“Los gestos del papa Francisco no son marketing”

Univision.com | Dec 02, 2013 | 4:34 PM
Por María Arce @maria_arce
“"Dicen que Dios se maravilló tanto al ver un argentino humilde que lo hizo Papa".”
"Dicen que Dios se maravilló tanto al ver un argentino humilde que lo hizo Papa". El chiste lo dice Julio Estorino, especialista en temas religiosos, en la presentación del libro “El Papa Francisco”, en la Feria del Libro de Miami. Quienes se ríen a su lado son Francesca Ambrogetti y Sergio Rubín, los periodistas que escribieron la única biografía autorizada de Jorge Bergoglio. Tambien, un auditorio lleno.
Durante la presentación del libro, en EEUU, Rubín y Ambrogetti compartieron anécdotas de la llegada del papa Francisco al tope de la Iglesia católica y contaron secretos del argentino que sorprende al mundo desde el Vaticano con gestos de cercanía a la gente y austeridad como nunca antes se habían visto.
La versión original del libro -llamda "El Jesuita"- se publicó en 2010, luego de que Ambrogetti quedara sorprendida tras una entrevista que tuvo con Bergoglio cuando nadie imaginaba que sería el sucesor de Benedicto XVI. Esta periodista italiana, residente en Argentina, le propuso a su colega, el mayor especialista en temas religiosos de ese país, escribir la biografía de Jorge Bergoglio juntos. Pero el ahora Papa “no quería saber nada al principio”, contaron los periodistas que al final lograron convencer y entrevistar al entonces Arzobispo de Buenos Aires y primado de la Iglesia en Argentina. Las citas se extendieron durante dos años, una vez al mes por la mañana. “Empezábamos hablando de futbol”, dice Rubín. El Papa es fanático del Club San Lorenzo de Argentina.
“El libro fue pensado como las memorias de un cardenal y terminó siendo el prólogo de un gran Papa, como nos gusta decir con Francesca. Nunca imaginábamos que iba a terminar siendo Papa”, repasa Rubín y recuerda que los vaticanistas creían que el cuarto de hora de Bergolgio había sido en 2005, cuando fue uno de los candidatos más votados en el conclave tras la muerte de Juan Pablo II. En aquel entonces, el argentino había obtenido 40 votos. “Nunca antes un latinoamericano había sacado tantos votos”, cuenta Rubín.
Ambrogetti apunta: “Si Benedicto se hubiera quedado dos años más, Bergoglio está afuera. La edad le hubiese jugado en contra". Los obispos mayores de 80 años no pueden ser elegidos como pontífice. Francisco cumplirá 78 el próximo 17 de diciembre.
“No pensamos que iba a ser papa. El libro lo hicimos cuando era cardenal, pero al terminarlo pensamos: Qué lastima, hubiera sido un gran Papa. Y al final lo fue”, dice Ambrogetti.
¿Por qué este Papa impacta tanto? ¿Por su origen latino? ¿Por sus gestos? ¿Por la diferencia con Benedicto?  “Hay una mezcla de cosas. Hay contraste. Quizás Benedicto era un gran teólogo, un intelectual, quizás era visto como alguien más frio, un alemán. Este papa es latino, me parece que por ese lado hay una mayor conexión. Hay muchos gestos de mucha sencillez, de mucha cercanía, y eso a la gente le gusta mucho. Una cosa que muchos nos dicen es vemos a este hombre como una persona muy normal, muy común. Pero a la vez, es un hombre de una gran espiritualidad. Para los que tienen fe, claramente, es un hombre de Dios”, responde Rubín a UnivisionNoticias.com tras la presentación del libro.
“Francisco, es la resurrección de Bergoglio”, dice Ambrogetti en referencia a que la figura del religioso argentino vuelve a ganar protagonismo tras ser electo Papa.
