La ayuda empieza a llegar a los sobrevivientes del tifón Haiyan en Filipinas

Univision.com | Nov 16, 2013 | 11:07 AM

Trabajadores humanitarios enfrentarán grandes desafíos logísticos

Alimentos y ayuda médica comenzaron finalmente a llegar el sábado hasta los desesperados sobrevivientes del tifón que azotó Filipinas, pero los trabajadores humanitarios advirtieron sobre los desafíos logísticos que plantea acceder a las comunidades devastadas de las más remotas islas.
“La Agencia France Press recuerda que la furia sin precedentes de la tormenta del 8 de noviembre y”
La Agencia France Press recuerda que la furia sin precedentes de la tormenta del 8 de noviembre y la magnitud de la destrucción desbordaron por completo el esfuerzo inicial de los socorristas, dejando a millones de personas en las islas de Leyte y Samar, las más afectadas, sin casa, con hambre y sin electricidad ni agua.
Ocho días más tarde se ha establecido un conducto de ayuda para canalizar los suministros de emergencia a aquellos que quedaron en la indigencia entre las ruinas de la ciudad de Tacloban, en Leyte, mientras los helicópteros despegaban del portaaviones "USS George Washington" llevando agua y alimentos a las zonas aisladas.
En Giporlos, una pequeña ciudad costera de 12 mil habitantes en el este de Samar, donde el tifón causó sus primeros estragos, un helicóptero realizó los primeros suministros, tras posarse en el patio de juegos de una escuela en ruinas.
'No es suficiente'
"Nos alegramos, si bien esto no es suficiente para nosotros", declaró una habitante, Maria Elvie Depelco. "Aquí no hay más comida ni casas", agregó, señalando los arrasados restos de la ciudad, en la que murieron 12 personas.
Las agencias de las Naciones Unidas dijeron que más de 170 mil personas han recibido raciones de arroz o paquetes de alimentos. La Cruz Roja y la organización Médicos Sin Fronteras indicaron que podrán instalar unidades móviles quirúrgicas en Tacloban antes de que termine el fin de semana.
"Es necesario saturar literalmente de ayuda todos esos lugares. La gente carece de todo. El dinero no sirve de nada", abogó el viernes el portavoz regional de la Cruz Roja, Patrick Fuller.
El último balance suministrado por el gobierno es de 3,633 muertos, 1,179 desaparecidos y 12,500 heridos. La ONU había publicado el viernes la cifra de 4,460 muertos.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) expresó su inquietud por la suerte de las comunidades aisladas en una veintena de pequeñas islas.
Tacloban lucha por sobrevivir
Por su parte, la agencia Efe informa que mientras los habitantes de Tacloban tratan de volver a la normalidad, autoridades y voluntarios de la zona trabajan las 24 horas del día para dividir los alimentos que ya ha recibido la zona y distribuirlos entre los afectados lo antes posible.
Según dijo a Efe Joel Espejo, un alto cargo del Ministerio de bienestar Social y Desarrollo de Filipinas, desplazado en Tacloban, un equipo de voluntarios trabaja en turnos de 12 horas para organizar la distribución de los alimentos, que dividen en paquetes familiares que contienen arroz, productos enlatados y agua.
"Estamos repartiendo comida continuamente, y no vamos a parar mientras tengamos alimentos en el almacén", afirmó Espejo.
Según la fuente, se cuenta con unas 872 toneladas métricas de arroz y 290 de alimentos enlatados que han llegado de distintas organizaciones no gubernamentales (ONG) y donaciones.
Unas 120 personas trabajan a destajo para hacer en los paquetes familiares y se cuenta con 8 camiones para distribuir la ayuda a los jefes de distrito de Tacloban, quienes luego lo reparten entre las familias de su zona.
Intentan reconstruir sus hogares
Mientras, los habitantes de Tacloban intentan reconstruir sus hogares con los escombros que ha dejado tras de si el tifón, con los que levantan pequeñas tiendas de campaña improvisadas en las que refugiarse de las precipitaciones de la época de lluvias.
