Las deportaciones récord son un “asunto matemático”, dice Napolitano

ImpreMedia Digital, LLC | Dec 03, 2013 | 8:55 AM

La ex jefa de la seguridad de EEUU justifica el alto número de extranjeros deportados durante su gestión al frente del DHS

Janet Napolitano, la ex secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y ahora presidenta de la Universidad de California (UC), atribuyó a un “asunto matemático” el récord en deportaciones, casi 1.6 millones de extranjeros desde enero del 2009 hasta el 2013, cifra que ese ministerio logró bajo su dirección.
“"Este es un bote muy grande y hubo mucha resistencia y dificultad en voltearlo".”
“Sí, es cierto que hubo un récord de deportaciones”, dijo Napolitano el lunes durante una reunión con la Junta Editorial de La Opinión. “Pero una de las razones es que el Congreso aprobó el dinero para más agentes de ICE, así que es una cuestión de matemáticas”.
Napolitano, quien entró a UC ofreciendo un fondo especial de $5 millones para asistir a estudiantes indocumentados, dijo que “siempre apoyé a los estudiantes indocumentados porque sentía que sus circunstancias eran muy especiales”.
No obstante, indicó que la razón por la cual DACA no se implementó durante los primeros tres años y medio del gobierno del Presidente Obama –tiempo en el cual las autoridades migratorias siguieron persiguiendo y deportando a jóvenes indocumentados- es porque “no teníamos la credibilidad para empezar con eso desde el principio. Realmente queríamos que funcionara el proceso legislativo. Un Dream Act es mejor que un DACA”, apuntó.
Critica a republicanos
Al hablar de credibilidad, Napolitano se refirió “a la capacidad de implementación” de dicho programa. La ex secretaria agregó que los argumentos republicanos que cuestionan la aplicación de la ley migratoria y el control fronterizo como condición para una reforma migratoria “no son más que un subterfugio”.
“Es una excusa para no enfrentar lo que hay que hacer para reformar el sistema migratorio”, dijo Napolitano.
La ex jefa de la seguridad de Estados Unidos también defendió el programa “Comunidades Seguras” como una herramienta para ayudar a la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) a aplicar sus prioridades de deportación, aunque reconoció que había sido muy mal implementado en un principio.
“La idea básica es que es mejor tener agentes en las cárceles, revisando el estatus migratorio de las personas que llegaban allí que tener agentes de inmigración revisando papeles indiscriminadamente por ahí”, dijo la ex secretaria de seguridad nacional. “Pero fue mal ejecutado, porque muchos condados hacían diferentes cosas y tuvimos que revisar estadísticas y negociar con muchas de esas jurisdicciones para llegar a conclusiones”.
Discreción ejecutiva
Interrogada sobre si hizo todo lo posible por implementar la discreción ejecutiva en deportaciones que fue delineada en varios memos de su oficina y de ICE, Napolitano reconoció que “siempre habrá casos que no siguen esas guías. Este es un bote muy grande y hubo mucha resistencia y dificultad en voltearlo. Mi objetivo era tener las prioridades claras y usar CIS para facilitar la legalización de personas. Y eso lo logramos”.
Hubo mucha resistencia dentro de las agencias, tanto de parte de ICE como USCIS (Servicio de Inmigración y Ciudadanía, por sus siglas en inglés), dijo Napolitano, en aplicar dichas prioridades.
En cuanto a la posibilidad de ampliar DACA para proteger a otros grupos de indocumentados, Napolitano apuntó a dos decisiones recientes de la Casa Blanca: la protección a familiares de militares y la posibilidad de ajustar estatus para personas que vienen de países que no necesitan visa para entrar a Estados Unidos y se quedaron aquí, para indicar que “probablemente puedan encontrar otras categorías” de personas.
“Pero hay que tener cuidado”, dijo Napolitano. “No quieres distraer la atención de lo importante, que es lograr un cambio a las leyes. La discreción gubernamental se da y también se puede quitar, la ley permanece”.
©ImpreMedia Digital, LLC
Comentarios