La batalla por la reforma migratoria tomó un nuevo giro

Univision.com | Dec 03, 2013 | 5:03 PM

SIGUIENTE:

Joseph Kennedy se sumó al segundo grupo que sustituye a quienes ayunaron por 22 días en Washington.

Activistas, políticos y religiosos señalan que ya no es momento de discursos ni de sueños, sino de aprobar una nueva ley

Por Pablo Sánchez y Jorge Cancino
“El esfuerzo por convencer al Congreso para que apruebe una reforma migratoria comprensiva entró en”
El esfuerzo por convencer al Congreso para que apruebe una reforma migratoria comprensiva entró en una nueva fase el martes. Tras el relevo de un grupo de activistas que realizó una huelga de hambre durante 22 días a escasas tres cuadras del Capitolio, sus reemplazos vienen dispuestos a exigir que las palabras se cambien por hechos concretos.
Los huelguistas, encabezados por Eliseo Medina, un ex Secretario-Tesorero del Sindicado de Empleados y Servicios (SEIU) que en la década de los años sesenta recorrió las calles junto a César Chávez, le pasaron el turno a un grupo que trae la misión de convertir la lucha en una cruzada nacional.
“Ese zapato”, dijo al Noticiero Univision Rodolfo López, un activista que el martes se sumó a la campaña, “es un símbolo de la gente que ha fallecido. Se recogió en la frontera de Arizona tratando de llegar a este país para tener una vida mejor”.
Junto a él, Medina, quien puso alto a la huelga por razones de salud, dijo el esfuerzo se mantenía en pie.
Medina fue llevado de inmediato a un hospital a causa de la pérdida de peso y deterioro físico, pero aseguró que la huelga no cambia el nivel de lucha.
Qué piden
El movimiento “Ayuno por las Familias” pide al Congreso una reforma migratoria con sentido común y que paren las deportaciones.
Desde el comienzo del primer período de la actual administración, el 20 de enero de 2009, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha roto cuatro récords sucesivos que suman más de 1.6 millones de deportados, un promedio de 1,200 diario.
Para el cardenal emérito de Washington, Theodore McCarrick, “algunos años atrás era el momento de soñar, pero hoy es el momento de hacer”, dijo, en abierto apoyo a la aprobación en el Congreso de una reforma migratoria.
En junio el Senado aprobó el plan S. 744 que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
El liderazgo republicano respondió que debatiría su propia iniciativa, que lo haría por partes y recordó la vigencia de la regla Hastert, que sólo permite enviar al pleno aquellos proyectos que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría.
No ceden
Hasta ahora el Comité Judicial de la Cámara ha aprobado cinco enmiendas de seguridad y en la agenda del pleno para lo que resta de 2013 no figura la reforma migratoria.
Analistas también advierten que el liderazgo republicano no tiene los votos necesarios en el pleno para aprobar un proyecto siendo que los demócratas, con el apoyo de algunos republicanos, si reúnen votos para aprobar en cualquier momento un plan como el del Senado.
Los republicanos han dicho que no abandonan sus posturas.
La sombra de Chávez
La huelga de hambre por la reforma migratoria emula las campañas lanzadas por César Chávez en los sesenta a favor de los derechos civiles y laborales para los campesinos. “El espíritu de César era el espíritu de un pueblo que tiene hambre de que se le reconozca, que se oiga su voz”, dijo Medina.
El sindicalista fue relevado por el congresista Joseph Kennedy, nieto de de una familia de políticos que resultó clave en la lucha y victoria de Chávez.
“La causa migratoria y la reforma migratoria es algo que mi familia tiene una gran historia y, entonces, más que todo es una cosa justa por hacer”, dijo el legislador por Massachusetts.
La fundadora del Sindicato de Trabajadores Agrícolas, Dolores Huerta, dijo que “la primera vez fue el entonces Senador Robert Kennedy y la segunda vez fue Joe Kennedy, el padre de este joven que está con nosotros ahora”.
Un Kennedy fue quien le sirvió jugo de naranja a Chávez en uno de sus prolongados ayunos luego de vencer con su esfuerzo la voluntad de quienes se oponían a concederles derechos a los campesinos, sobre todo mexicanos.
A puertas cerradas
El congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois), dijo que había conversaciones, “hay diálogo entre republicanos y demócratas de, diría yo, una jerarquía dentro del liderazgo lo suficientemente poderoso” para avanzar el debate de la reforma migratoria.
Hace dos semanas Gutiérrez dijo que el plan aprobado por el Senado en junio está vigente hasta el 15 de enero de 2015 y que había plazo en la Cámara para seguir batallando, pero con nuevos bríos.
A finales de noviembre los huelguistas de hambre encabezados por Medina entregaron una carta a Boehner pidiéndole un voto por la reforma migratoria en el pleno.
El ayuno de 22 días culminó cuando los activistas recibieron un pedazo de pan de trigo mojado en agua de manos de un reverendo.
El viernes de la semana pasada a la carta instalada a unas tres cuadras del Capitolio llegó el presidente Barack Obama y su esposa Michelle, quienes compartieron con los huelguistas por espacio de unos 40 minutos.
Obama apoya un plan de reforma migratoria como el aprobado por el Senado y ha dicho que si la Cámara lo aprueba y se lo envía a su escritorio, lo promulgará inmediatamente.
©Univision.com
Commentarios