Ponte "buzo" con tus hijos

EFE | Apr 26, 2006 | 12:00 AM
El ahogamiento es una de las causas de muerte accidental más común entre los niños de 1 a 14 años y cobra la vida de más de 900 menores cada año, de acuerdo con cifras de la organización nacional SAFE KIDS.
Por ello cuando se trata de la seguridad de tus hijos ninguna medida por simple o exagerada que parezca es excesiva, según los expertos.
Si bien no existe una fórmula única que garantice cien por ciento la seguridad de los niños en el agua, contemplar la aplicación de cuatro medidas fundamentales, como son la supervisión constante, el control del sitio donde se ubica la piscina, el uso de salvavidas y la instrucción, pueden marcar la diferencia.
Los expertos aconsejan supervisar constantemente a los menores, incluso a aquellos que sepan nadar, para evitar un percance, ya que unos pocos segundos fuera de la vista de un adulto pueden provocar un accidente con desenlace fatal.
Al cuidar a los menores, los padres deben evitar distraerse al conversar con otras personas, leer un periódico o revista, o hablar por teléfono, recomiendan.
Establecer diversos "turnos" entre los adultos para observar a los menores que están en el agua o cerca de ella, puede ser una alternativa más segura.
Aunque la supervisión constante es crucial, garantizar medidas de seguridad cuando se tiene una piscina en el hogar -como rodearla con una valla aislante, exigir el uso de flotadores o enseñar a sus hijos a nadar- no es menos importante.
La instalación y el uso adecuado de una cerca que rodee la piscina o el jacuzzi de la vivienda podría prevenir en un 50 al 90 por ciento los casos de ahogamiento en piscinas residenciales, según la organización.
Enseña a sus hijos a no acercarse a los puntos de drenaje de la piscina o jacuzzi, ya sea que estos estén cubiertos o no, porque un pequeño descuido podría hacer que una mano o el pelo del menor sea succionado y quede atascado en el agujero.
Matricular a tus hijos en clases de natación con un instructor calificado una vez alcancen la edad adecuada, usualmente los expertos sugieren después de cumplir los cuatro años, puede brindarles más seguridad en el agua a los más pequeños.
Asimismo poner en práctica algunas reglas "inquebrantables" puede ayudarle a crear un ambiente más seguro en esos días en los que el calor apremia y un baño es inevitable. No permitas que tus hijos corran, salten o se empujen alrededor de la piscina, un traspiés en esas circunstancias puede ser fatal.
Saber cuáles amigos de tus hijos tienen piscina en su casa y asegurarse que un adulto los supervisará mientras están tomando un baño, te dará un poco de tranquilidad.
Aplica estas recomendaciones si vas a pasar un día en la playa o un lago y preste una dosis de atención adicional a los posibles cambios de corrientes que suelen darse en el mar.
Si el día de playa incluye dar un paseo en bote utilice en todo momento chalecos salvavidas. Se calcula que el 85 por ciento de los ahogamientos relacionados con accidentes en embarcaciones podrían prevenirse si los pasajeros utilizaran adecuadamente chalecos salvavidas.
©EFE
Commentarios