Aliados naturales que levantan el ánimo

EFE | Jun 14, 2004 | 12:00 AM
Si estás triste, deprimido o desanimado, hay una serie de plantas medicinales que pueden ayudarle a salir del pozo, al estimular las fuerzas autocurativas del organismo, devolverle las fuerzas y ponerlo en mejores condiciones para derrotar la aflicción. A diferencia de los fármacos, que trabajan contra un trastorno específico, los productos naturales tienen una acción más suave y contienen numerosas sustancias que actúan sobre distintos sistemas del organismo, con efectos calmantes, estimulantes, adaptativos o tonificantes del sistema nervioso.
Para que el remedio no sea peor que el mal, los expertos aconsejan consultar al médico antes de tomar un preparado, para que valore sus posibles interacciones y efectos secundarios.
También se deben adquirir productos estandarizados y de marcas reconocidas, y observar la reacción que produce la sustancia, ya que algunas pueden ocasionar alergias o reacciones excesivas en el cuerpo.
Según los médicos naturistas y terapeutas alternativos, las sustancias del vademécum natural pueden ser útiles para determinadas personas, casos y momentos, pero no pueden tomarse de por vida porque no solucionan el problema de fondo.
En la depresión crónica, relacionada con una baja autoestima y debida una falta vitalidad y motivación en la pareja, la familia, el trabajo o la relación con uno mismo, está indicada la psicoterapia. Esta opción médica está fundamentalmente destinada a deshacer los nudos que tiene la persona en su mente, para que salga del bloqueo, cambiando la situación que lo genera o su actitud ante sus problemas.
Los remedios naturales pueden ayudar a abordar la depresión aguda o leve, como las estacionales o las debidas a los cambios orgánicos y de biorritmos.
Las depresiones por hechos traumáticos como quedarse sin trabajo, la muerte de un ser querido o la ruptura de la pareja, también pueden responder favorablemente a los remedios naturales, que siempre deben tomarse bajo el control de un experto.
El antidepresivo botánico más utilizado y estudiado es el Hipérico, una planta perenne que era un remedio popular para la locura en la Edad Media y hoy crece silvestre en todo el planeta.
Esta hierba puede aliviar la depresión ligera, la ansiedad y las alteraciones del sueño. Actúa sobre la serotonina y otras sustancias implicadas en la neuroquímica cerebral, actuando gradualmente sobre el estado de ánimo.
Pero no hay que tomarla con otros antidepresivos como Prozac, ya que los ingredientes de los productos pueden ser incompatibles, ni en mayores dosis que las indicadas, porque puede producir una dermatitis y aumentar la sensibilidad al sol.
Ginseng. La hierba china más conocida, el ginseng, es un "curalotodo" que ha sido objeto de más de 3 mil estudios y actúa incrementando la vitalidad y fortaleciendo el organismo. Ayuda al cuerpo a adaptarse a la fatiga, el estrés y otras situaciones. Estimulante en los jóvenes con fuerza vital, y tónico en los mayores o debilitados, ayuda a combatir la depresión, sobre todo la originada en el agotamiento y la debilidad.No obstante hay que evitar excederse con las dosis, ya que puede causar insomnio y tensión alta. Tampoco se debe tomar más de 6 semanas continuadas y hay que evitar la cafeína cuando se lo consume.
Ginko Biloba. El extracto de Ginkgo biloba, un árbol chino que se cree que es el más antiguo del planeta, es una de las sustancias herbales más activas sobre el sistema nervioso. Se ha comprobado que los componentes activos de la planta, reducen la depresión en personas de edad avanzada. Además, beneficia la función intelectual al mejorar la circulación sanguínea en el cerebro en modos que pueden mejorar la estabilidad mental y emocional, especialmente en los mayores.
Té Verde. La infusión de té verde, es un producto valorado por sus propiedades de mejorar el ánimo, aumentar los niveles de energía, prevenir la fatiga y mejorar la capacidad de trabajo.
Camellia. La Camellia sinensis despierta la mente y mejora el ánimo suavemente, provocando una actitud positiva e incluso optimista: las tazas sucesivas tienen un efecto acumulativo benigno, en vez de causar estimulación creciente. Debido a los principios que va liberando. Es excitante si se infunde hasta 3 minutos, y sedante si se deja en infusión más tiempo.
Nuez de Cola. La nuez de Cola nítida, una semilla africana, que favorece el esfuerzo corporal, se emplea para saborizar refrescos, mitiga los síntomas del cansancio físico y mental. Estimula el sistema nervioso central y el cuerpo, aumenta la agilidad mental y la fuerza muscular, combate la somnolencia. En las herboristerías africana y angloamericana, se utiliza como antidepresivo y en la convalecencia de las dolencias crónicas.
Melisa. La Melisa es una hierba de aroma perfumado, muy apreciada por sus propiedades calmantes. Debido a la acción de sus aceites volátiles como el citral y el citronelal, los extractos de sus hojas, se consideran un tónico relajante para la ansiedad, la depresión leve, la desazón y la irritabilidad. Además, reduce el sentimiento de pánico o nerviosismo y calma las palpitaciones nerviosas.Después de tomarla, puede presentarse un corto lapso de excitación, previo al efecto sedante.
Eleteurococo. Aunque se lo denomina ginseng siberiano, el Eleuterococo es una planta distinta del ginseng chino: un arbusto espinoso y una pequeña hierba de un solo tallo respectivamente. Es una potente adaptógeno más útil para mantener la salud que para recuperarla. Además, facilita la adaptación orgánica a situaciones extremas.Tiene un efecto vigorizante sobre el cuerpo y la mente, con acciones positivas sobre la tensión nerviosa y los desórdenes psicológicos. Se indica en casos de debilidad, agotamiento y depresión, salvo cuando tienen una razón médica específica, en cuyo caso se debe tratar la causa.
Damiana. La damiana, un arbusto cuyas hojas aromáticas se emplean como afrodisíaco en América Central y se infunden como sustituto del té en México, es un tónico general y posee una acción estimulante que lo hace eficaz para la depresión leve a moderada y el agotamiento nervioso. Por sus propiedades estimulantes y restauradoras, es útil cuando coinciden depresión y ansiedad, cómo suele suceder después de un estrés prolongado.
Además de plantas, el arsenal natural contra el desánimo incluye otros productos, como la jalea real, cuyos beneficios no han sido confirmados del todo, o la levadura de cerveza, rica en vitamina B, una sustancia importante para mantener la química cerebral y de la que suelen presentar carencias las personas deprimidas.
El mineral magnesio, así como los aminóacidos DL-fenilanina y L-Tirosina también despliegan una actividad antidepresiva, al actuar positivamente sobre el sistema nervioso y la actividad cerebral. La homeopatía -con preparados como el Aurum metallicum, Ignatia o Natrum Muriaticum- puede ser otra vía alternativa eficaz contra depresiones debidas a hechos puntuales o que no responden a las terapias convencionales, según algunos estudios.
La depresión suele presentarse junto con la ansiedad o el insomnio, formando un cuadro clínico, por lo que los efectos favorables de algunos remedios naturales sobre estos trastornos asociados, tienen un efecto positivo sobre el decaimiento.
©EFE
Commentarios