 “El Georgium Marium no lo escuché pero el Bergoglio sonó en mi mente y en mi corazón”, confiesa Rubín al recordar el momento en que se anunció en latín el nombre del flamante Papa aquel 13 de marzo pasado. “La primera sensación era no entender nada. Una sorpresa enorme y después, miedo. Tremendo miedo porque sabíamos que estaba recibiendo una Iglesia con una cantidad enorme de problemas, una carga terrible. No es que la Iglesia en las últimas décadas no haya tenido problemas, ha tenido unos cuantos, pero nunca todos juntos: pedofilia, filtraciones de documentos del Papa, peleas de poder, denuncias de corrupción, pérdida de fieles, ¡qué más! Pobre hombre, la que le espera”, pensó Rubín.
¿Este Papa que todos vemos, es el Jorge Bergoglio que ustedes conocen desde siempre?
Cuando me tocó saludarlo a los tres días de ser elegido Papa en aquella gran audiencia con 6 mil periodistas de todo el mundo, subí a saludarlo y la verdad es que yo estaba muy nervioso. Pero cuando llegué, él me saludó, me abrazó y me dijo: sigo siendo el mismo de siempre y me habló como siempre. Ahí me aflojé porque realmente, sigue siende el mismo de siempre. Con su sencillez, su cercanía, su claridad y yo creo que el libro que hemos hecho con Francesca y con él hace algunos años, justamente, lo que permite ver es que lo que está haciendo no es un invento de ahora. No es marketing. El siempre fue así, siempre tuvo esa sencillez, esa claridad de ideas. No ha cambiado y yo creo que por el bien de la Iglesia sigue siendo él mismo.
¿Cuáles son los desafíos que tiene este Papa? ¿Hacia dónde va la Iglesia de la mano de Francisco?
Cuando terminamos el libro “El jesuita” tuvimos la sensación de estar hablando con alguien que estaba pensando la Iglesia de los próximos 50 años. Y eso es un jesuita. Un hombre que está mirando hacia adelante, hacia el futuro, hacia los desafíos y saliendo, con ese espíritu misionero, a las nuevas realidades. A las periferias geográficas y, como dice él, existenciales. Es un Papa que va a salir al mundo y tiene ese gran desafío de sacar a la Iglesia al mundo, de llevar el mensaje religioso, de entusiasmar a la gente con ese mensaje religioso. Pero con una mente muy abierta, una vuelta a las esencias. Una vuelta a lo central del evangelio que es la caridad, el amor, la mano tendida, el perdón, el acompañar a la gente, el ponerse en el lugar del otro. Me parece que son cambios que no significan cambios doctrinarios pero que si son cambios de actitudes, que la gente estaba esperando. Acompañados por supuesto de sus gestos de austeridad, de sencillez, todo eso que la gente estaba demandando. Me parece que el gran desafío, y el cambio que ya empezó, comienzan por ahí. En ese cambio de relacionarse con la gente y de presentar el mensaje religioso.
¿Tiene el apoyo interno de la Iglesia para lograr esos cambios?
Creo que este Papa tiene el apoyo mayoritario de la iglesia. Primero porque cuando fue votado, fue prácticamente plebiscitado. Casi 100 votos sobre 115. Tiene el apoyo de los cardenales, pero además se está viendo ahora, cómo la gran mayoría de la gente dentro de la Iglesia, los laicos, está muy contenta con él. Incluso, yo diría fuera de la iglesia, en otras religiones y agregaría que entre los agnósticos, entre los ateos, ha despertado una gran expectativa muy favorable. Me parece a mí que mucha gente lo va a acompañar en este intento por poner al día, en línea con la sensibilidad moderna, un mensaje que tiene dos mil años.
Para Ambrogetti, Francisco tiene una semejanza con Jesús: “Va con la gente. Y ha comenzado un camino revolucionario como fue revolucionario Jesús”.
Otro de los desafíos que Jorge Bergoglio en su plan por acercar la Iglesia a la gente es no perder aquella cercanía que tenía con los más necesitados en Argentina. “Iba a los barrios pobres, a las cárceles, viajaba en subte (metro) para sentir en carne propia lo que era volver a casa parado tras todo un día de trabajo”, cuenta Ambrogetti. “Sufre mucho el encierro del Vaticano”, subraya Rubín que lo conoce en profundidad y agrega con complicidad: “No tengo ninguna prueba, pero estoy seguro de que se escapa del Vaticano vestido de cura”.
©Univision.com
Commentarios