El cilantro aliviana tu estómago

EFE | Jun 11, 2004 | 12:00 AM
Investigadores de las universidades Autónoma de Guadalajara (México) y de California en Berkeley (EEUU) informan en la edición de la próxima semana de la revista "Journal of Agricultural and Food Chemistry" sobre la propiedad del cilantro de aliviar infecciones estomacales y combatir la salmonela.
Por sus propiedades astringentes, digestivas y diuréticas, la medicina tradicional en México, Oriente Medio y en el este de Asia ha recomendado durante siglos el cilantro: la hoja de la planta joven "Coriandrum sativum", una hierba de la familia del perejil, similar al anís.
Tomado como infusión, el cilantro mejora el apetito en las personas que padecen anemia, y la digestión cuando se sufre de estreñimiento, de acuerdo con la herboristería tradicional.
También, aplicaciones externas ayudan en la desinfección y cicatrización de heridas.
En la cocina, el cilantro es un ingrediente clave de la "salsa" mexicana con tomate, cebollas y chiles verdes.
Ahora, el estudio encabezado por Isao Kubo, un químico de Berkeley, identificó un compuesto que mata la salmonela y promete buenos resultados como un aditivo natural a las comidas que prevendría las enfermedades de los alimentos.
El compuesto, denominado dodecenal, resultó dos veces más potente que el antibiótico más común contra la salmonela: la gentamicina. Los investigadores sostienen que solamente el dodecenal natural del cilantro es más eficaz que la gentamicina para combatir la bacteria.
"El estudio sugiere que la gente debería comer más salsa (mexicana) con sus alimentos, especialmente salsa fresca", dijo Kubo, quien cree que la salsa contiene más compuestos bactericidas que todavía no se han identificado.
Los científicos además aislaron una docena de otros compuestos antibióticos en el cilantro fresco, que muestran cierta eficacia contra una variedad de bacterias dañinas.
Pero Kubo advirtió de que el público no debe confiarse en que porque coma algo con salsa estará protegido contra las infecciones estomacales e intestinales causadas por bacterias de los alimentos.
La cantidad de cilantro que pueda haber en la salsa para un plato de pastas, una ensalada o una hamburguesa es ínfima comparada con la que sería necesaria para un efecto bactericida.
El estudio, en cambio, puede ser útil para la industria si se elabora un aditivo insulso para las comidas que prevenga las enfermedades de los alimentos, quizá como algo que pueda agregarse a las carnes en las plantas procesadoras, o un desinfectante general que se use para lavarse las manos.
Otro aspecto importante que señalan Kubo y sus colaboradores es que el dodecenal no permite que las bacterias desarrollen resistencia como ocurre con los antibióticos habituales.
Los investigadores creen que el compuesto destruye la membrana celular de la bacteria de la misma forma que el jabón mata a las bacterias.
Dado que el dodecenal aparentemente no interfiere con algunos de los mecanismos de producción de proteínas de las células, que es lo que hacen muchos antibióticos comerciales, es menos probable que la bacteria desarrolle una resistencia, indicó Kubo.
©EFE
Commentarios