La reforma migratoria se esfuma por falta de un acuerdo bipartidista

Univision.com | Nov 13, 2013 | 11:23 AM

No hay señales de cambio de posturas en la Cámara de Representantes quedando menos de dos semanas de sesiones plenarias

Quedan menos de 13 días de sesiones en la Cámara de Representantes para que finalice el período de sesiones 2013 y las probabilidades de un voto final de la reforma migratoria son prácticamente nulas. No hay un acuerdo bipartidista previo que garantice un avance, y demócratas y republicanos mantienen sus posturas.
“La semana pasada el congresista republicano Mario Díaz-Balart (Florida), quien hizo parte del Grup”
La semana pasada el congresista republicano Mario Díaz-Balart (Florida), quien hizo parte del Grupo de los Ocho que trabajó en la redacción de un proyecto de reforma migratoria que nunca fue entregado, dijo que “no había tiempo” para debatir un proyecto este año, y que si no se hacía entre enero y febrero de 2014 el debate podía darse por muerto.
El demócrata Joe García (Florida) se negó a dar por concluido el debate, dijo que todavía era posible un voto en el pleno y que había votos suficientes para aprobar una reforma migratoria “este año”.
García copatrocinó en octubre el plan de reforma migratoria HR 15, un proyecto que se basa en la versión del Senado S.744 que modificó una dura enmienda de seguridad e incluye la ciudadanía para los indocumentados.
Activistas pro inmigrantes reaccionaron indignados al estancamiento del debate y lanzaron un llamado al liderazgo republicano de la Cámara de Representantes para que permita un voto en el pleno. Aseguran que hay suficientes votos para aprobar la reforma migratoria.
La postura demócrata
Los demócratas, encabezados por la congresista Nancy Pelosi (California), entregaron el 8 de octubre un plan basado en la reforma migratoria que aprobó el Senado el 27 de junio con 68 votos a favor y 32 en contra.
La iniciativa HR 15 ofrece un camino a la ciudadanía para los indocumentados que están en el país desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes, y suaviza una polémica enmienda de seguridad que otorgaba un presupuesto adicional de $30 mil millones para la Patrulla Fronteriza y ordenaba la construcción de 700 millas de muro y el uso de aviones no tripulados (drones).
El HR 15 recomienda la supervisión de los recursos y evaluaciones periódicas para regular el gasto en materia de seguridad.
La minoría encabezada por Pelosi cuenta con al menos 126 votos demócratas y tres republicanos: Jeff Denham y David Vadalao (California) e Ileana Ros-Lehtinen (Florida). Para que el proyecto avance necesita 118 apoyos republicanos. Le faltan 115.
La postura republicana
Antes que el Senado aprobara el proyecto S. 744, el liderazgo republicano advirtió que debatiría una iniciativa propia, que lo haría por partes y recordó la vigencia de la regla Hastert, que sólo permite enviar al pleno planes que cuenten con el respaldo de la mayoría de la mayoría.
La postura sigue en firme y el presidente de la Cámara, John Boehner (republicano de Ohio) no cede.
A la fecha el Comité Judicial ha aprobado al menos cinco enmiendas de reforma migratoria, todas relacionadas con el tema de la seguridad. Una de ellas criminaliza la estadía indocumentada, un acto que en la actualidad consiste en una falta de carácter civil.
De acuerdo a los números, ni la estrategia republicana ni el proyecto demócrata tienen los votos de la mayoría de la mayoría. Y en el caso que una de las enmiendas aprobadas por el Comité Judicial cumpla con el mandato de la Regla Hastert, Boehner primero deberá asegurarse de contar con al menos 218 votos en el pleno.
Fuentes republicanas dijeron a Univision Noticias.com que Boehner no puede asegurar los votos suficientes para aprobar una medida en el pleno y que el plan demócrata tiene apoyos suficientes de ambos partidos, pero no los votos necesarios de la mayoría de la mayoría.
La Casa Blanca y los demócratas reiteran que tienen 195 votos más 23 votos republicanos para una reforma migratoria. Vadalao dijo el viernes que los republicanos que apoyan el HR 15 son al menos 50.
El escenario inmediato
Para que la reforma migratoria avance en lo que resta de sesiones de 2013 (13 días), se necesita capital político. Los demócratas echaron todo el carbón necesario para mantener viva la hoguera pero no pueden hacer nada sin los republicanos. Y los republicanos siguen sopesando unas estrategias que, después de la crisis fiscal y el problemático lanzamiento de la reforma de salud, les permita maniobrar con menos dificultades que a los demócratas, quienes están gastando una gran cantidad de energía en justificar errores.
