Lecciones para la recuperación republicana

Univision.com | Nov 14, 2013 | 1:08 PM
Columna de Eduardo A. Gamarra, profesor de Política y Relaciones Internacionales de la Universidad Internacional de la Florida.
“Como profesor universitario probablemente no debería estar dando recomendaciones a los republicano”
Como profesor universitario probablemente no debería estar dando recomendaciones a los republicanos para su pronta recuperación. Sin embargo, lejos de ser simplemente una batalla interna por el control del único y principal partido de oposición, lo que sucede dentro de esa tienda política puede llegar a ser la fuente de una permanente crisis de gobernabilidad en los Estados Unidos.


El sistema presidencial norteamericano está diseñado para funcionar mejor cuando sus dos partidos dividen poderes pero colaboran en el diseño e implementación de políticas públicas.
Como están las cosas este sistema parece estar tambaleándose principalmente porque los republicanos no pueden lograr poner las cosas en su propia casa en orden.


Sin lugar a dudas la crisis del partido Republicano es profunda. Está dividido por lo menos entre los jóvenes radicales y conservadores del ya famoso movimiento Tea Party y los políticos tradicionales -que incluye tanto a los autodenominados adultos maduros del partido como a un grupo de "moderados" que parece entender mejor las tendencias demográficas y políticas que afectan profundamente al futuro de este partido político.


Si los republicanos no resuelven pronto sus diferencias internas sus propios analistas piensan que corren el riesgo de convertirse en el partido de la perenne oposición y con escasas posibilidades de recuperar la Casa Blanca.

Sin embargo las elecciones para gobernador en los estados de Virginia y Nueva Jersey generaron importantes lecciones para el Partido Republicano que podrían ayudar tanto a resolver su crisis interna como a mejorar la gobernabilidad en este país. Valdrá la pena observar si son asimiladas.


La primera gran lección es que para atraer a hispanos y Afro Americanos -cuyo voto es clave para ganar elecciones- tendrán que cambiar el mensaje excluyente que parece aglutinar particularmente a los jóvenes y novatos políticos vinculados al Tea Party.
El gobernador (Chris) Christie demostró fehacientemente que con un mensaje de inclusión, los Republicanos sí pueden atraer a votantes de estas minorías ascendentes.

La segunda gran lección es que simplemente cambiar al mensajero sin modificar el mensaje no ha funcionado.
Para ganar el voto latino no es necesario encontrar a cualquier latino que repita el mismo mensaje excluyente de cualquier miembro de la extrema derecha del republicanismo.
No basta el apellido y ni siquiera poder dar sendos discursos en castellano, lo que importa es el contenido del mensaje.


Tercero, es clave entender que a los latinos y afroamericanos -especialmente aquellos que votan- les interesa el impacto que las políticas públicas puedan tener sobre sus vidas.
Por ejemplo, la preocupación por el impacto de la nueva política de salud del gobierno ha generado preocupación entre algunos sectores hispanos.
Los republicanos estarían bien servidos si se acercaran a estos grupos, lograran un mejor entendimiento de la realidad que los afecta, y pudieran proponer políticas basadas en datos y no en ideologías cuya validez en el siglo XXI es cuestionable.


Finalmente, quizás los republicanos aprendan también luego de estas elecciones que el tema migratorio une a los hispanos no necesariamente por la solidaridad con los que se encuentran sin documentos sino por el mensaje de exclusión y hasta de odio que asumieron sus líderes, incluyendo paradójicamente a los de ascendencia hispana.


Una breve conversación con cualquier hispano -y de cualquier origen nacional- les demostraría que no existe oposición a la adopción de una política de inmigración justa e integral que le corresponde tener a cualquier país civilizado.


La lucha por el control del Partido Republicano no se definirá en un futuro próximo, ni siquiera en las elecciones congresuales del año entrante, y probablemente solo veremos una definición cuando se elija al próximo candidato presidencial para las elecciones del 2016.
Sin embargo, si no aprenden las lecciones que les está enviando su propio electorado, el futuro del partido como opción presidencial está en duda. Y, de paso, la gobernabilidad de los Estados Unidos se verá en recurrentes y serios aprietos.



 EFE/Tribuna Abierta
©Univision.com
Comentarios