Niño pide salud para su familia y no juguetes en Navidad

ImpreMedia Digital, LLC | Dec 23, 2013 | 10:22 AM

Una familia de San Fernando se encuentra con muchos problemas para pagar el alquiler de su vivienda.

La Navidad es en general una época mágica, para compartir con familia y amigos. Pero en el caso de la familia de Ricardo Berrios y Teresa Medina, las fiestas solo agregan más estrés a los muchos problemas que ya enfrentan y por los que necesitan ayuda urgente.
“La familia vive en San Fernando en un pequeño departamento de un dormitorio desde hace 14 años.”
La familia vive en San Fernando en un pequeño departamento de un dormitorio desde hace 14 años, con sus dos hijos de 21 y 8 años. Berrios está enfermo de cáncer y tiene dificultad para conseguir trabajo.
"Cuando se enteran de mi enfermedad, nadie me quiere contratar", explicó el hombre originario de Michoacán, México.
Medina, oriunda del estado de México, depende las 24 horas de un tanque de oxígeno y durante la noche debe conectarse a una máquina para poder respirar. Hace siete años ella comenzó a tener problemas pulmonares. En un principio, los doctores no encontraban la razón de la tos constante, el fuerte dolor de pecho y el malestar físico. Finalmente en octubre del año pasado, la diagnosticaron con fibrosis pulmonar.
"Me dijeron que había contraído la enfermedad por el moho que hay en este departamento", indicó. La familia pidió a los propietarios que solucionaran el problema, pero hasta el momento, los dueños no han realizado ningún arreglo.
En una visita reciente la alfombra de la vivienda se veía raída y con humedad y la familia entera dice que aun respira el moho que supuestamente causó la enfermedad de la madre.
"Yo veo a mis papás siempre muy estresados", confesó Víctor, el hijo mayor, quien espera que le lleguen los papeles de inmigración que tramitó a través del programa de Acción Diferida, para poder ayudar a su familia.
Los problemas se acumulan
A principios de mes, cuando el joven llevaba a su madre al hospital, comenzó a sentirse muy mareado y con la vista nublada y aprovechó para pasar consulta. Al revisarlo, los doctores lo internaron de inmediato en terapia intensiva. Los análisis revelaron que el joven tenía altísimos niveles de azúcar y que el páncreas le había dejado de funcionar.
"Los doctores me dijeron que estuve a punto de entrar en coma diabético y me preguntaron si había estado muy estresado últimamente", recordó el joven. Víctor es el encargado de llevar a sus padres al médico y traducirles todo lo que les dice el médico.
"Él es siempre el que recibe todo el estrés, el primer impacto de las noticias", explicó Medina.
Al llegar del hospital donde estuvo internado Víctor por tres días, la familia encontró una carta de las propietarias del apartamento, amenazándolos con un desalojo. "Sólo nos atrasamos unos días y ya nos querían sacar", dijo Berrios.
Más allá de preocuparse por comprar regalos a montón para sus hijos, la preocupación de estos padres es que "ni siquiera sabemos cómo podremos pagar el próximo mes de alquiler", confesó Berrios.
El hijo menor, Ricardito, entiende bien la situación precaria de su familia y no pide juguetes a Papá Noel.
"Para Navidad quiero pedirle a Santa Claus que les de salud a mis papás", dijo el niño.
El hijo más pequeño dijo que cuando fuese grande quería ser doctor para poder curar a sus padres.
La familia no tiene teléfono, computadora, ni carro, pero aquellos que quieran colaborar, pueden enviarles un correo electrónico a Víctor a: vgarcia0529@yahoo.com.
©ImpreMedia Digital, LLC
Commentarios