Por su parte, mujeres y niñas lavan sus prendas de vestir en los barreños que han encontrado entre los restos de las escasas construcciones de hormigón que han quedado en pie.
Las calles de la ciudad empiezan a recuperar cierta actividad con el despliegue de pequeños puestos improvisados de comida, en los que se venden frutas o carne.
Además, los equipos de emergencia siguen retirando los cadáveres de las calles y ya han limpiado los escombros de numerosas carreteras, lo que facilita la llegada de los suministros a los damnificados.
La iglesia sirvió de refugio
Al paso del tiempo, conmovedoras historias se van conociendo. De acuerdo a la AFP, la Iglesia del Santo Niño, una edificación que data de hace 124 años, sigue en pie entre las ruinas de la parroquia golpeada por el tifón, sirviendo de refugio espiritual y físico para su devota y traumatizada comunidad.
En los peores momentos del tifón que devastó a la ciudad filipina de Tacloban la semana pasada, 250 hombres, mujeres y niños se refugiaron en esta iglesia católica.
Cuando las aguas comenzaron a subir el padre Oliver Mazo, de 37 años, los condujo a los estrechos aposentos del segundo piso.
"Bendije el lugar y todos nos apiñamos allí", contó el sacerdote a la AFP.
"El viento era devastador, realmente terrible y podíamos oír los árboles caer y estrellarse contra las paredes. Mucha gente gritaba", agregó. "Afortunadamente, todos los que estaban aquí se salvaron y creo que lo que nos salvó fue nuestra plegaria", dijo.
Filipinas es el país católico más importante de Asia, con un 80% de fieles de un total de 100 millones de habitantes.
La vulnerabilidad de los niños
En tanto, la organización Médicos Sin Fronteras alertó de la vulnerabilidad de los niños afectados por el tifón y de la posible propagación de enfermedades endémicas como el cólera o el tétanos, acotó la agencia Efe.
En un comunicado, la ONG señaló que ha identificado los primeros casos de tétanos entre los atendidos de Guiuan, en la isla de Samar, la primera golpeada por el Haiyan el pasado viernes y la última en recibir asistencia humanitaria.
"Anticipamos un aumento importante de complicaciones respiratorias y diarrea en la población infantil", señaló el presidente de MSF España, José Antonio Bastos.
"Estamos encontrando a un número importante de heridos con un grado variable de severidad, pero que si no reciben tratamiento en estas fases iniciales tienen un potencial enorme de complicarse", advirtió Bastos.
El cooperante también se refirió a un riesgo probable de infecciones epidémicas como el cólera y en particular de la leptospirosis, una infección transmitida por las heces de las ratas en el agua con el contacto con las personas que están mucho rato en el agua.
Nueva donación de Reino Unido
En tanto, los donativos hechos por ciudadanos del Reino Unido han alcanzado los 33 millones de libras (39.3 millones de euros) desde el llamamiento hecho el pasado martes por decenas de organizaciones humanitarias británicas.
Así lo comunicó el llamado Comité de Emergencias para Desastres (DEC, por sus siglas en inglés), que agrupa a las catorce agencias humanitarias más importantes de este país, destacó Efe en otro parte informativo.
El consejero delegado del DEC, Saleh Saeed, dijo que "la generosidad de los ciudadanos de este país ha sobrepasado, de nuevo, todas las expectativas".
"Es obvio que la necesidad es enorme y nosotros y las personas que están recibiendo ayuda se sienten muy agradecidas por todo el apoyo", apuntó Saeed, que comunicó que las organizaciones que forman el DEC "ya están empleando el dinero donado", que han trasladado a áreas afectadas, a las que proporcionan "ayuda vital como alimentos, agua y suministros sanitarios".
©Univision.com
Comentarios