El arzobispo mártir monseñor Romero ya tiene una plaza en Los Ángeles

EFE | Nov 24, 2013 | 9:23 AM

SIGUIENTE:

En este lugar existe una numerosa comunidad salvadoreña, donde se organizó una bonita ceremonia inaugural.

En una esquina del parque MacArthur, en el centro de Los Ángeles, se ha erigido una plaza en honor del arzobispo católico y  víctima de la guerra civil en El Salvador, Monseñor Romero, inaugurada hoy tras una emotiva ceremonia.
“La Plaza en Memoria de Monseñor Oscar Romero ha sido levantada en la zona sur del área, en la que”
La Plaza en Memoria de Monseñor Oscar Romero ha sido levantada en la zona sur del área, en la que se solían concentrarse los salvadoreños que huían de su país y en la que protestaban por los asesinatos que dejaba el conflicto armado de esos años, y a la vez que trataban de saber noticias de sus familiares.
Al acto de inauguración acudieron el arzobispo de Los Ángeles monseñor José Gómez; el alcalde de la ciudad, Eric Garcetti, así como importantes líderes políticos y comunitarios, entre ellos el senador demócrata Kevin de León y el concejal demócrata de Los Ángeles Gil Cedillo.
"Para nosotros Monseñor Romero es un símbolo muy importante de paz y justicia. Él era un hombre de fe y debemos seguir luchando por su legado", indicó a Efe, Carlos Vaquerano, director ejecutivo del Fondo Educativo y de Liderazgo Salvadoreño Americano (SALEF, en inglés), principal promotor del proyecto.
"Este es un día muy especial y como representantes del gobierno salvadoreño nos sentimos muy felices por haber inaugurado esta plaza dedicada a nuestro obispo mártir, al más universal de los salvadoreños, al hombre más amado de nuestro pueblo y reconocido en todo el mundo por su lucha y su sacrificio", declaró el cónsul de El Salvador en Los Ángeles, Walter Durán.
"Monseñor Romero estaría, y está, muy contento de verlos a todos aquí para esta celebración tan bonita y por ver a tanta gente de tantas naciones, todos juntos como parte de la familia humana, todos hijos de Dios, viviendo en la libertad, en la justicia y en la paz", expresó el arzobispo de Los Ángeles, monseñor José Gómez.
Por su parte, el alcalde Garcetti señaló que la vida de Monseñor Romero "debe ser una inspiración en nuestros días, por la reforma migratoria, por los derechos humanos, por las oportunidades económicas para luchar, para continuar, para hablar y para ser oídos".
El obispo fue asesinado con un disparo al corazón el 24 de marzo de 1980, mientras celebraba una misa, en un ataque promovido por militares de extrema derecha del país. Desde hace más de veinte años la iglesia de el país centroamericano ha pedido al Vaticano la beatificación del arzobispo mártir de San Salvador.
La plaza alberga una escultura en bronce realizada por el artista Joaquín Serrano, también de El Salvador, y en una pared lateral monumento se ha consignado una frase muy famosa de Monseñor Romero: "No creo en la muerte sin resurrección. Si me matan, resucitaré en el pueblo de El Salvador".
EFE
©EFE
Comentarios