Sobrevivientes de Haiyan saquean un almacén de arroz: reportan 8 muertos

Univision.com | Nov 13, 2013 | 5:30 AM
Miles de personas en ... Miles de personas en ...
3 Pausar Auto Play
Siguiente

La ayuda internacional llega lentamente a Filipinas, mientras que miles de personas esperan poder evacuar lo antes posible la zona de desastre.

Ante el hambre, aumentan los saqueos

Este miércoles, autoridades filipinas informaron que una turba hambrienta de miles de sobrevivientes del tifón Haiyan se volcó sobre un almacén gubernamental en donde se guarda el arroz antes de su distribución entre los damnificados, la dramática situación terminó en una nueva tragedia que cobró la vida de ocho personas en la ciudad de Alangalang, en la provincia de Leyte, una de las más devastadas.
“¿Cómo podría mejorar Filipinas la repartición de víveres a los daminificados? Opina en nuestro For”
El portavoz de la Autoridad Nacional de Alimentación, Rex Estoperez, indicó a los medios que las víctimas mortales perecieron el martes al derrumbarse uno de los muros del complejo durante la invasión, señaló la agencia Efe.
Cerca de 100 mil sacos de arroz fueron sustraídos ante la impotencia de los miembros de la policía y soldados desplegados en la zona para mantener la seguridad.
El portavoz del organismo gubernamental indicó que hay otros almacenes en la región, pero evito dar el emplazamiento de estos sitios por razones de seguridad.
El Ejército intenta mantener el orden A pesar de que tanto el Ejército como la Policía Nacional han enviado refuerzos a la provincia del Leyte, los saqueos esporádicos continúan ante la urgente necesidad de víveres primarios de la población afectada. Este miércoles, las Fuerzas de seguridad filipinas intercambiaron disparos con un grupo de hombres armados, todavía no identificados, para dispersar el saqueo de tiendas y almacenes de comida, agua y otros suministros básicos en el distrito de Abucay, parte de Tacloban, según reportó el canal ANC. Las autoridades militares aún no han confirmado el incidente armado, según este canal.
¿Desgracia anunciada? El martes, El País publicó una nota en la que cuestiona la logística de las autoridades filipinas en materia de repartición de víveres, seguridad e higiene que tienen en riesgo a los desesperados sobrevivientes del tifón Haiyan.
De acuerdo con el diario español, la situación se complicó el martes para el gobierno de Filipinas porque los aviones comerciales fueron suspendidos y casi ningún ferry pudo zarpar de la isla de Cebú a Tacloban (la zona más azotada por Haiyan), debido a “Zoraida” que tocó tierra convertida en depresión tropical.
El reparto de ayuda humanitaria y otros bienes imprescindibles, entre ellos bolsas para cadáveres, está resultando una verdadera pesadilla logística como bien han comprobado los equipos de rescate que se concentran en Cebú para organizar vías que trasladen la ayuda y al personal que la distribuya, amplió El País.
Para el rotativo, el portaaviones y los buques de guerra que enviaron Estados Unidos y Reino Unido, serán vitales en las operaciones de rescate y ayuda a los damnificados que están repartidos por varias islas en las cuales la infraestructura (carreteras y puentes) quedó deshecha.
El portaaviones George Washington, que llegará en un par de días, incluye, además de 5 mil marineros, 80 aeronaves que pueden ser esenciales para repartir agua y comida desde el aire. Reino Unido también ha anunciado que envía un buque de guerra que potabiliza agua de mar. Los anuncios de ayuda a Filipinas se suceden desde prácticamente todo el mundo, así como los llamamientos a la solidaridad, el primero de ellos el de la ONU, que este martes pidió a la comunidad internacional 224 millones de euros para afrontar la emergencia.
A cinco días, la desgracia aumenta
Miles de personas forman interminables colas para recibir la ración de arroz y agua que las autoridades locales han establecido para cada afectado en los lugares habilitados para el reparto. Las gasolineras de la región, otro de los bienes básicos, son custodiadas por decenas de militares y miembros de seguridad armados, que, aún así, les ha costado en alguna ocasión mantener a la población a raya. Cinco días después de que el tifón "Haiyan" arrasara las provincias centrales de Filipinas, las provisiones de alimentos y agua potable y el suministro de material médico continúa llegando con cuentagotas a las provincias centrales de Samar, Leyte y el norte de Cebú, las más afectadas por el desastre natural. El Consejo para la Gestión y Reducción de Desastres de Filipinas elevó este martes a 2,275 el número oficial de muertos en su último informe, en el que también confirmó que al menos hay 3,365 heridos y 80 desaparecidos. El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, descartó la noche del martes que el número de fallecidos alcance los 10,000, como estimó Naciones Unidas, e indicó que la cifra rondará entre los 2,000 y los 2,500, durante una entrevista con la cadena estadounidense CNN.
©Univision.com
Commentarios