La lenta ayuda pone en riesgo de muerte a los damnificados en Filipinas

Univision.com | Nov 14, 2013 | 2:20 AM

SIGUIENTE:

Los damnificados por el tifón Haiyan podrían morir de hambre si la ayuda no llega a todos los rincones.

La destrucción impide llegar a algunas zonas

Más de mil soldados estadounidenses llegaron a Filipinas para ayudar en los esfuerzos de rescate y recuperación. La ayuda llega lentamente y la desesperación sigue amentando este jueves cuando se cumplen seis días del impacto del tifón Haiyan.
“Un bebé que llora del hambre dentro de una improvisada tienda, hecha con lo que se encontró a mano”
Un bebé que llora del hambre dentro de una improvisada tienda, hecha con lo que se encontró a mano (maderas y cartones), esta es una imagen recurrente en la isla más afectada por el tifón Haiyan, reportó Pablo Monsalvo, corresponsal de Univision.
“Estamos implorando por ayuda, aquellas personas que tengan corazón que se apiaden de nosotros, necesitamos de todo, estamos muy castigados aquí en las Filipinas”, aseguró una damnificada.
Desde la isla de Leyte en Filipinas, el corresponsal de Univision señala que los grupos humanitarios destacan la urgente necesidad de agilizar la distribución de víveres, sobre todo comida, ante la enorme amenaza de que se registren muertes por hambre.
Las complicaciones de hacer llegar la ayuda
La furia de la naturaleza arrasó con las plantaciones con las que normalmente las familias de las zonas rurales se alimentaban.
La desesperación escaló tanto, que el miércoles el gobierno filipino informó que miles de personas se volcaron sobre un almacén de arroz, lo cual hizo colapsar el techo de la edificación, dejando ocho personas muertas.
Sin embargo, este jueves Médicos Sin Fronteras (MSF) señaló que la razón de que muchas víctimas del tifón Haiyan en Filipinas no hayan recibido ayuda todavía, se debe a los problemas logísticos, de acuerdo con la agencia Efe. "Un gran número de personas aún no ha recibido asistencia, sobre todo en las islas de la periferia, donde ni el gobierno filipino ni las agencias internacionales han podido llegar", señaló la ONG en un comunicado.
Las necesidades son inmensas MSF afirmó que están utilizando todos los medios posibles para llegar a las zonas afectadas en la región central de Filipinas, incluidos el norte de la isla de Cebú, el este de la isla de Samar, la isla de Panay y el oeste de la provincia de Leyte para evaluar la situación y prestar atención médica.
"El panorama es desolador. La ciudad ha sido arrasada; casas, estructuras médicas, arrozales, barcos de pesca, todo ha sido destruido. La gente está viviendo a la intemperie, no queda un techo en pie en todo Guiuan", explicó Alexis Moens, jefe del equipo de evaluación de MSF. "Las necesidades son inmensas y hay una gran cantidad de pueblos de los alrededores que aún no están cubiertos por ninguna de las organizaciones de ayuda", agregó. Moens describió escenas de desesperación, como la de un hombre que trató de suicidarse tras perder a toda su familia, una historia que "por desgracia" llega desde muchos lugares de Visayas Oriental, la región filipina afectada por el desastre.
El Gobierno y las agencias reconocen que se han visto desbordados por la catástrofe
Según el portal de noticias "Rappler", los supervivientes en Guiuan asaltaron a los guardias que custodiaban las tiendas para robar alimentos, tras pasar varios días sin poder comer y sufrir carencias de agua y medicinas. Una de las ciudades más expuestas al tifón, Guiuan sintió la llegada de Haiyan, bautizado localmente como Yolanda, como una "bomba atómica" que taponaba los oídos y hacía volar los tejados y los coches, según relató una testigo al portal filipino. El Gobierno y las agencias internacionales reconocen que se han visto desbordados por los enormes problemas logísticos provocados por un tifón de fuerza sin precedentes y la precaria situación de la zona, afectada el mes pasado por un fuerte terremoto y varios tifones. Además de la carencia de alimentos y agua, otros problemas acuciantes son el peligro de epidemias de neumonía, tifus u otras infecciones, así como la falta de seguridad en muchas áreas, donde el tifón asoló las pocas posesiones de una gran parte de la población que ya sufría la pobreza.
Más aviones con ayuda MSF manifestó que la ciudad de Roxas, en la isla de Panay, fue destruida en un 50 por ciento, mientras que en Cebú "la mayor parte de la población desplazada parece haber sido acogida por familiares o por sus comunidades". La ONG dijo que está incrementando su respuesta con rapidez, y en los próximos días contará con más de 100 personas en la zona, incluyendo "médicos y cirujanos, enfermeros, logistas, psicólogos y expertos en agua y saneamiento". Además, van a enviar 9 aviones con material de ayuda desde los almacenes internacionales de MSF en todo el mundo con suministros médicos, materiales de cobijo, kits de higiene y equipos de agua y saneamiento. Tres de estos aviones han llegado ya a Cebú. Al menos 2,357 personas han muerto y otras 3,853 han resultado heridas en Filipinas, principalmente en las islas de Leyte y Samar, según el último balance de víctimas del tifón Haiyan, el tercer desastre natural más mortífero de la historia reciente del país.
©Univision.com
Comentarios