Historias de horror, desde el corazón de la tragedia en Filipinas

Univision.com | Nov 11, 2013 | 4:01 PM

Cadáveres por doquier

Historias desgarradoras de pérdida y supervivencia empiezan a surgir luego de que Filipinas quedara devastada por el tifón Haiyan.
“Niños caminando solos buscando a sus padres desaparecidos, así como familias enteras que desaparec”
Niños caminando solos buscando a sus padres desaparecidos, así como familias enteras que desaparecieron, son algunas de las historias más trágicas.
El tifón Haiyan que tocó tierra el fin de semana en Vietnam y China ha sembrado a su paso por Filipinas muerte y destrucción y al menos 10 mil personas han perdido la vida, según las autoridades locales de la isla filipina de Leyte .
En Filipinas, dos islas del centro del archipiélago, Leyte y Samar, se vieron especialmente afectadas.
Un hombre, Edward Guialbert, deambulaba entre los cadáveres para recuperar conservas bajo los escombros de una casa. Más lejos, una carnicería que por milagro quedó intacta fue saqueada por una multitud. Un convoy de ayuda de la Cruz Roja también fue saqueado. Las fuerzas de seguridad estaban prácticamente ausentes.
"Salva a nuestra bebé y olvídame"
En Tacloban, el tifón dejó imágenes apocalípticas, con filas de hombres, mujeres y niños avanzando por las carreteras con la nariz cubierta para protegerse del olor a muerte.
Faith Pelies, le pidió a su marido que la dejara. "Salva a nuestro bebé y olvídame", le dijo desesperada al no saber nadar. Por fortuna, Pelies y su bebé lograron salvarse.
Familias deshechas
Una mujer llamada Jenny perdió a 11 miembros de su familia, incluyendo a su pequeña de dos años. De acuerdo a BBC, Jenny tiene ocho meses de embarazo y la única certeza en su vida es que esta viva por hoy. "No sé qué pasará mañana, o el día después de mañana, si podremos seguir sobreviviendo", dijo al diario.
Evelina dijo a la BBC que ella y cuatro acompañantes sobrevivieron gracias a que treparon a un poste y permanecieron agarrados de este por tres o cuatro horas, mientras el nivel del agua continuaba subiendo alrededor de ellos. Su tío no logró sobrevivir pero el resto logró nadar a un árbol de coco, ella llevando a su pequeño de cinco años trepado a ella.
Loreta Isanan perdió a tres de sus hijas en segundos. De ocho, quince y trece años, solo han encontrado los cuerpos de las más pequeñas.
"Ella está viva, ella está viva, fue arrojada en alguna parte, pero ella está viva", dice Marvin Isanan acerca de su hija mayor, quien aún tiene la esperanza de encontrarla con vida.
Jean Mae Amande, de 22 años, dijo a la agencia Reuters que ella fue arrastrada por el agua fuera de su casa. Luego el mar la trajo de vuelta a la orilla, donde pudo sujetarse de un árbol y más adelante alguien le arrojó una cuerda desde un bote. "Fue un milagro que el bote estuviera ahí", dijo Amande.
Una familia entera desaparece
Daisy Nemeth contó a CNN que su familia viajó a Filipinas mientras ella se quedó en Hong Kong por estar embarazada. Tras el tifón, alrededor de 30 miembros de su familia están desaparecidos.
"Es mi tío, el hermano de mi mamá, quien falta. Todos sus hijos, su esposa, todos. Mi primo está desaparecido con sus seis hijos, que tienen entre 9 y 19 años. Además tengo muchos, muchos otros sobrinos desaparecidos. Pero son estos con los que tengo más cercanía y ahora no hay donde encontrarlos", dijo Nemeth a CNN.
El paisaje que dejó el paso de Haiyan
En Samar, punto de entrada del tifón en el país el viernes, se confirmó la muerte de al menos 300 personas en la pequeña ciudad de Basey, y la desaparición de 2 mil en toda la isla, indicó Leo Dacaynos, miembro del consejo de gestión de catástrofes, en la radio DZBB.
Casas destruidas, postes eléctricos arrancados, vehículos volcados y supervivientes aturdidos deambulando por las calles: el paisaje que dejó el paso de Haiyan, acompañado por vientos de hasta 315 km/hora, recordaba a muchos el dejado por el tsunami en Asia en diciembre de 2004.
"Se trata de destrucciones masivas [...] La última vez que vi algo parecido fue durante el tsunami en el Océano Índico" que dejó 220 mil muertos en 2004, afirmó Sebastian Rhodes Stampa, jefe del equipo de la ONU encargado de la gestión de desastres que se encontraba en Tacloban.
©Univision.com
Commentarios