Dreamers mexicanos encabezan los posibles beneficiarios del programa DACA

EFE | Jan 21, 2014 | 2:50 PM

Estudiantes mexicanos encabezan listas de potenciales beneficiaros

WASHINGTON - Al menos siete de cada diez estudiantes indocumentados que podrían beneficiarse del programa estudiantil DACA (Acción Diferida para los Llegados durante la Infancia) provienen de familias de origen mexicano, de acuerdo con un informe del Centro de Estudios de Inmigración.
“Gracias al DACA millones de indocumentados puden continuar sus estudios a nivel superior.”
Dicho informe establece que hay 1.254.083 estudiantes mexicanos considerados como potenciales beneficiarios del programa educativo, diseñado para que los inmigrantes indocumentados puedan continuar sus estudios en este país.
Los originarios de Centroamérica y el Caribe que se encuentran en similares condiciones son 239.750, lo que representa el 14 por ciento de la totalidad, según los datos incluidos en el informe.
Los potenciales beneficiarios para DACA, provenientes tanto de Asia como de Sudamérica, representan el 6 por ciento cada uno, mientras que los de Europa y otras regiones del mundo conforman el 3 por ciento que resta.
Se estima que los de Sudamérica suman más de 110 mil.
La falta de dinero es un obstáculo
Gracias al programa DACA, cerca de dos millones de estudiantes indocumentados tienen el derecho a continuar sus estudios a nivel superior en este país.
Los estudiantes de entre cinco y catorce años de edad considerados como potenciales beneficiarios a nivel nacional son 218.190 niños y 208.139 niñas.
Pese al programa, las legislaciones estatales en materia estudiantil han frenado el sueño de muchos aspirantes.
La falta de dinero de los estudiantes indocumentados ha sido un obstáculo para sus aspiraciones profesionales debido a que sus matrículas cuestan, en algunos casos, hasta cuatro veces más que las de un universitario estadounidense normal.
Para agosto de 2013, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos había recibido 567.563 solicitudes para acceder a DACA.
El 17 de diciembre de 2013, siete estudiantes inmigrantes a los que se les había otorgado DACA presentaron una demanda en la Corte de Circuito del Condado de Arlington, en Virginia, al negársele la posibilidad de pagar los mismos costos que los demás por sus clases.
Un plan para Becas del Sueño Americano
Con el fin de facilitar el acceso universitario a los estudiantes indocumentados, otorgándoles una tarifa de residente permanente o ayuda financiera estudiantil, el jueves se presentó en el Senado un proyecto de ley para compensar económicamente a los estados que otorguen esa tarifa regular.
De aprobarse el proyecto, se destinarían 750 millones de dólares durante un periodo de 10 años para establecer las "Becas del Sueño Americano (American Dream Grant)" en estados que ofrezcan tarifa de residente estadounidense o ayuda financiera a los indocumentados.
El plan, llamado "Inversión estatal para la equidad de tarifas para Dreamers 2014", pretende que esos fondos beneficien tanto a estudiantes inmigrantes indocumentados como a todos aquellos alumnos de bajos recursos que requieran apoyo financiero.
En 19 estados del país se han aprobado leyes estatales para que los estudiantes indocumentados puedan pagar en las universidades la misma tarifa que otros residentes.
Según la información oficial, los estados con las mismas tarifas son: California, Colorado, Connecticut, Hawai, Illinois, Kansas, Maryland, Misuri, Minesota, Nebraska, Nueva Jersey, Nuevo México, Nueva York, Oklahoma, Oregón, Rhode Island, Texas, Utah y Washington.
Datos del Centro de Políticas de Inmigración indican que la mayoría de los potenciales beneficiarios del programa DACA residen en California, con 437.662; seguido de Texas, con 259.880; Illinois, con 71.619, y Arizona con 66.301 alumnos.
El Instituto de Políticas de Inmigración estima que un 57% de los aspirantes a acceder al programa son elegibles de manera inmediata.
De acuerdo con los informes oficiales, algunos de los requisitos para ser aceptado bajo el programa son: tener menos de 31 años de edad hasta el 15 de junio de 2012, haber llegado al país con menos de 16 años, haber residido de manera continua en Estados Unidos durante cinco años o haber servido en las fuerzas armadas estadounidenses.
©EFE
Commentarios