Un congresista demócrata celebra postura de Obama de una reforma migratoria por partes

Univision.com | Nov 20, 2013 | 11:51 AM

Persisten las dudas sobre un acuerdo bipartidista que garantice la aprobación de un proyecto que legalice a los indocumentados

Uno de los integrantes del Grupo de los Ocho que en la Cámara de Representantes redactó en secreto un plan bipartidista de reforma migratoria -que nunca vio la luz pública-, celebró las declaraciones dadas el martes por el presidente Barack Obama en el sentido que aceptaría un proyecto por partes y no un plan integral como el aprobado por el Senado.
“"Si quieren dividir eso en cinco pedazos (la reforma migratoria, que está en manos de la Cámara de”
"Si quieren dividir eso en cinco pedazos (la reforma migratoria, que está en manos de la Cámara de Representantes luego de ser aprobada por el Senado el 27 de junio), no me importa cómo se vea con tal de que las cinco partes se resuelvan", dijo Obama durante un foro organizado por el diario The Wall Street Journal. "Lo que no queremos hacer es separar una pieza… y dejar atrás algunos de los asuntos más difíciles que aún necesitan ser resueltos", agregó.
"Lo que no queremos hacer es simplemente una sola pieza de ella, y dejar atrás algunas de las cuestiones más complicadas aún por hacer", reiteró el mandatario.
Uno de los puntos críticos de la reforma migratoria es el camino a la ciudadanía para los indocumentados, estimados en unos 11 millones según datos del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) y el Pew Hispanic Center.
Cambio, pero son condiciones
El representante Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois), dijo que no le importaba cómo conseguir el tiempo para lograr que se apruebe, “pero que se haga”. Y añadió “que muchos republicanos quieren resolver este asunto y están dispuestos a trabajar con los demócratas” para conseguirlo.
“Siempre y cuando se paren las deportaciones y se restablezca la inmigración legal”, apuntó.
Obama advirtió el martes, sin embargo, que "no vamos a tener una situación en la cual 11 millones de personas todavía viven en las sombras y pueden ser potencialmente deportadas de manera continua", al marcar una de las líneas rojas.
En 2012 el presidente puso la reforma migratoria como una de sus prioridades del segundo mandato. Lo mismo hizo en 2008 cuando anunció que la aprobaría en el primer año de su primera Administración, pero la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán y la reforma de salud postergaron el compromiso a pesar que los demócratas controlaban la Cámara de Representantes y el Senado.
Debate a medias
Tras la aprobación en el Senado del plan S. 744, que incluye un camino a la ciudadanía para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y que carecen de antecedentes criminales, el liderazgo republicano reiteró que debatiría su propia iniciativa, que lo haría por partes y que estaba en vigor la regla Hastert, que solo permite enviar al pleno aquellas propuestas que tengan el apoyo de la mayoría de la mayoría.
En las semanas siguientes el Comité Judicial aprobó al menos cinco enmiendas de reforma migratoria. Una de ellas criminalizó la estadía indocumentada, un acto que en la actualidad constituye una falta de carácter civil. Un proyecto similar fue aprobado el 15 de diciembre de 2005 y luego desestimado en 2006, cuando el entonces liderazgo republicano dio por finalizado el debate de la reforma migratoria.
La cancelación dio rienda suelta a un clima antiinmigrante generalizado en el que varios estados y ciudades aprobaron leyes para castigar la inmigración indocumentada. También se generaron multitudinarias marchas a favor de los derechos de los inmigrantes que emularon las protestas por los derechos civiles que encabezó el pastor Martin Luther King Jr. en los años sesenta.
Arremetida demócrata
En octubre un grupo de demócratas encabezado por la líder de la minoría, Nancy Pelosi (California) y secundada por 123 miembros de su bancada, entregó el proyecto HR 15, que tomó como base el plan del Senado pero le hizo cambios a una polémica enmienda de seguridad fronteriza.
Poco después se deshizo el grupo bipartidista que redactaba en secreto un proyecto de reforma y tres republicanos anunciaron que apoyaban el proyecto demócrata liderado por Pelosi, pero el liderazgo mantuvo su postura original y el debate permanece detenido faltando 10 días de sesiones en la Cámara para que termine el 2013.
Gutiérrez dijo el lunes que si bien el HR 15 se trataba de un esfuerzo “importante”, fue un plan elaborado por la mayoría de la minoría de la Cámara de Representantes que no tomó en cuenta a la mayoría de la mayoría para conseguir un objetivo clave: cumplir con la regla Hastert.
Los votos
Para aprobar la reforma migratoria se necesitan 218 votos en la Cámara de Representantes.
Los demócratas y la Casa Blanca aseguran que tienen los apoyos necesarios para aprobar un proyecto como el del Senado, es decir, el plan HR 15 entregado por el grupo que lidera Pelosi. Pero para ser votado debe contar con al menos 118 votos republicanos para cumplir con el requisito exigido por el presidente de la Cámara, John Boener (republicano de Ohio): la regla Hastert.
Los republicanos han aprobado cinco enmiendas en el Comité Judicial y cualquiera de ellas puede llegar al pleno si Boehner consigue los 118 votos mínimos que se necesitan y garantizar los 218 votos necesarios para no sufrir una derrota política que debilite su poderío en el Congreso.
Y para que Obama promulgue una ley de reforma migratoria, aunque esta se arme por partes, el proyecto debe garantizar que todas ellas cumplan con los principios básicos del Senado: una vía que legalice a los 11 millones de indocumentados, asegure las fronteras y modernice el sistema de migración legal.
De no contener estos elementos, Obama ha advertido que no promulgará una ley incompleta de reforma migratoria.
©Univision.com
Comentarios