La reforma migratoria enfrenta un difícil año 2014

Univision.com | Dec 23, 2013 | 5:55 PM

Organizaciones alistan marchas nacionales y un voto de castigo para quienes no la apoyen en la Cámara de Representantes.

Por Jorge Cancino
“El escenario de la reforma migratoria en el 2014 no está definido.”
El escenario de la reforma migratoria en el 2014 no está definido. No se sabe si habrá un voto en la Cámara de Representantes antes de marzo o si el liderazgo republicano, encabezado por el congresista John Boehner (Ohio), dejará de lado la regla Hastert y permitirá un voto en el pleno. Y en caso lo permita, nada asegura que contará con los 218 votos necesarios para no sufrir una derrota política en un año de elecciones.
Tampoco está claro si los republicanos cederán posiciones y permitirán que Boehner envíe al pleno el plan demócrata HR 15, que cuenta con respaldo bipartidista. La Casa Blanca insiste en que el proyecto tiene los votos necesarios en el pleno de la Cámara de Representantes (al menos 218), pero el Tea Party se opone porque incluye la ciudadanía para los indocumentados.
“En el 2013 tuvimos una ligera esperanza al ver que el Senado logró pasar una propuesta de reforma migratoria bipartidista”, dijo a Univision Noticias.com Natalia Jaramillo, gerente de comunicaciones del Florida Immigrant Coalition. “Aunque el proyecto sigue promoviendo el gasto innecesario y exagerado en el control de la frontera, una política que no ha producido más que muertes innecesarias y un descalabro en el presupuesto nacional, millones de personas pueden acceder a un largo pero posible camino a la ciudadanía”, agregó.
El plan S. 744 del Senado fue aprobado el 27 de mayo por amplia mayoría y enviado a la Cámara de Representantes. Pero el liderazgo republicano impuso tres trabas: la vigencia de la Regla Hastert -que sólo permite enviar al pleno aquellas iniciativas que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría-, que debatirían su propia iniciativa y que lo harían por partes (sin garantías de que una de ellas incluiría la ciudadanía para los indocumentados).
Sin resultados
“Fue muy desilusionante que la Cámara no lograra nada durante los seis meses posteriores a que el Senado aprobara su proyecto”, indicó Jaramillo. “Y ahora llegamos al fin de año en la misma situación, sin la reforma migratoria, con casi 400 mil personas deportadas y con millones de familias todavía viviendo en el miedo de ser separadas”.
Durante la primera administración Obama (2009-2012) el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) batió cuatro récords sucesivos de deportaciones, con un promedio de 400 mil por año (en 2012 la cifra casi llega a 410 mil).
“En el 2014 no podemos dejar que los Congresistas sigan alargando nuestra angustia. Este año se movilizaron miles de personas y confirmamos que hay más apoyo que nunca para una reforma migratoria, incluyendo por parte de algunos sectores conservadores, religiosos, de negocios y de una mayoría de los votante”, aseguró la activista.
Jaramillo también dijo que las organizaciones esperan que en el 2014 “la Cámara de Representantes presente un proyecto de ley y que nuestros Congresistas, especialmente aquellos que siempre han estado a favor de la reforma, como Mario Diaz Balart, se comprometan de verdad y lo demuestren con acciones. Queremos ver un proyecto de ley y queremos ver un voto”.
Advirtió que “no nos vamos a quedar de brazos cruzados esperando a que los Congresistas en el Capitolio se pongan de acuerdo. Vamos a pedirle al Presidente Obama que use su autoridad para detener las deportaciones de inmediato por medio de una Orden Ejecutiva. Y vamos a seguir promoviendo cambios en nuestras comunidades y estados, como lo hicimos este año con medidas como el Trust Act y las licencias de conducir, entre otras”.
Afilan los dientes
Para Juan José Gutiérrez, coordinador de la Coalición de los Derechos Plenos para los Inmigrantes en Los Angeles, California, el 2013 “fue un año complicado para la reforma migratoria”, y a pesar que no se aprobó en la Cámara de Representantes, no se rinden y afinan una nueva estrategia, más agresiva y con apoyo nacional.
