Azotes como castigo en pueblo maya

EFE | Aug 14, 2006 | 12:00 AM
El castigo, establecido dentro del denominado "derecho consuetudinario" de las comunidades indígenas, ocurrió en el caserío Pasajaquín, en el departamento noroccidental de Sololá, de acuerdo al periódico Nuestro Diario.
Los vecinos retuvieron a las personas, las juzgaron en base a sus costumbres y las castigaron, después de lo cual también las expulsaron de la comunidad, informó el diario.
El artículo detalla que a las cuatro mujeres, entre ellas una de 16 años con ocho meses de embarazo, les cortaron el cabello y obligaron a hincarse de rodillas durante una hora sobre arena con pequeñas piedras.
Cargar pesados bultos de arena
Mientras, a los hombres los azotaron y los obligaron a cargar en sus hombros por un momento varios bultos de arena.
Entre los hombres figura uno al que acusaron de practicar la brujería y a quien los pobladores obligaron a llevar a hombros la imagen de San Simón por toda la comunidad y luego los indígenas la quemaron.
Según el diario, la Policía Nacional Civil (PNC) informó de que los habitantes del caserío sacaron por la fuerza de sus casas a quince personas y las llevaron al centro de la comunidad, pero tres de ellas fueron dejadas en libertad.
Inicialmente, los habitantes pretendían linchar a los doce detenidos, pero decidieron aplicarles el castigo maya, los entregaron a las autoridades y los expulsaron de la comunidad.
Implementados para evitar linchamientos
Este tipo de castigo es común en las comunidades mayas guatemaltecas para evitar los linchamientos de presuntos delincuentes.
El líder de la comunidad, Antonio Cotí, dijo al diario que "no está bien que tengan hijos sólo para venderlos, por eso los hemos expulsado de la población para que no impliquen a más gente en ese tipo de acciones".
©EFE
Commentarios