El Dream Act regresará al pleno del Senado

Univision.com* | Nov 04, 2010 | 1:04 PM

Reid alista propuesta, pero necesita apoyo republicano

Menos de 48 horas después de la elección de medio tiempo que renovó el Congreso, el líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada) anunció que empujará en breve el debate del proyecto de ley Dream Act que, de ser aprobado, daría residencia a miles de estudiantes indocumentados con excelentes calificaciones y que entraron a Estados Unidos siendo niños.
“Está dentro de las prioridades de la agenda”, dijo a Univision.com José Parra, vocero de Reid. “En estos momentos se está en conversaciones para la organización de la agenda”, agregó.
Reid ganó el martes la reelección con el respaldo de casi un 90 por ciento del voto hispano, triunfo que le permitió además mantener la presidencia del Senado, aunque los demócratas perdieron cinco de los 57 asientos conseguidos en las elecciones generales de 2008.
Para que un proyecto de ley sea aprobado, requiere un mínimo de 60 votos en el Senado y 218 en la Cámara de Representantes. Parra dijo que cualquier intento por aprobar el proyecto “necesita el respaldo de los republicanos”, quienes cuentan con 47 butacas. Los demócratas tienen 52 sillas y los independientes suman dos.Camino corto
Para el activista Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA en Los Angeles, California, la presentación del Dream Act para ser debatido en el Congreso “es el camino corto” de la reforma migratoria, que en los últimos dos años “no contó con respaldo bipartidista suficiente”.
“Es una opción que manejábamos, pero no soluciona el tema de los 11.1 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos”, indicó.
Gutiérrez, al igual que decenas de dirigentes de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes, la reforma migratoria que trate el Congreso debería incluir el Dream Act como parte de un solo proyecto que y ofrecer una vía justa de legalización para indocumentados que, entre otros requisitos, sepan inglés, paguen una multa y carezcan de antecedentes criminales.
“Debatir y aprobar el Dream Act soluciona una pequeña parte del problema”, apuntó. “Otros millones de inmigrantes seguirán esperando una solución integral”. La última derrota
Desde que fue sometido a debate por primera vez en 2001, el Drean Act ha sufrido al menos 10 derrotas en el Congreso. La última ocurrió el 21 de septiembre, cuando Reid intentó agregar una enmienda a una ley de gastos militares.
Por 56 votos a favor y 43 en contra y una ausencia, el Senado le dijo no al proyecto que propone dar residencia temporal a unos 65 mil estudiantes indocumentados con buenas calificaciones cada año, quienes una vez graduados de la universidad o ingresen a las Fuerzas Armadas recibirán la residencia legal permanente.
Cinco años después de la green card (tarjeta verde), los beneficiarios podían iniciar el trámite para la obtención de la ciudadanía.
La oposición republicana no respaldó la iniciativa que tampoco contaba con el respaldo de los 57 senadores demócratas.
Reid ha dicho en varias ocasiones que el proyecto de legislación “se trata de un asunto de justicia".Reforma en espera
En cuanto al debate de un proyecto de reforma migratoria amplio entre la segunda semana de noviembre y la tercera semana de enero, previo al inicio un nuevo período de sesiones en el Congreso, Parra señaló que el tema no ha sido tratado por el momento.
La primera semana de octubre, los senadores demócratas Bob Menéndez (Nueva Jersey) y Patrick Leahy (Vermont) entregaron al legislativo un plan de reforma que, entre otras recomendaciones, incluye aumentar la seguridad en las fronteras para el control de la inmigración indocumentada, sancionar como crimen agravado el fraude de pasaportes y visas, revisar la política de asilo y refugiados, ampliar el sistema de Verificación de Empleo (E-Verify) y abrir una vía de legalización para indocumentados que carezcan de antecedentes criminales.
La reforma de Menéndez-Leahy descarta la posibilidad de una tarjeta biométrica para identificar a los extranjeros en Estados Unidos, pero a cambio exige al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) que implemente un sistema para detener a aquellos que sobrepasan la validez temporal de sus visas.Camino a la ciudadanía
Sobre el capítulo de legalización, el proyecto Menéndez-Leahy favorece a todos aquellos indocumentados que se encuentran en Estados Unidos al momento de ser aprobado y promulgado, quienes deberán cumplir con los requisitos de elegibilidad vigentes.
Los antecedentes de los inmigrantes que califiquen serán revisados minuciosamente y, mientras esperan la aprobación por parte de las autoridades del DHS, podrán acceder a un permiso de trabajo temporal, además del pago de una multa de $1,000 por haber permanecido indocumentado en el país.
El plan agrega las propuestas de ley Dream Act, para estudiantes indocumentados con notas sobresalientes que ingresaron siendo niños a Estados Unidos, y AgJobs, que favorecería a unos tres millones de campesinos, la mayoría de origen mexicano.Debate incierto
El debate de la reforma migratoria ha sufrido al menos cuatro fracasos desde 2006, el último el 21 de septiembre cuando el Senado se negó a incluir una iniciativa demócrata que revivía el Dream Act para ser agregado a una ley sobre gastos militares.
En junio de 2006 el entonces liderazgo republicano canceló la convocatoria del Comité de Conferencia que armonizaba dos versiones, una de ellas autorizando un amplio plan de legalización para millones de extranjeros sin papeles de estadía legal.
En 2007 tras una votación en el Senado un proyecto bipartidista tampoco consiguió los votos necesarios y en marzo de 2008 un nuevo intento, esta vez con el apoyo de la Casa Blanca de George W. Bush tampoco avanzó en el legislativo.
Un año más tarde, durante la campaña presidencial, el entonces candidato Barack Obama ofreció la promoción de un plan de reforma durante el primer año de su mandato, pero la crisis financiera y los debates de las reformas de Salud y energética postergaron las discusiones.
Cualquier nuevo intento deberá contar con un cuerdo previo entre demócratas y republicanos, puesto que ninguno tiene los votos necesarios en ninguna de las cámaras del Congreso.
©Univision.com*
Commentarios