Un tesoro para tomar y vivir

EFE | Oct 28, 2005 | 12:00 AM
Según los relatos antiguos, los soldados romanos empleaban el vino para purificar el agua durante sus operaciones militares. Pero, ¿esta bebida es realmente saludable?. Los últimos estudios médicos sugieren que sí, siempre que se tome con moderación.
Muchas de las cualidades del vino se asientan en uno de sus componentes, el cual puede ayudar a reducir los niveles de colesterol y aumentar la salud del corazón y los vasos sanguíneos, además de prevenir y reducir el crecimiento de algunos cánceres, gracias a su comprobada capacidad de evitar la oxidación celular y fluidificar la sangre.
Se denomina resveratrol: una prodigiosa sustancia antiinflamatoria, antitumoral y cardiosaludable que no ha sido desarrollada en los laboratorios de alta tecnología y máxima asepsia de las compañías farmacéuticas, sino en el más lento y vasto laboratorio que representa del mundo natural.
De las uvas a las copas
Esta sustancia, que ayuda a las plantas a resistir los ataques de los hongos, ha sido identificada en decenas de especies vegetales, desde los cacahuetes y otros frutos secos, hasta las moras, bayas e incluso en algunos tipos de trigo, pero sus mayores concentraciones están presentes en las uvas, y en uno de sus principales productos derivados, el vino tinto.
En general, la concentración de resveratrol es mayor en los vinos tintos que en los blancos. El compuesto, de la familia de los polifenoles, se produce y acumula en la piel de las uvas, por lo que su presencia en vinos macerados tintos es veces superior a la de los no macerados. Su concentración decae con la maduración y coloración final de las uvas, cuando contienen más azúcar.
Se cree que las plantas producen resveratrol como una reacción al estrés, y que este compuestos aumenta su supervivencia, además de ayudarles a evitar infecciones y reparar daños. Algunos de estos efectos también parecen aplicarse a los seres humanos.
El resveratrol comenzó a ganar protagonismo médico a partir de 1997, cuando un equipo de investigadores dirigidos por el doctor John Pezzuto describieron como este compuesto interfiere el cáncer, bloqueando la acción de los agentes cancerígenos, inhibiendo el desarrollo y el crecimiento de los tumores y haciendo que las células precancerosas retornen a la normalidad.
Después se ha descubierto que las virtudes protectoras del resveratrol se extienden a los trastornos cardiovasculares: algunos estudios han mostrado que reduce el nivel de colesterol, inhibe la agregación de las plaquetas -haciendo que la sangre sea menos espesa- y previene la formación de los coágulos sanguíneos que desencadenan los infartos cardíacos y cerebrales.
Las últimas investigaciones confirman que sus propiedades se mantienen vivas en el vino tinto, aunque –como advierten los expertos de la Fundación para la Investigación del Vino y la Nutrición, FIVIN- los valores nutricionales, propiedades beneficiosas y posibles efectos protectores de esta bebida salud, se producen cuando su consumo es moderado y sensato.
-- Polifenoles y grasas: interacción confirmada. Un estudio, efectuado por un equipo de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona, España, ha confirmado una vez más que el resveratrol es un potente antioxidante, a la vez que ha descrito sus mecanismos de acción en el organismo humano.
El estudio buscaba demostrar que el resveratrol presente en la dieta es capaz de llegar, unirse y actuar en las lipoproteínas de baja densidad ó LDLs humanas, unos compuestos del colesterol.
Para la investigación se reunió a once voluntarios, que siguieron previamente durante 10 días a un dieta especial que excluía alimentos ricos en antioxidantes y compuestos fenólicos como café, té, vegetales, cacahuetes, soja, mosto, vino y aceite de oliva. Entonces, se les extrajeron muestras de sangre al inicio y a las 24 horas de ingerir una sola vez 250 mililitros de vino, una copa.
Los expertos detectaron y cuantificaron la presencia de resveratrol y sus metabolitos provenientes de la dieta, en las LDLs. El estudio reveló que no todos los voluntarios absorbían los polifenoles de manera similar, lo cual sugiere los efectos positivos del consumo de vino varían en cada persona.
Un equipo de patólogos de la Escuela de Medicina de Harvard ha descubierto que el resveratrol puede aumentar la vida de las células de la levadura en una media del 70 por ciento.
Aunque todavía no se han realizado pruebas con seres humanos, el coautor del estudio, el biólogo molecular David Sinclair, opina que el proceso por el cual este polifenol aumenta la longevidad podría funcionar en niveles superiores de la escala evolutiva. Es decir: que el vino tinto podría prolongar la vida de los humanos.
La levadura se preparó en una solución de glucosa para iniciar el proceso de envejecimiento y simular “condiciones ambientales de deterioro”. Cuando se añadió resveratrol, se activaron unas enzimas denominadas sirtuinas, que parecen formar parte de un sistema que estimula la supervivencia de las células en condiciones de tensión y que influye en el envejecimiento.
La activación de las sirtuinas ayuda a las células de levadura a reparar los daños y a reforzar las defensas, ya que estabiliza y previene la fragmentación del ADN, o material genético. Este proceso permite que la levadura sobreviva, más del doble que las muestras de levadura en glucosa sin resveratrol. Los mejores resultados se obtuvieron con cantidades pequeñas de resveratrol; cuando se aumentó la dosis, la levadura tendía a vivir el mismo tiempo que la que la tratada únicamente con glucosa.
¿Remedio para el cáncer?
Un grupo de científicos de las universidades de Leicester, en Inglaterra, y Michigan, en EE.UU. están estudiando un posible medicamento para prevenir el cáncer basado en el resveratrol.
El consumo de resveratrol se ha propuesto como una posible explicación de la baja incidencia de enfermedades cardiovasculares en los países del sur de Europa en los que se registra un elevado consumo de vino tinto. Además, se ha demostrado en modelos experimentales que este compuesto natural tiene efectos antiinflamatorios y actúa contra el cáncer. En Estados Unidos, el Instituto Nacional de Oncología ha aprobado un ensayo clínico preliminar para determinar si el resveratrol puede ser útil en la prevención del cáncer. El ensayo consiste en administrar cápsulas de resveratrol puro a voluntarios sanos y a pacientes con cáncer en estado inicial.
©EFE
Commentarios