De no aprobarse la reforma este año, las probabilidades de hacerlo en los primeros meses de 2014 son mínimas. El 15 de enero vence el acuerdo bipartidista que el 16 de octubre puso término temporal a la crisis fiscal y el cierre del gobierno y nada indica que demócratas y republicanos no vayan a enfrentarse nuevamente.
En marzo, la última oportunidad barajada por ambos partidos, la mayoría de los congresistas estarán batallando por conseguir las nominaciones de sus partidos para los comicios del primer martes de noviembre, cuando los estadounidenses renueven la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.
La guerra que se avecina
Según dijo a Univision Noticias en julio la analista republicana Helen Aguirre Ferré, los desacuerdos entre ambos partidos sobre el tema de la reforma migratoria “tienen que ver con la falta de confianza que tienen los republicanos de la Cámara con la administración Obama, particularmente después de que ésta decidan postergar parte de la implementación de Obamacare”.
“El hecho de que Obama decida qué parte de la ley quiere implementar y cuál ignorar no cae bien con los republicanos quienes se oponen a la reforma de salud”, dijo Aguirre.
“Si Obama posterga la ley para las compañías con más de 50 empleados debería de hacer lo mismo con la obligación con los individuos y/o contribuyentes quienes tienen que cumplir o pagar una multa a partir del 1ro de enero del 2014”, indicó.
“El hecho de que Obama deliberadamente elija qué parte de la ley reforzar o ignorar, solo hace crecer la desconfianza que siente la Cámara con la habilidad de ésta administración de implementar debidamente el cumplimiento de las leyes. Desafortunadamente, esta movida de Obama con Obamacare le hace más daño a la reforma migratoria, aunque el liderazgo del partido, incluyendo a Paul Ryan, Eric Cantor, Ileana Ros Lehtinen y Mario Díaz-Balart están a favor de ella”, precisó Aguirre.
Las declaraciones fueron hechas cuatro meses antes de la entrada en vigor del ObamaCare y antes de la crisis causada por los fallos tecnológicos del sistema, un error que permitió a los republicanos recuperarse de la reciente batalla por el presupuesto y el techo de la deuda, y poder entonces sacar de la mesa de prioridades el tema de la reforma migratoria.
El último recurso
The Hill aseguró que el debate de la reforma migratoria murió en la Cámara de Representantes y que algunos líderes republicanos no están dispuestos a darle a la Administración de Obama “más poder” del que ya tiene.
Agregó que tras la reelección del mandatario adelantó “un montón” de voluntad política para la aprobación de un proyecto, pero que las iniciativas se fueron enfriando con el paso de las semanas, hasta llegar al impasse que se registra en estos momentos.
El impasse lo marcan la regla Hastert y el que Boehner no tenga los votos suficientes en el pleno para aprobar un proyecto de ley. Una salida la presentó este miércoles Denham, quien pidió a los líderes de su partido, encabezados por Boehner, que consideren un voto por la reforma migratoria este año en la Cámara de Representantes.
"Este tema no está muerto", dijo Denham, quien se sumó a la lista congresistas que apoyan el proyecto HR 15 liderado por Pelosi. El problema es que el plan incluye una vía a la ciudadanía para los indocumentados, un tema que para el liderazgo republicano sigue siendo inaceptable.
Mientras, la Casa Blanca, religiosos, sindicalistas y activistas por los derechos de los inmigrantes dicen que no abandonarán la estrategia de seguir presionando a la Cámara por un voto. Y advierten que en noviembre de 2014 usarán el voto para premiar o castigar a quienes apoyaron o rechazaron la oportunidad de legalizar a los 11 millones de indocumentados.
“Estamos convencidos de que tomar acción en la Cámara Baja referente a una reforma migratoria no es un asunto de tiempo, sino de compromiso y voluntad”, dijo Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA). “Si el liderazgo demócrata y republicano se empeñara en avanzar medidas que ayuden a solventar este asunto, como por ejemplo calendarizar debates y votos, podríamos ver resultados en el último día de esta sesión legislativa”.
“No cabe duda que quisiéramos más éxitos en nuestros bolsillos antes que finalice el 2013. Los 1,100 inmigrantes que son deportados a diario nos recuerdan el cruel precio que estamos pagando como familias y como nación de inmigrantes al no contar con una solución permanente”, indicó.
Monseñor José H. Gómez, Arzobispo de Los Angeles, la principal diócesis católica de Estados Unidos y donde se concentra el mayor número de inmigrantes latinos, la mayoría de origen mexicano, dijo en su libro 'Inmigración y el Futuro de Estados Unidos de América:, escribió que "me preocupa que estemos perdiendo algo de nuestra alma nacional", en referencia a la inacción con el tema de la reforma migratoria.
©Univision.com
Comentarios