El portaaviones George Washington arribó con ayuda para Filipinas

EFE | Nov 14, 2013 | 5:19 AM

Podrán ayudar en las zonas más arrasadas

La llegada este jueves del portaaviones George Washington que envió el gobierno estadounidense a la zona devastada por el tifón Haiyán representa una gran esperanza para la supervivencia de miles de damnificados, dado que no sólo transporta la muy necesaria ayuda humanitaria, sino también 80 aeronaves y 5 mil marinos.
“Los estadounidenses eran esperados con impaciencia porque los daños en la infraestructura y la pro”
Los estadounidenses eran esperados con impaciencia porque los daños en la infraestructura y la propia geografía del lugar donde golpeó Haiyan (no es un terreno homogéneo sino varias islas) han dificultado enormemente la entrega de la ayuda que ha enviado la comunidad internacional.
Miles de damnificados se encuentran totalmente aislados, sin hogar, sin medicamentos e incluso sin alimentos, por lo cual aumentó el riesgo de que los sobrevivientes de las zonas más alejadas pudieran morir de hambre. Para ellos, el arribo de los aviones estadounidenses y de los marinos, podría representar su supervivencia.
El navío de guerra llegó escoltado por los destructores USS Lassen y USS Mustin y cuenta con 80 aeronaves para distribuir alimentos, agua y medicinas en las áreas más remotas de la isla donde apenas ha llegado la ayuda internacional. "El Gobierno filipino ha hecho lo que ha podido y ahora la ayuda tiene que venir de otra parte. La ciudad está completamente devastada, con los árboles arrancados y el propio aeropuerto tiene la torre en pie, pero la terminal quedó arruinada. Es muy difícil organizar nada", indicó a Efe Daniel Burgui, cooperante de Acción contra el Hambre desde la ciudad de Tacloban.
Faltaban recursos y personal para distribuir la ayuda Previo al amarre, el personal de la marina estadounidense descargó en la zona miles de sacos de arroz y otros alimentos desde varios helicópteros Blackhawk que viajan en el portaaviones. La llegada del George Washington puede ser esencial en la tareas de distribución de bienes de primera necesidad ante la escasez de agua y alimentos, ya que según fuentes militares, triplica el número de helicópteros disponibles en la zona y tienen capacidad para entregar miles de litros de agua cada día. Naciones Unidas apremió este jueves a las autoridades locales y a las organizaciones internacionales a entregar la ayuda con mayor rapidez ante la desesperación de miles de afectados a seis días de la catástrofe causada por el tifón Haiyan. Toneladas de sacos de alimentos se acumulan en el aeropuerto de Tacloban, fuertemente custodiado por las autoridades, por culpa de la ausencia de recursos y personal cualificado para la distribución del material.
En los próximos días llegará ayuda de otras naciones Varias carreteras de la región aún se encuentran bloqueadas por los escombros que impiden el acceso a algunas pequeñas poblaciones de la isla. En los próximos días se espera que navíos de otros países como Japón, el Reino Unido y Australia también lleguen a la zona para ayudar en las tareas de asistencia. El Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres de Filipinas elevó este jueves a 2,357 el balance provisional de muertos provocados por el tifón Haiyan, que devastó hace seis días la región central del país. El organismo prosigue con el lento recuento oficial en su último informe publicado en el que también indica que 3,853 personas han resultado heridas mientras otras 77 están desaparecidas. Las autoridades prevén que la cifra de muertos siga creciendo en las próximas horas, a medida que los equipos de rescate alcancen las zonas de más difícil acceso, y no descartan que el balance final se acerque al dado por la ONU, que estimó el número posible de muertes en unos 10,000.
©EFE
Comentarios