Ejército mexicano ayuda a damnificados

Univision.com | Sep 07, 2005 | 12:00 AM
Por primera vez en más de 150 años un total de 167 soldados mexicanos cruzaron a territorio estadounidense como comosionados para aplicar el plan de emergencia en caso de desastres naturales en la nación norteamericana.
El convoy de 45 vehículos militares cruzó la frontera por el Puente Colombia, Nuevo León (norte) a las 08h10 (13h10 GMT).
El director general para América del Norte de la Cancillería, aclaró que el personal militar que ingresa a Estados Unidos lo hace sin armas pues, explicó, se trata de elementos especializados en la atención a desastres naturales.
Y es que Estados Unidos aceptó la ayuda humanitaria de México y autorizó que personal militar colabore en las tareas de rescate.
"Esta es la primera vez, de forma reciente, que México envia ayuda a los EU, no sólo los militares participarán, también va un grupo de 24 rescatistas"comentó el vocero presidencial Rubén Aguilar.
La misión mexicana está al mando del general Francisco Ortiz, quien informó que en los vehículos se transportan brigadas de salud, plantas potabilizadoras de agua y dos grandes cocinas móviles, con capacidad para alimentar a siete mil personas diariamente.
El convoy mexicano fue escoltado hasta el Fuerte Kelly, en Texas (sureste de EU) por el 5to regimiento del ejército estadounidense y personal del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos.
"La gente (de México) que viene en camino proveerá ayuda y estará al mando de las operaciones en la base Kelly City. No se dirigirán a Baton Rouge o Nueva Orleans", dijo el Sargento Christopher Allbright, portavoz del 5to regimiento del ejército estadounidense.
Pero la ayuda también va por vía marítima. El buque de nombre Papaloapan zarpó la noche del martes desde el norteño estado de Tamaulipas, con un cargamento de 250 toneladas de víveres, ocho vehículos todoterreno para el rescate de personas, siete vehículos anfibios para transporte de carga, una ambulancia con equipo quirúrgico móvil, dos helicópteros de salvamento y agua potable, según información publicada por el periódico El Universal.
Además, en este primer contingente van tres células de sanidad que proporcionarán atención médica, cada una integrada por un médico cirujano, un oficial dentista, un oficial de sanidad, un oficial de enfermería, uno de tropa de asistencia de enfermería.
También se incluye un grupo de ingenieros para trabajos diversos; un centro principal y tres células de transmisión para enlaces de comunicaciones.
El buque sí tiene previsto ir a Nueva Orleans, informaron las fuentes militares.
Con la bendición del cardenal Norberto Rivera, los socorristas intentarán no sólo ayudar a los damnificados sino también encontrar a algunos de los 90 mexicanos desaparecidos por la tragedia.
"Que estén desaparecidos no signfica que esten muertos sino que no hay comunicación con ellos", mencionó Juan Bosco de la Cancillería.
En este sentido, destacó que los reportes de los consulados mexicanos cercanos a la zona de desastre, es que los connacionales no han acudido a los centro de atención a damnificados, sino que han optado por refugiarse en casa de familiares.
De igual forma, se dio a conocer han repatriado a 25 mexicanos que residían en la zona afectada. Los rescatistas confesaron a Univision que aunque han participado en este tipo de catástrofes, saben que lo que verán los va a dejar sorprendidos.
A pesar de que es éste el primer convoy de ayuda, dos aviones Hércules C-130 se mantienen en alerta por si se requiere de su participación.
Por lo pronto, la secretaria de Desarrollo Social, Josefina Vázquez Mota, ya se encuentra en Los Angeles, California, y viajará a Chicago para entrevistarse con los principales líderes de clubes y federaciones de migrantes allí radicados, a fin de solicitarles su apoyo económico, y con ello contribuyan a las tareas de reconstrucción de hogares de los mexicanos que sufrieron pérdidas materiales por el meteoro.
Pero además de Papaloapan, México ofreció a Estados Unidos un buque hospital aunque la nación vecina notificó oficialmente que no lo requieren.
Unos 10 mil mexicanos se vieron directamente afectados por Katrina, principalmente en Nueva Orleans. Hasta el miércoles, la cancillería contaba 4 connacionales muertos.
