El robot explorador chino Yutu comenzó a rodar por la Luna

EFE | Dec 16, 2013 | 2:32 AM

China ha declarado su misión "un completo éxito"

PEKÍN.- Los chinos no caben de felicidad debido a que su primer robot explorador, el Yutu o en español Conejo de Jade, se separó de la sonda Chang E3 y comenzó a recorrer el suelo lunar, informó la televisión estatal china CCTV.
“China ya ha declarado su misión lunar Chang E3 “un completo éxito” luego de que su “Conejo de Jade”
China ya ha declarado su misión lunar Chang E3 “un completo éxito” luego de que su “Conejo de Jade” y su nave nodriza se tomaran fotos mutuamente y las enviaran a la Tierra.
El portavoz del programa lunar chino, Pei Zhaoyu, indicó que el intercambio fotográfico, de un minuto, prueba que tanto la nave como el robot funcionan correctamente y completa la operación de aterrizaje y comienzo de la exploración. Las fotografías a color, que se transmitieron en directo a China, comenzaron a tomarse a las 23:42 del domingo (hora local), cuando "Yutu" se desplazó a un punto unos nueve metros al norte de la nave, según informó la agencia oficial china, Xinhua.
Yutu y su nave nodriza se toman fotos mutuamente
En esas imágenes puede verse cómo "Yutu" porta la bandera china, la primera vez que la enseña ondea en un cuerpo espacial. Tras la toma de fotografías, ambos artefactos han comenzado sus propias exploraciones científicas, si bien, dado que el robot inicialmente rodeará la nave, proseguirá el intercambio de imágenes desde diferentes ángulos. "Yutu", de seis ruedas y 140 kilos de peso, salió de la nave y empezó a desplazarse por la superficie lunar el domingo. Alimentado mediante paneles solares y equipado con seis ruedas, un brazo mecánico y tres pares de cámaras, el Conejo de Jade es capaz de excavar y de sondear mediante radar a profundidades de hasta cien metros. Durante los próximos tres meses, el explorador lunar examinará la superficie y la estructura geológica del satélite terrestre a una velocidad de 200 metros por hora, mientras que la nave explorará el punto donde alunizó el pasado sábado durante un año.
Sólo EEUU y la Unión Soviética habían conseguido la hazaña El alunizaje de la misión Chang E3, en el cráter conocido como Sinus Iridum o Bahía de los Arcoiris, fue el primero de una nave espacial en 37 años y convirtió a China en el tercer país, por detrás de EEUU y la extinta Unión Soviética, en conseguirlo. El presidente chino, Xi Jinping, y el primer ministro, Li Keqiang, se desplazaron anoche al Centro de Control Aeroespacial de Pekín para presenciar la recepción de las fotografías y escuchar al comandante del programa lunar, Ma Xingrui, declarar la misión un éxito. En un mensaje enviado por el Comité Central del Partido Comunista, el Consejo de Estado (Ejecutivo chino) y la Comisión Militar Central, el éxito de Chang E3 se consideró un "hito" del desarrollo del programa espacial de este país, una "nueva gloria" científica del pueblo chino y una "contribución sobresaliente" en el uso pacífico del espacio, informó Xinhua.
China ya prepara su próxima misión lunar La próxima misión lunar, Chang E4, está prevista para 2015, mientras que en 2017 se prevé que la sonda Chang E5 comience la nueva fase del programa espacial chino y regrese a la Tierra para portar muestras extraídas de la Luna. China lanzó su primera sonda lunar, el Chang E1 en 2007, y la segunda, Chang E2, en 2010. El nombre de estas misiones rinde homenaje a una leyenda china, según la cual una diosa con ese apelativo habita en la Luna. El nombre del robot explorador, elegido por votación popular, alude al conejo blanco que, según la tradición, acompaña a Chang E. El país asiático busca a largo plazo llevar astronautas al satélite terrestre, y aunque todavía no hay una fecha fijada para ello se espera que sea hacia 2020, época en la que China también espera tener una base espacial permanente orbitando alrededor de la Tierra. El éxito de la misión Chang E3 de China, que con su programa espacial busca demostrar que puede competir con tradicionales potencias tecnológicas después de décadas de subdesarrollo y aislamiento internacional, se produce diez años después de que el país asiático lanzara al espacio a su primer astronauta, Yang Liwei.
©EFE
Commentarios