Obama anunció cambios a la política de espionaje de la NSA

EFE | Jan 17, 2014 | 7:31 AM

SIGUIENTE:

El Presidente Obama anunció cuatro puntos claves para mejorar el sistema de vigilancia de Estados Unidos.

Dejará en manos del Congreso cambiar la ley que regula el funcionamiento de las agencias de espionaje

El presidente Barack Obama anunció este el viernes una serie de recomendaciones a la política de espionaje, entre ellos al control que tiene el gobierno federal sobre los datos telefónicos de millones de estadounidenses.
“Obama enfatizó que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), envuelta en un escándalo intrnacional, ”
Obama enfatizó que la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), envuelta en un escándalo intrnacional, no cometió intencionalmente abusos de intimidad.
En un discurso pronunciado en el Departamento de Justicia, Obama defendió lo actuado por los sistemas de seguridad y reconoció que deben ser transformados, pero que el esfuerzo de mejorar el aparato de inteligencia se llevará a cabo a través de este tiempo.
Entre las medidas a nunciadas por Obama se incluye la aprobación de una nueva norma presidencial para la vigilancia de inteligencia, que surguió de recomendaciones hechas en diciembre por un panel convocado tras el escándalo desatado luego de las revelaciones hechas por el ex asesor de inteligencia de la NSA, Edward Snowden, quien permanece asilado en Rusia.
 

SIGUIENTE:

A pesar de que anunció cambios en los procedimientos de la NSA, pero defendió las labores de inteligencia en general.

 
De Snowden, Obama dijo que sus revelaciones han traido "más daño que transparencia".
El mandatario también anunció que el gobierno revisará anualmente las decisiones que se tomen sobre la polìtica de inteligencia y espionaje "con mi equipo de seguridad nacional". También dijo que habrá mayor transparencia en las actividades de vigilancia para resguardar los derechos de los ciudadanos.
En otra parte del discurso, Obama dijo que había ordenando al director de Seguridad Nacional en consulta con el Departamento de Justicia para que se revise anualmente las decisiones que emanaron de una corte federal que declaró inconstitucional algunos progtramas de la NSA. Y le pidió al Congreso que forme un panel de activistas para que haya voces independientes y que las recomendaciones que amenen de esta instancia se presenten ante la corte se revisión de los programas de vigilancia.
"La defensa de nuestra nación depende en parte de la fidelidad de aquellos en los que hemos confiado los secretos del país", advirtió.
Los cambios señalados por Obama incluyen límites a la acumulación de registros telefónicos, precisan las razones para espiar las comunicaciones de extranjeros y aumentan las garantías de que no se vigilará a personas que no suponen una amenaza.
 

SIGUIENTE:

El Presidente Obama criticó al ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden.

 
Nuevas reglas de juego
Como parte de las reformas de las prácticas de espionaje que lleva a cabo la NSA, Obama dijo que no se espiará a mandatarios de países aliados y aseguró que los cambios a los programas de vigilancia incluirán nuevas reglas para el uso de la legislación que puede exigir a las compañías a proporcionar datos al gobierno sin informar al sujeto de la investigación.
Indicó que en el futuro, los detalles de estas investigaciones llevadas a cabo por las agencias de inteligencia podrían ser desclasificados en un plazo determinado, pero advirtió que se hará salvo que el gobierno demuestre la necesidad de que los datos permanezcan en secreto.
Obama defendió varias veces el trabajo de las agencias de espionaje y vigilancia, y lamentó que en el 2001 no estaba suficientemente preparado para prevenir un ataque terrorista.

SIGUIENTE:

El Presidente Obama criticó al ex agente de la Agencia de Seguridad Nacional Edward Snowden.

 
Fuimos sacudidos por las señales que no vimos. Los secuestradores usaron señales que no vimos”, dijo en referencia a los 19 terroristas que participaron en el secuestro de cuatro aviones comerciales el 11 de septiembre de 2001 que luego estrellaron en las torres del World Trade Center de Nueva York y el Pentágono. La cuarta nace se estrelló en Pensilvania.
El presidente estadounidense preciso que las agencias de inteligencia únicamente recopilarán datos para evitar acciones terroristas, proteger a sus fuerzas y aliados y combatir el crimen.
Cambio importante
Del escándalo desatado tras las revelaciones de Snowden, Obama dijo que más que reparar el daño causado o que ocurran más revelaciones en el futuro, debemos pensar en cómo defender a nuestra nación, y defender nuestro liderazgo y los derechos civiles.
Las medidas anunciadas por Obama el viernes marcan un cambio importante en el polémico programa de recopilación masiva de archivos telefónicos a cargo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA en inglés).
El programa, un secreto guardado celosamente por el gobierno, fue denunciado el año pasado por el ex analista de la NSA, Edward Snowden

SIGUIENTE:

La Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos instaló softwares de radio en casi 100 mil computadoras en diversas partes del mundo que le permite espiar a esas máquinas, según The New York Times.