El segundo convoy, formado por 12 vehículos, salió el miércoles.. A decir de la Presidencia, la estrategia que usarán los militares será la misma que usan en las contigencias del país, aunque el vocero aclaró que tendrá ciertas diferencias porque se trata de otra nación, con sus propias reglas.
"El Ejército asumirá tareas similares de rescate de víctimas, atención de damnificados y auxilio para la reconstrucción de las zonas afectadas", agregó Aguilar.
Por su parte, el presidente Vicente Fox afirmó que es un orgullo para México que su Ejército ingrese a Estados Unidos para ayudar a los damnificados del huracán Katrina.
"Qué orgullo, qué orgullo ver cruzar ese convoy del Ejército Mexicano con 200 toneladas de alimentos, de artículos que son de alta urgencia, con médicos, medicinas y enfermeras mexicanas de nuestro glorioso Ejército Nacional, ir allá a los Estados Unidos para prestar ese servicios", afirmó.
También envió condolencias a las familias de los tres mexicanos que murieron como consecuencia del desastre natural; además, refrendó la solidaridad del pueblo de México.
EU agradece el apoyo
Michael Chertoff, secretario de Seguridad Interna de Estados Unidos, agradeció al gobierno de México el apoyo brindado ante el desastre.
En una carta dirigida al secretario de Relaciones Exteriores Luis Ernesto Derbez, Chertoff subrayó el prestigio, la capacidad y el alto profesionalismo que el gobierno mexicano tiene en el área de atención de desastres, y dan la bienvenida a su dedicación y esfuerzos humanitarios en la ayuda de este desastre natural.
La participación de militares mexicanos en esta misión humanitaria es inédita por distintos motivos.
En primer lugar, la Constitución mexicana prohíbe la participación de tropas nacionales en misiones en el extranjero, así sean humanitarias.
La misión reviste también un carácter histórico, porque es la primera vez en más de 150 años que soldados mexicanos pisan un territorio, el estadounidense, que hasta mediados del siglo XIX pertenecía a México.
En 1836, Texas declaró su independencia de México, lo que condujo a la intervención del ejército mexicano al mando del entonces presidente, Antonio López de Santa Ana.
Tras una fácil victoria ante los separatistas texanos en el Alamo, el 6 de marzo de 1836, Santa Ana y sus tropas fueron sorprendidos mientas dormían el 21 de abril de ese mismo año.
El presidente mexicano fue tomado prisionero y para el 14 de mayo de 1836 firmó un acuerdo en el que se comprometía a no volver a intervenir en territorio texano.
Texas se anexó a Estados Unidos en 1845 y para 1848 Santa Anna firmó el tratado de Guadalupe Hidalgo que puso fin a una larga guerra y se selló con la cesión, por parte de México, de Arizona, Nuevo México, la Alta California y la salida de toda autoridad y militares mexicanos.
El desastre causado por el huracán Katrina ha brindado igualmente una oportunidad para distender una relación que se había complicado en los últimos meses debido a la ola de violencia que azota a la frontera del lado mexicano, coinciden analistas en México.
El gobierno de Estados Unidos pidió al de México que no envíe a sus secretarios de Estado (ministros) a la zona de desastre a que no existen condiciones de seguridad, informó el canciller Luis Ernesto Derbez, uno de los que viajaría.
"Hablé con (la secretaria de Estado) Condoleezza Rice y acordamos que no es el momento todavía correcto para que yo vaya o algún otro funcionario del mismo nivel vaya a la zona" de desastre dejada por Katrina, dijo Derbez a la prensa.
Explicó que, para Estados Unidos, "es muy complicado (la presencia de ministros mexicanos), tienen que garantizar seguridad, tienen que tener la tranquilidad de que está todo bajo control y en este momento, como usted sabe, apenas están terminando de poner en orden la situación en Nuevo Orleans".
La próxima semana, añadió el canciller mexicano, se comunicará nuevamente con Rice para determinar si ya habría condiciones para el viaje de los secretarios mexicanos. "En el momento en que sea conveniente ahí estaremos". precisó.
Interrogado sobre cuánto tiempo permanecerán los militares mexicanos en Estados Unidos, el canciller respondió que será el que consideren necesario las autoridades del vecino del norte, lo que puede ser, dijo, "desde una semana, hasta unos dos meses".
©Univision.com
Commentarios