Cártel del Golfo intentó rescatar a 'Tony Tormenta'

EFE | Nov 08, 2010 | 3:52 PM

Intento fallido

 
Miembros del cartel del Golfo intentaron rescatar a Ezequiel Cárdenas, alias "Tony Tormenta'', desde vehículos en movimiento y con francotiradores en los edificios cercanos, durante el operativo de la Marina el pasado viernes en el que murió el capo, informaron fuentes oficiales.
Según el portavoz de la Marina, el contraalmirante José Luis Vergara, el enfrentamiento en la ciudad de Matamoros (ubicada a orillas del Golfo de México y fronteriza con Texas) con la escolta del capo duró casi tres horas e involucró armas de fuego y granadas.
A su vez, los sicarios del cartel intentaban romper el cerco de seguridad para rescatar a su líder.
Vergara reveló que una llamada anónima desató la cacería contra la cabeza del cartel del Golfo, una de las organizaciones criminales más longevas y peligrosas del país, responsable en parte de la cruenta oleada de violencia que vive México.
La Marina recibió el reporte de un enfrentamiento armado en la ciudad, por lo que se dirigió a los lugares indicados en la denuncia anónima. Posteriormente comenzaron a 'circular versiones' de la presencia del líder narcotraficante, indicó Vergara, sin dar más detalles.
Murió mano derecha de 'Tony Tormenta'
El capo fue localizado en un domicilio protegido por cuatro escoltas, con lo que la Marina diseñó un dispositivo de asalto y seguridad compuesto por 660 hombres, tres helicópteros y diecisiete vehículos.
El tiroteo se inició sobre las 15.00 hora local aproximadamente (21.00 GMT) y se prolongó hasta pasadas las 17.35 hora local (23.35 GMT), cuando Ezequiel Cárdenas fue abatido por los disparos de la Marina.
En el operativo fallecieron tres marinos y los cuatro sicarios que protegían a "Tony Tormenta". Además murieron en otro incidente cerca al área un militar y un periodista, éste por disparos de la Marina, según medios locales.
En el operativo fueron detenidas dos personas, una de ellas el hombre de confianza de "Tormenta".
El capo tenía sobre su cabeza una recompensa de cinco millones de dólares ofrecida por las autoridades de Estados Unidos que lo reclamaban por tráfico de cocaína y marihuana, y otra por la mitad de esa cantidad a cuenta del Gobierno mexicano.
La Marina había seguido el rastro del líder del cartel del Golfo desde finales de marzo.
©EFE
Commentarios