Boehner contrató a ex ayudante de McCain en materia de inmigración

Univision.com | Dec 04, 2013 | 5:38 PM

Paso del presidente de la Cámara puede ser un signo de que el tema será abordado finalmente en el 2014

El presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner (republicano de Ohio), contrató a una ex ayudante del Senador John McCain (republicano de Arizona) para que lo asesore en temas de inmigración.
“¿Crees que será bien aconsejado? Opina en nuestro Foro.”
El diario Arizona Republic dijo el miércoles que la contratación de Rebeca Tallent revive las esperanzas de que el tema de la reforma migratoria avance en el 2014 tras el fracaso en las negociaciones de este año en la Cámara de Representantes.
Tallent recientemente ocupó el cargo de directora en el Centro de Política Bipartidista en Washington DC y anteriormente trabajó para el Senador McCain, un partidario de la reforma migratoria integral que saque de las sombras a los indocumentados.
En un correo electrónico despachado en el último día de trabajo en el Centro, Tallent escribió que en su nueva posición tratará de conseguir avanzar el tema de la reforma migratoria, dijo el diario.
Defensores y detractores de la reforma migratoria señalaron que la decisión de Boehner es una señal clara del liderazgo republicano de querer actuar.
"Esta es una señal de que Boehner es serio acerca de hacer algo en materia de inmigración", dijo al diario John J. Pitney Jr., politólogo del Claremont McKenna College en el sur de California y experto en asuntos del Congreso. "La gran pregunta es en qué consiste ese algo”.
El Grupo de los Ocho
El senador McCain integró el grupo bipartidista que redactó el proyecto de ley S. 744 que aprobó el Senado el 27 de junio. El plan incluye una vía a la ciudadanía para indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
Antes de ser aprobado el proyecto, Boehner advirtió que la Cámara debatiría su propia iniciativa y que lo haría por partes. Y además recordó la vigencia de la Regla Hastert, que solo permite enviar al pleno aquellas iniciativas que tienen el apoyo de la mayoría de la mayoría.
Pero para que Boehner envíe un proyecto al pleno no solo debe tener el apoyo de 118 miembros de su partido, sino contar con los 218 votos mínimos necesarios en el pleno para evitar una derrota política.
Postura en firme
Desde que el Senado aprobó el proyecto S. 744, Boehner ha insistido en que la reforma migratoria se debe abordar por partes y no un proyecto integral como lo hizo la Cámara Alta. Por ejemplo, avalaría un camino a la ciudadanía pero solo para los dreamers, idea que podría sumar suficientes votos en su bancada y asegurar su aprobación en el pleno.
Los demócratas rechazan esta opción e insisten en que la Cámara apruebe un plan como el del Senado. En octubre un grupo liderado por Nancy Pelosi entregó una versión basada en proyecto del Senado con cambios en una dura enmienda de seguridad. La bancada comandada por Pelosi asegura que tiene los votos necesarios para aprobar la reforma migratoria en cualquier momento.
Entre 40 y 50 republicanos avalan el proyecto demócrata y pusieron en aprietos a Boehner, a quien le exigen romper con el ala ultraconservadora del Tea Party.
El Presidente Barack Obama también ha dicho en varias ocasiones que “los votos están ahí” y le ha pedido a Boehner que mueva un voto, pero los republicanos insisten en su estrategia con miras a las elecciones de medio tiempo de noviembre del 2014.
La huelga de hambre
Mientras Boehner mueve sus fichas, los demócratas no abandonan la estrategia de plegarse al movimiento social en apoyo a una reforma migratoria que tiene como blanco de ataque a Boehner y al liderazgo republicano. El martes dirigentes y legisladores, entre ellos Joe Kennedy, asistieron al revelo de la huelga de hambre que se lleva a cabo a pocas cuadras del Capitolio.
El primer grupo, liderado por el sindicalista Eliseo Medina, entregó la estafeta a un segundo grupo liderado por Kennedy para mantener el reclamo de una reforma migratoria integral con sentido común y un alto a las deportaciones.
La huelga atrajo el interés de diversos sectores de la sociedad civil y del propio Obama, quien el pasado viernes visitó a los huelguistas para enviar un nuevo mensaje a Boehner que mueva el tema y llame a un voto en el pleno.
Obama ha dicho que no hay razón jurídica para detener las deportaciones y que éstas sólo se detendrán si el Congreso aprueba la reforma migratoria. Su gobierno ha deportado a caso 2 millones de indocumentados desde cuando inició la administración el 20 de enero de 2009, con un promedio de 1,200 expulsiones diarias.
¿Silencio estratégico?
Boehner no se ha pronunciado sobre la huelga ni ha respondido una carta que Medina y el resto del grupo le dejaron en su despacho a fines de octubre. Pero la contratación de Tallent pudiera ser la respuesta que esperaban los huelguistas, aunque para algunos analistas también puede significar “una bofetada” para la postura del ala dura del Partido Republicano que se resiste a darle a los indocumentados una oportunidad para legalizar sus permanencias.
El legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) dijo el martes al Noticiero Univision que en el interior de la Cámara había conversaciones entre congresistas de ambos partidos para no dejar morir el tema de la reforma migratoria.
Las organizaciones que defienden los derechos de los inmigrantes reiteran que usarán el voto en los comicios de noviembre de 2014 como arma para favorecer o castigar a quienes apoyan o rechazan la reforma migratoria.
En los comicios presidenciales de 2008 y 2012 Obama consiguió arriba del 68% de los votos latinos que le permitieron llegar y permanecer en la Casa Blanca. Para los comicios de 2014, los demócratas esperan mantener y superar el apoyo para no perder cuotas de poder del Congreso y las gobernaciones, y los republicanos esperan los mismos resultados.
©Univision.com
Commentarios