“Las organizaciones pro inmigrantes trabajamos durísimo" este año que termina, dijo. “Todos los sectores organizados de la comunidad inmigrante contribuyeron de forma significativa para que las autoridades federales tomaran acción definitiva. Participaron los sindicatos, iglesias de todas las denominaciones, los jóvenes "dreamers" y las organizaciones comunitarias de base”.
Gutiérrez dijo que el principal logro que “que el Senado aprobara por amplio margen una reforma migratoria con camino a la ciudadanía, pero no se logró convencer a los republicanos en la Cámara de Representantes.
Pese a ello, Gutiérrez dijo que la reforma migratoria “no está muerta” y aseguró que para Obama en el 2014 “la reforma migratoria será de más alta prioridad y esperamos ver una acción definitiva en la Cámara Baja durante el primer semestre”.
El activista dijo que desde ya las organizaciones a nivel nacional están organizando marchas y preparando el voto para los comicios de medio tiempo del primer martes de noviembre, cuando los estadounidenses renueven el Congreso. “Nos preparamos para seguir marchando. Estamos convocando a Los Angeles para el 22 de febrero y continuarán las acciones de desobediencia civil”.
“Y el registro de votantes. Acudiremos a las urnas en las elecciones estatales de marzo y junio y en las federales de noviembre. Hemos hecho el compromiso de no parar hasta que se apruebe una reforma migratoria generosa con un camino a la ciudadanía”, aseguró.
A puros votos
La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) no se queda atrás. “En el 2013 el movimiento pro reforma migratoria se impuso ante la insistencia de ambos partidos de ignorar que deben solucionar el problema. No hubo ni un solo mes que no estuviéramos presentes en Washington DC y en los distritos recordándoles que la solución está en sus manos”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición.
“Sin embargo aprendimos que a veces la politiquería de algunos, como los Representantes (John) Boehner (Ohio) y (Kevin) McCarthy (California) es fuerte y nuestra comunidad debe aprender a contrarrestarla si queremos salir victoriosos”, apuntó.
De los planes para el año próximo, Cabrera dijo que “para el 2014 creemos tener la estrategia que permitirá logros para nuestra comunidad, entre ellos Alivio Administrativo para detener deportaciones y avances legislativos que resuelvan el quebrantado sistema migratorio”.
“A su vez, estaremos trabajando con más votantes y con futuros votantes para establecer una pared de protección definitiva a los intereses de nuestra comunidad. A pesar de ser año de elecciones primarias, nuestro objetivo continuará siendo el avance de reformas migratorias que de una vez por todas provean soluciones permanentes a esta crisis humanitaria. Regresaremos con fuerza, confiados que nuestra lucha es la correcta”, anticipó.
Que paren las deportaciones
En Miami, sur de Florida, Carlos Pereira, director ejecutivo del Centro de Orientación del Inmigrante (CODI) dijo que el 2013 “fue un año de mucho aprendizaje y de mucha experiencia donde todos los sectores fallamos de alguna manera”.
Explicó que los activistas “utilizamos un lenguaje que no vende solicitando ciudadanía. Esto siempre es mal interpretado por los opositores a una reforma migratoria. También solicitar una reforma migratoria integral no creo que sea el camino correcto. Tenemos que buscar la legalización de todos de una manera segura”.
De los caminos para la legalización, Pereira citó a los dreamers, los trabajadores agrícolas y los indocumentados con familiares residentes y ciudadanos de Estados Unidos. “Si no lo trabajamos de esta manera, sempre va a ser visto como una amnistía disfrazada”.
El dirigente agregó que en el 2014 “tienen que haber decisiones importantes. De lo contrario”, dijo, “castigarán con votos”.
Señaló que mientras los republicanos se arriesgan a perder el control de la Cámara de Representantes, los demócratas podrían despejar el camino para las elecciones presidenciales de 2016.
Mientras se define el escenario, Pereira urgió al gobierno a parar las deportaciones, que en el año fiscal 2013 bordearon las 370 mil con un promedio cercano a los 1,000 diarios.
©Univision.com
Commentarios