía mención del tema.
Pero el miércoles expertos consultados por la AP dijeron que líderes del Partido Republicano quieren se apruebe una reforma migratoria en 2014, año de elecciones parlamentarias de algunos distritos electorales.
Los analistas destacaron que constituye un gran avance que, entre los temas que se van a discutir como prioridades durante las jornadas de retiro que ese partido inició hoy en Maryland, sea el de la inmigración ilegal.
 

El Presidente dijo que presentará una medida ejecutiva que lleve el salario de empleados federales a 10.10 la hora

Los republicanos esperan emitir pronto una serie de principios que regirán su agenda migratoria, dijo Boehner ayer en rueda de prensa.
"Como ustedes saben, nos iremos a un retiro el miércoles, el jueves tendremos la discusión sobre inmigración, vamos a delinear nuestros principios para una reforma migratoria y tendremos una conversación con nuestros congresistas", dijo el líder de la mayoría republicana. "Una vez que tengamos esa conversación vamos a tener una idea de que es lo que nuestros congresistas quieren hacer".
Obama centró su discurso del martes en la desigualdad y en su programa para frenar la pobreza. Propuso un aumento al salario mínimo a por lo menos 10,10 dólares la hora.
 

En su discurso sobre el Estado de la Unión el día de ayer, el Presidente Barack Obama prefirió no tocar el tema de migración, dado que aún hay controversias por la Reforma Migratoria.

El presidente destacó que si el país toma en serio el crecimiento económico es momento de escuchar a líderes sindicales, religiosos y a las autoridades policiales y solucionar los problemas que plagan el sistema migratorio del país.
"Economistas independientes dicen que una reforma migratoria hará crecer nuestra economía y reducirá el déficit en casi un billón de dólares en las próximas dos décadas", dijo Obama.
La reforma migratoria ha quedado estancada en el Congreso porque la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se ha negado a debatir un proyecto de ley aprobado en junio por el Senado, de mayoría demócrata, que incluye la opción a la naturalización de 11 millones de inmigrantes que viven sin autorización en el país.
Boehner rechazó llevar a discusión de la Cámara el proyecto de ley aprobado por el Senado.
Varios legisladores republicanos han dicho que se oponen a la naturalización porque creen que significaría premiar a personas que infringieron la ley al entrar a Estados Unidos sin permiso.
En lugar de abordar un proyecto de ley que trate todos los temas de manera integral, la Comisión Judicial de la Cámara, instancia a la que arribó el proyecto senatorial, ha preferido abordar el tema por partes.
El debate sobre los cambios en las leyes de inmigración prosigue en un año en que muchos legisladores enfrentan elecciones, lo que representa un arma de doble filo, opinó Peter Siavelis, profesor de ciencias políticas y director del programa de Latinoamérica y Estudios Latinos de la Universidad de Wake Forest, en Carolina del Norte.
"Los (candidatos) demócratas y los republicanos moderados quieren hacer algo, quieren aprobar algo ante el votante, pero al mismo tiempo si están en distritos vulnerables tienen que ir con mucho cuidado porque apoyar cualquier aspecto de una reforma migratoria les expone a muchas críticas", dijo Siavelis.
Grupos activistas a favor de una reforma, como el Center for American Progress, se mostraron optimistas el miércoles al asegurar que los republicanos saben que el problema migratorio debe solucionarse y que necesitan el apoyo demócrata para lograrlo.
No mostraron preocupación por una historia del New York Times del martes que aseguró, con base en información de asesores de congresistas cuya identidad no fue revelada, que dentro de los principios en materia de inmigración que anunciarán los republicanos está la legalización de los inmigrantes que cruzaron sin visa la frontera y otorgar la ciudadanía a sus hijos, que trajeron ilegalmente al país cuando eran niños.
La oficina de Boehner no confirmó a The Associated Press esta información.
"Tenemos todo el año para negociar con los republicanos", dijo Kevin Appleby, director de asuntos migratorios y relaciones públicas para la Conferencia Estadounidense de Obispos Católicos. "Los principios que anunciarán son sólo un punto de partida, no el punto final".
En su respuesta oficial al discurso de Obama, Cathy McMorris, representante federal y presidenta de la Conferencia Republicana, dijo que abordarán la aprobación de la reforma paso a paso, con distintos proyectos de ley para cada asunto en particular, no sin que antes "asegurar la frontera".
Aunque las deportaciones han llegado a cifras récord durante la presidencia de Obama, con un promedio anual de casi 400,000 deportados, el presidente fue reelegido en 2012 con 71% del voto hispano.
©The Associated Press
Commentarios