La desesperación de apodera de los sobrevivientes del tifón Haiyan

Univision.com | Nov 17, 2013 | 9:18 AM

Millones de personas fueron desplazadas por la mayor tormenta registrada en la historia

Nueve días después del paso del tifón Haiyan por el centro de Filipinas, la desesperación de apodera de cientos de miles de sobrevivientes que lo perdieron todo y necesitan todo tipo de ayuda para seguir viviendo.
“Un alto oficial israelí que encabeza un grupo de ayuda enviado por el gobierno de Tel Aviv, dijo e”
Un alto oficial israelí que encabeza un grupo de ayuda enviado por el gobierno de Tel Aviv, dijo el domingo que la asistencia médica de emergencia es aún necesaria en las zonas de Filipinas que resultaron más afectadas por Haiyan “debido a la falta de recursos locales para atender a los miles de heridos y enfermos crónicos”, dijo el coronel Ofer Merín.
"Estamos dando tratamiento a unas 300 personas al día, no son todos heridos a causa del tifón, muchos son enfermos crónicos que no tienen acceso a tratamiento médico o pacientes con complicaciones de heridas pequeñas", agregó el militar durante una conversación con periodistas en Jerusalén, desde la isla de Cebu, reportó la agencia Efe.
El subjefe del hospital de campaña que Israel levantó la semana pasada en Bogo City, explicó que antes incluso del amanecer la población local comienza a concentrarse alrededor de la instalación israelí para pedir asistencia, dado que el pequeño hospital local Severo Verallo no puede ofrecer servicio a todos ellos.
"El hospital tiene un equipo de emergencia de dos o tres médicos por guardia, por lo que nosotros les apoyamos con los casos que ellos nos van enviando", afirmó el militar.
Israel envió el jueves una dotación médica de 65 personas, entre doctores, enfermeras y técnicos, el hospital de campaña israelí fue instalado el jueves en respuesta a una petición internacional de ayuda de las autoridades filipinas.
Hambre y miedo
Los helicópteros militares estadounidenses que están operando en las zonas devastadas por el tifón Haiyan son asediados por pobladores hambrientos que claman por comida, agua y atención médica.
Las aeronaves no aterrizan. Desde el aire dejan caer paquetes de ayuda en áreas remotas situadas en el centro de Filipinas. Los supervivientes del desastre se congregan en iglesias destruidas para rezar  a Dios por su incierto futuro, reporta la agencia Reuter este domingo.
El último balance revela que Haiyan dejó al menos 3,681 muertos, más de 10 millones de damnificados, 12,544 heridos y 1.186 desaparecidos.
Pese al gigantesco operativo de asistencia desplegado inmediatamente después del impacto del meteoro, la ayuda internacional no es suficiente y los expertos temen una crisis humanitaria sin precedentes en el archipiélago.
La ONU estima en 4 millones el número de desplazados. El organismo internacional también advirtió el elevado riesgo de enfermedades respiratorias, cutáneas y diarrea. La infraestructura médica en al menos seis islas golpeadas por el tifón presentan daños de consideración.
En los días posteriores al paso de Haiyan tampoco ha dejado de llover en la zona devastada.
Millones a oscuras
La cadena CNN reporta que a la desesperación por la escasez de alimentos, agua y asistencia médica se suma la fata de energía eléctrica y que muchos efugios operan a oscuras.
Varios países, entre ellos militares de Estados Unidos, continúan ayudando a las autoridades filipinas en un esfuerzo masivo de socorro de entrega de alimentos y agua a las extensiones devastadas del archipiélago.
El gobierno central presidido por Benigno Aquino está siendo criticado por una respuesta lenta y desorganizada a lo que todos estamos de acuerdo es un desastre catastrófico, dijo CNN.
The Associated Press dijo que los sobrevivientes del tifón Haiyan se apegan a la fe para salir adelante y tratar de recuperar sus vidas en medio de la devastación.
"Pese a lo sucedido, todavía creemos en Dios", comentó el sacerdote Amadero Alvero, quien horas después del paso de la poderosa tormenta el viernes de la semana anterior salió a las calles rociando agua bendita sobre los muertos y orando por ellos.
"La iglesia podría haber sido destruida, pero nuestra fe está intacta, mientras los creyentes como gente de Dios, nuestra fe no ha quedado destruida", agregó el religioso.
La ciudad de Tacloban, de 220 mil habitantes, fue casi arrasada por completo al paso del tifón del 8 de noviembre. Ha sido la peor tormenta registrada en la historia de Filipinas.
©Univision.com
Comentarios