Los trabajadores temporales, víctimas de un sistema injusto

Univision.com | Dec 18, 2013 | 4:38 PM

SIGUIENTE:

Las corporaciones estadounidenses están contratando más trabajadores temporales sin entrenamiento.

Trabajadores que sufren las maniobras laborales de las compañías

Gerardo Reyes, Michael Grabell y Casto Ocando
“Una versión más amplia de esta investigación fue realizada por ProPublica en colaboración con Univ”
Una versión más amplia de esta investigación fue realizada por ProPublica en colaboración con Univision.
Nueva Jersey. Jesús Pineda Flores, un inmigrante hondureño de 34 años, sobrevivía escasamente con los 7 dólares la hora que le pagaban como trabajador temporal en un centro de almacenamiento de Nueva Jersey.
Aunque su día de trabajo comenzaba a las 7 de la mañana, de lunes a sábado, Pineda debía madrugar y salir de su casa dos horas antes, para llegar a tiempo al sitio de trabajo.
El obrero hondureño se dedicaba todo el día a cargar pesadas cajas de 50 libras de los contenedores con mercancías al almacén. A pesar de la dureza de la faena, Pineda realizaba su trabajo sin ningún tipo de protección o bajo medidas de seguridad.
Un día, a mediados de 2011, Pineda sintió un fuerte desgarrón cuando intentaba subir una caja a la parte superior de un estante en el almacén.
“En la última caja que yo agarro asi para levantar, fue que yo la agarre así, no sé si fue mala fuerza, pero cuando ya quise a ponerla arriba, ya no pude, sentí un trabonazo en la espalda”, dijo Pineda en una entrevista con Univisión en Nueva Jersey.
El trabajador dijo que no usaba una faja de protección para evitar este tipo de accidentes, debido a que sus supervisores no le proveyeron de una faja de protección para evitar este tipo de accidentes
“Ningún fajo nada. Ahí no le dan protección a nadie. Ahí lo que quieren ver es la clase de persona que trabaja y que le saque producción a ellos”, indicó.
Tras el accidente, Pineda comenzó a sufrir fuertes dolores en la espalda. Cuando se hizo examinar por un médico especialista, el diagnóstico fue aterrador: debía ser operado inmediatamente para evitar males mayores en su columna vertebral.
La operación causada por la lesión severa lo dejó limitado para el resto de su vida, algo que su familia en Honduras desconoce.
“Yo vine a este país a hacerme daño. Mi familia, todo, mi papá, mi mamá, no les cuento nada ni hablo con ellos por eso, no les quiero contar mi vida, lo que estoy pasando aquí”, explicó con lágrimas en los ojos.
Tras el accidente, Pineda no ha podido encontrar un nuevo trabajo debido a su condición limitada, por lo cual se ha visto obligado a vivir de la caridad pública.
“Ya ni me admiten tampoco, eso es lo que a mí me preocupa”, apuntó.
Pineda es una víctima más de un creciente fenómeno: en su esfuerzo por reducir costos, las corporaciones norteamericanoas están sustituyendo su fuerza de trabajo de tiempo completo y calificada, con trabajadores temporales que no reciben entrenamiento.
“Ellos quieren explotar, sacar el beneficio a lo más barato posible, y el problema es que es el deseo de ganar dinero que motiva, que hace toda la motivación”, afirmó William Garcés, abogado de Nueva Jersey que representa legalmente a Pineda.
De acuerdo a una extensa investigación llevada a cabo por Propublica, un centro de periodismo de investigación con sede en Nueva York, en colaboración con Univisión, la nueva política corporativa tiene trágica consecuencias: los trabajadores temporales sufren más accidentes de trabajo y heridas más severas que los no temporales.
“De hecho, los trabajadores temporales enfrentan un gran riesgo que los trabajadores de tiempo completo, en algunos casos mayores en lo que concierne a heridas como aplastamieintos y amputaciones”, indicó Michael Grabell, reportero de investigación de ProPublica que analizó más de 3.5 millones de reclamos laborales en los últimos cinco años en cinco estados: California, Florida, Massachusetts, Minnesota y Oregón.
Propublica entrevistó a más de 100 trabajadores temporales en todo el país y revisó más de 50 investigaciones de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (Osha) sobre accidentes que involucraban trabajadores temporales.
Las entrevistas y los casos de Osha revelaron situaciones que ocurren una y otra vez: trabajadores sin entrenamiento afixiados mientras limpiaban el interior de tanques para sustancias químicas; atrapados en maquinaria pesada como molinos de comida o trituradores de llantas, y afectados por fatiga de calor después de un largo día trabajando en el techo de un camión recolector de basura.
En California y Florida, que concentran una quinta parte de la población de Estados Unidos, los trabajadores temporales tuvieron el 50 por ciento más de posibilidades de sufrir heridas en el trabajo que los  trabajadores no temporales. Los registros de Massachussets muestran un 36 por ciento de más probabilidades de heridas para trabajadores temporales, con Oregon en 66 por ciento, y Minnesota en 72.
De acuerdo a Propublica, la data muestra que el problema está empeorando. Durante los últimos cinco años, el índice de reclamaciones de trabajadores remporales se ha incrementado en Florida, California, Oregon y Massachussets, mientras que la de los trabajadores a tiempo completo se ha mantenido o se ha reducido.
De acuerdo a los registros los trabajadores temporales han sufrido más heridas por haber quedado “atrapados” o por haber sido “golpeados” en accidentes laborales. En California, por ejemplo, los trabajadores sufrieron alrededor del doble de accidentes debido a “calor excesivo”, en comparación con trabajadores a tiempo completo. Y en Minnesota, sufrieron al menos tres veces más heridas por accidentes químicos, en comparación con los trabajadores no temporales.
De acuerdo a Grabell, la razón estriba fundamentalmente en que los trabajadores temporales no reciben ni equipo de seguridad y entrenamiento para hacer sus tareas.
La investigación de Propublica encontró que es muy común para los trabajadores temporales laborar incluso sin el más rudimentario equipo de protección, de acuerdo a los registros de Osha y las entrevistas.
Tal fue el caso de Carlos Gamboa. Originario de Guatemala, Gamboa  llegó en su primer día de trabajo a un almacen de depósito en Nueva Jersey. Sus supervisores le pidieron, sin darle ninguna instrucción de seguridad, que subiera a una estanteria de unos 25 pies de altura. Estando allí resbaló, cayó directamente al piso sobre su cabeza, y murió. 
“No hay ningún entrenamiento. Ellos nada mas que te ponen a trabajar a lo que sea. Y yo lo que estoy viendo todos los dias, la frustración que siento es que yo todos los días estoy viendo las heridas que resultan de estos lugares donde están trabajando. Todos los días, y me da una rabia que tú no sabes, porque estos son mis hermanitos, y yo los veo todos bien mal”, indicó el abogado Garcés.
La firma Preferred Labor, de Nueva Jersey, que contrató a Gamboa, desapareció poco después del accidente mortal. “La agencia desapareció del mapa después de la muerte de Gamboa. Simplemente no estaban registrados”, explicó Garcés, que también representa a la familia Gamboa. 
Por su parte, Pineda Flores llegó a un acuerdo con la firma Delta Personnel Services, de Nueva Jersey para pagar una compensación de trabajo al inmigrante hondureño. Univisión trató de obtener una versión sobre el caso Pineda, pero la agencia declinó ofrecer comentarios debido a que el litigio se encuentra vigente.
Una version más amplia de esta investigación realizada por ProPublica en colaboración con Univision, fue publicada aquí
©Univision.com
Comentarios