Tormenta invernal en EEUU ha provocado al menos 13 muertes

Univision.com | Jan 29, 2014 | 6:32 AM

SIGUIENTE:

Georgia, Alabama y las Carolinas tuvieron embotellamientos que duraron hasta 17 horas.

Al menos 13 personas resultaron muertas y más de cien heridas debido a la tormenta que azota el sureste de Estados Unidos, donde se han registrado kilométricos atascos.
“Algunos choferes varados pedían auxilio por sus teléfonos celulares dentro de sus vehículos”
Las autoridades de Misisipi reportaron la muerte en las últimas horas de cuatro personas de entre tres meses y 30 años, debido al incendio de una casa móvil en Misisipi por el mal uso de un calefactor.
En Atlanta, la tormenta invernal causó más de mil 200 accidentes de tránsito en todo el estado, con un saldo de al menos dos víctimas mortales y cerca de 130 heridos, según informó Efe.
Otras cinco personas murieron en tres accidentes viales en Alabama que la policía estatal vinculó al fenómeno.
Asimismo, en Carolina del Norte fallecieron dos personas más en dos accidentes de tráfico diferentes.
Los efectos del temporal de frío y nieve se hicieron notar especialmente en áreas del sur, poco acostumbradas a sufrir inviernos con tanta fuerza, y están evidenciando la falta de preparación ante estas condiciones meteorológicas.
La mayor parte del sureste del país, entre la costa del Golfo de México y el sureste de Virginia, está desde este martes bajo alerta del Servicio Meteorológico debido a las bajas temperaturas.
Las principales autopistas del área metropolitana de Atlanta, la novena más grande de Estados Unidos, permanecían obstruidas por decenas vehículos que fueron abandonados tras la gran tormenta.
Las autoridades trabajaban para superar el estado de emergencia que provocó la nevada. La Guardia Nacional fue llamada a brindar asistencia a los conductores varados y a cientos de niños que tuvieron que pasar la noche en sus escuelas ante la imposibilidad de que sus padres fuesen a recogerlos.
La tormenta que afecta a gran parte del sur y el este de Estados Unidos, provocó el cierre de escuelas, negocios y oficinas gubernamentales, así como la cancelación de vuelos, y dejó a miles de conductores atrapados en atascos, especialmente en Atlanta (Georgia).
Georgia, Luisiana, Misisipi, Carolina del Norte, Carolina del Sur y Virginia amanecieron hoy blancos en su mayor parte, tras caer en algunos sitios hasta 25 centímetros de nieve, según el Servicio Meteorológico Nacional, aunque en general las nevadas fueron menores de lo esperado.
También nevó en zonas de Alabama, Kentucky, Delaware, Maryland, Nueva Jersey, Nueva York, Tennessee y Virginia Occidental.
Ante las previsiones de temporal, los gobernadores de Georgia, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Luisiana, Alabama y Misisipi declararon el estado de emergencia entre el lunes y el martes.

SIGUIENTE:

La caída de 1 pie de nieve ha provocado el cierre de carreteras y escuelas, dejando varados a dos estados completos e interrumpiendo sus actividades cotidianas.

Según el portal especializado FlightAware.com, más de 2.200 vuelos programados para hoy en todo el país han sido cancelados debido al mal tiempo.
En Atlanta, muchos estudiantes se refugiaron con sus maestros en gimnasios de escuelas y conductores abandonaron sus autos a lo largo de la carretera para buscar albergue en iglesias, estaciones de bomberos —hasta en tiendas de abarrotes— después que una poco común nevada les complicó la vida a miles de personas en el sur de Estados Unidos.
La tormenta invernal del martes depositó pocos centímetros de nieve, algo que en el norte apenas se consideraría una nevada, pero fue más que suficiente para paralizar ciudades como Atlanta y Birmingham, y dejó varados a miles de trabajadores que trataron de llegar temprano a casa, pero que en muchos casos no lograron llegar.
Hubo cientos de pequeñas colisiones y algunos accidentes fatales. Camiones de arrastre en varados en medio de la carretera llenaban la Interestatal 65 en la zona central de Alabama. El hielo provocó el cierre de puentes en la zona noroeste de la Florida y el Viaducto del Lago Pontchartrain, uno de los más largos del mundo, en Luisiana.
Algunos choferes varados pedían auxilio por sus teléfonos celulares dentro de sus vehículos, mientras otros caminaron varias millas hasta llegar a casa tras abandonar sus carros.
Atlanta, sede de grandes empresas y del aeropuerto de más tráfico del mundo, se encontró una vez más mal preparada para hacer frente al caos, a pesar de las seguridades de las autoridades de que habían aprendido la lección de una tormenta de hielo en 2011, que puso a la ciudad de rodillas.
La vía de acceso al centro de la ciudad, numerosas rampas de entrada y salida de la Interestatal 75 en el Condado Cobb y varios tramos de carretera en otros condados quedaron impasables por momentos después de varias horas de nevada ligera el martes, informaron autoridades del Departamento de Transporte de Georgia.

SIGUIENTE:

La segunda gran tormenta invernal del año obligó el cierre de escuelas, universidades y centros de trabajo.

Y las malas condiciones fueron exacerbadas por la enorme cantidad de empleados que terminaron sus labores más temprano de lo común.
"En muy poco tiempo, desde que comenzó a caer la nieve, se hizo obvio que todo el mundo se iba a casa al mismo tiempo", dijo el gobernador Nathan Deal en una conferencia de prensa a últimas horas del martes.
Y la situación no parece mucho mejor para el miércoles, porque la temperatura bajó del punto de congelación durante la noche, lo que promete que los puentes y carreteras cubiertos de nieve y hielo sean igual de traicioneros para cualquier que ose lanzarse a la calle.
Si hubo algo positivo, fue que el frío sacó a la superficie la cortesía y amabilidad sureña, cuando la gente abrió sus puertas a extraños para protegerlos del frío, voluntarios sirvieron café a los atascados en el tráfico y directores de escuela jugaron bingo con alumnos varados en las escuelas.
Debbie Hartwig, mesera en una tienda de waffles de Atlanta, dijo que se salvó de lo peor gracias a la amabilidad de extraños después de 10 horas en la carretera.
"Estoy tranquila", dijo. "Es lo mejor que podía pasar. La gente se está ayudando unos a los otros. He visto gente repartiendo café caliente y comida".
En la Iglesia Acción en Canton, Georgia, los fieles mantuvieron el edificio abierto para acoger a conductores varados. Tommy Simmons dijo que el estacionamiento de la iglesia se llenó durante la noche de conductores con problema.
"Tengo conmigo a entre 12 y 18 personas ahora. Se están calentando", dijo Simmons. Entre sus invitados había una familia que quedó varada en Atlanta cuando se dirigía a Texas, varios conductores y dos desamparados.
"Todos están sentados en la cocina, conversando como si se conocieran desde hace años", dijo. Y como estamos hablando del sur, sirvieron cerdo a la parrilla a los huéspedes.
©Univision.com
Comentarios