La súbita muerte del Señor de los Cielos

Univision.com | Nov 11, 2013 | 6:27 PM

No se pierda este domingo en Aquí y Ahora el documental “El Señor de los Cielos: la verdadera historia”

Por Jairo Marín
“-¿Nombre del paciente? -Antonio Flores Montes.”
-¿Nombre del paciente?-Antonio Flores Montes.
Parecía el registro de rutina de un paciente que venía para un procedimiento quirúrgico en el Hospital Santa Mónica ubicado en el exclusivo sector de Polanco en la ciudad de México.
A las ocho de la mañana del jueves 3 de julio de 1997 se cerraron las puertas del quirófano. La operación se extendió por cerca de diez horas. El paciente fue sometido a una liposución y a una reconstrucción facial. Tres doctores se turnaron en la mesa de operaciones. Los cirujanos y las enfermeras no estaban solos. Dos guardaespaldas fuertemente armados no le quitaban el ojo de encima al paciente anestesiado.
Pocos sabían que el misterioso paciente era en realidad Amado Carrillo Fuentes, jefe del cartel de Juárez. Al parecer sus millonarios sobornos ya no le estaban comprando protección. El gobierno de Estados Unidos estaba poniendo una fuerte presión al de México ante las evidencias de corrupción entre altos militares encargados de las operaciones anti-narcóticos.
Cambio radical
A los 40 años, Carrillo Fuentes quería un cambio radical, buscaba ser dado de alta del hospital como un hombre nuevo y terminó saliendo en un ataúd.
Al día siguiente el rumor sobre su muerte cruzó la frontera, pero las autoridades mexicanas no tenían cómo identificarlo, entonces decidieron ir a apoderarse del cadáver, algo a lo cual la familia del capo se opuso con furia. Lo tuvieron en la oficina del médico forense hasta el sábado cuando se lo entregaron a la madre de Carrillo, Aurora Fuentes.
En un archivo del gobierno de Estados Unidos buscaban con afán la ficha de Carrillo Fuentes. En dos incidentes separados, agentes federales en la frontera lo habían detenido brevemente y entrevistado en la década de los ochenta y recordaban haberle tomado las huellas digitales y hasta una foto. Para el enojo y la humillación de las autoridades mexicanas, la confirmación de la identidad del difunto vino desde Washington.
Mar de problemas
El funeral estuvo lleno de escollos. El carro mortuorio tuvo problemas mecánicos y quedó varado en medio de la carretera. Como si fuera poco, cuando finalmente llegaron al aeropuerto para enviar los restos mortales en un avión privado, el ataúd no cupo y tuvieron que empacar el cadáver en una bolsa negra para subirlo a la aeronave. La madre cargó durante más de una hora de vuelo, el cuerpo de su hijo en su regazo.
Una vez en su rancho de Guamuchilito en el estado de Sinaloa, México, Carrillo Fuentes recibió un gran funeral con los honores de quienes lo conocieron. Sus restos permanecen en la cripta familiar ubicada en el mismo rancho que lleva el nombre de su madre.
Lo que no está claro, 16 años después, es cómo murió el capo. La madre le dijo al periodista Darío Dávila que ella cree que a su hijo lo asesinaron. ¿Pero quién?
Las hipótesis
Versiones no oficiales dicen que los guardaespaldas habrían ahogado a Carrillo Fuentes con una almohada, otros dicen que un sospecho médico estadounidense quien estuvo rondando la sala de cirugía, inyectó al paciente con el fuerte narcótico “Dormicum”, otros dicen que fue un complot del gobierno. Lo cierto es que muy probablemente nunca se sabrá la verdad.
Un fiscal mexicano consideró acusar de homicidio a los tres doctores que operaron a Carrillo Fuentes, pero la diligencia no fue necesaria.
Cuatro meses más tarde, los cuerpos de dos de los médicos aparecieron en barriles dejados a la orilla de una carretera cubiertos con concreto. Los restos mostraban evidencias de tortura.
No se pierda este domingo 17 de noviembre el documental “El Señor de los Cielos: la verdadera historia” en Aquí y Ahora de la cadena Univision a partir de las 7 PM / 6 Centro.
©Univision.com
Commentarios