El discurso de Obama suscitó gran expectativa. Obama no recomendó quién debe controlar la información telefónica y en su lugar pedirá al secretario de Justicia, al estamento de inteligencia y al Congreso que decidan sobre este punto.
El fiscal general tiene plazo de aquí al 28 de marzo para presentar un informe de las agencias de inteligencia con ideas sobre quién podría almacenar los datos. Después, las propuestas pasarán al Congreso.
Los cambios obligarían a los espías tener ahora autorización judicial cada vez que quieran acceder a esos detalles almacenados, dijo el diario español El Mundo. Y agregó que Obama se muestra indeciso sobre cómo limitar el espionaje sin dañar la lucha contra el terrorismo.
El director de la página Wikileaks, Julian Assange, dijo a la cadena CNN que Snowden responderá en línea al discurso de Obamaa la próxima semana, sin dar mayores detalles.
Filtraciones previas
En vísperas del mensaje la Casa Blanca se mostró muy cautelosa y no quiso adelantar detalles sobre los anuncios del presidente, pero las filtraciones de altos funcionarios a la prensa dejaron entrever algunas decisiones de poca relevancia para el funcionamiento de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA y del espionaje estadounidense en general, dijo la agencia Efe.
 

SIGUIENTE:

Un juez federal le dio la razón a cinco demandantes que fueron víctimas de espionaje arbitrario por parte de la Agencia de Seguridad Nacional.

 
Una comisión presidencial de revisión de la política de espionaje recomendó el traslado de la información a las compañías telefónicas o a una tercera parte, reportó The Associatred Press.
Sin embargo, las compañías telefónicas se oponen a los cambios que les regresarían el control de los archivos.
El discurso de Obama es parte de una estrategia de revisión que hizo el gobierno sobre los amplios programas de espionaje de la NSA tras la denuncia pública y el escándalo desatado por Snowden.
Previo al discurso, la opinión de los expertos era que Obama apoyará la mayoría de cambios modestos propuestos para la red de espionaje interna y externa, al tiempo de que dejará vigente la estructura de los controvertidos programas.
También señalaron que después del discurso Obama dejará muchas interrogantes en torno a las reformas a los programas de espionaje.

SIGUIENTE:

El diario The New York Times dijo que Venezuela integraba en 2007 una lista de seis objetivos para el espionaje de EEUU.

 
Un panel independiente de expertos presentó a Obama en diciembre un extenso informe con 46 recomendaciones, entre ellas dar la custodia de los millones de registros telefónicos de estadounidenses que recopila la NSA a las empresas de telecomunicaciones y nuevos límites a las escuchas en el extranjero.
El programa
El programa de espionaje de la NSA fue activado tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001. Una corte secreta conocida como FISA lo supervisa desde 2006 y los analistas de la NSA supuestamente solo acceden a los datos telefónicos con el propósito de buscar sospechosos en investigaciones antiterroristas.
El pasado mes de diciembre el juez federal Richard Leon dictaminó que ese programa podría vulnerar la Cuarta Enmienda y dio la razón a dos demandantes que aseguran que es inconstitucional, aunque el Departamento de Justicia apeló esa decisión.
En julio el Congreso fracasó, aunque en una votación ajustada, una enmienda bipartidista para bloquear los fondos destinados a financiar esa herramienta de la NSA.
Según las filtraciones de Snowden, en el espionaje de Estados Unidos en el extranjero colaboraron los servicios secretos británicos, si bien el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, siempre ha defendido que actúan conforme a la ley.
Obama llamó el jueves a Cameron para informarle de la revisión de los programas de la NSA, dijo la Casa Blanca.
El diario The Washington Post comentó el jueves que con el discurso de este viernes Obama “determinará no solo la dirección de su política de seguridad nacional, sino también su legado fundamental en cuanto a libertades civiles".
Persistirán las dudas
Activistas y defensores de la privacidad anticiparon que quedarán insatisfechos con los anuncios de Obama, puesto que consideran "esencial" poner fin a la recolección de datos de los ciudadanos para que la reforma de la NSA sea "efectiva".
"No puedo imaginar que alguien preocupado por estos programas vaya a estar satisfecho con un montón de retoques cosméticos que dejan esa recolección en su lugar", denunció Julian Sánchez, investigador del Instituto Cato y que fue citado por Efe.
Horas antes del discurso de Obama el diario The Guardian reportó que la NSA recoge a diario casi 200 millones de mensajes de texto de teléfonos móviles en todo el mundo, una operación secreta que comparte con el espionaje británico.
El periódico dijo en su página web que el programa secreto llamado "Dishfire" recoge esos millones de SMS cada día, según las últimas revelaciones de Snpwden.
El programa Dishfire permite almacenar datos de los usuarios como su localización, contactos, movimientos y transacciones financieras.
El diario británico dijo que el programa secreto se trataría de un espionaje "no selectivo" que la NSA ha compartido con los servicios de escucha británicos GCHQ. El uso de esta estrategia dejo de lado la obligación de pedir una orden judicial.
The Guardian reportó que esos mensajes de texto de móviles "no selectivos" son analizados posteriormente por un servicio llamado "Prefer", capaz de extraer información detallada sobre los usuarios.
©EFE
Commentarios