Devastación total en las islas golpeadas por el tifón Haiyan

Univision.com | Nov 10, 2013 | 7:45 AM

SIGUIENTE:

Hasta los pronósticos más pesimistas se podrían quedar cortos frente a la dimensión de la tragedia en Filipinas por el paso del tifón Haiyan.

El Papa reza por las víctimas mientras las autoridades filipinas reportan saqueos generalizados. Claman la ayuda internacional.

A medida que transcurren las horas el mundo va conociendo la enorme devastación que dejó el paso del tifón Haiyan (Yolanda) por seis islas del centro de Filipinas el viernes.

La prensa local reporta "saqueos" generalizados en toda la ciudad de Tacloban.”
El ciclón más potente del año, con una fuerza 3.5 veces mayor que el huracán Katrina, causó la devastación total de una extensa zona, donde las autoridades estiman más de 10 mil muertos.
Las autoridades filipinas bautizaron al meteoro con el nombre de Yolanda (Haiyan) y ha destruido entre el 70% y el 80% de la ciudad de Tacloban, capital de la provincia de Leyte, con una población de 220.000 personas, dijo a periodistas el jefe de la Policía regional, Elmer Soria.
"Según las estimaciones de la gobernación provincial, habrá unas 10.000 víctimas mortales" solo en la isla de Leyte, declaró Soria.
"La devastación aquí es absoluta", dijo el ministro de Interior, Manuel Roxas, tras arribar a Tacloban, la población más castigada por el fenómeno meteorológico, a unos 580 kilómetros al suroeste de Manila, reportó la agencia española Efe.
Como un maremoto
Haiyan azotó el centro de Filipinas con ráfagas de vientos superiores a los 300 kilómetros por hora, una repentina subida de la marea y el fuerte oleaje, como si se tratara de un maremoto o tsunami, según cuentan testigos.
Algunos aseguran que las olas eran más altas que los árboles y, al parecer, fueron la causante de la mayoría de la smuertes.
"El agua era tan alta como un cocotero (...) mientras éramos arrastrados por el agua, vi entre los escombros a mucha gente levantando sus manos y gritando por ayuda", señaló al diario 'Inquirer' uno de los supervivientes de la tragedia.
El domingo una espesa capa de barro, automóviles arrastrados por el agua, árboles derribados y escombros de casas y edificios destruidos eran el escenario en Tacloban. Miles de gentes deambulan por las calles en busca de familiares o enseres perdidos por la tormenta.
Reportan saqueos
El agua y los alimentos escasean mientras la ayuda internacional comienza a llegar gota a gota. Los aeropuertos cercanos permanecen averiados y a la mayoría de las zonas afectadas por la tormenta sólo se puede llegar por helicóptero.
"No hay electricidad, no hay agua potable, ni comida, nada. La gente está desesperada", dijo el ministro filipino de Defensa, Voltaire Gazmin, tras comentar que el presidente del país, Benigno Aquino, se quedó "sin palabras" al conocer el alcance de la tragedia.
La prensa local reporta "saqueos" generalizados en toda la ciudad de Tacloban.
"La situación es caótica ahora (...) Ya está todo saqueado, incluso la gente ha destrozado los cajeros bancarios para sacar el dinero", declaró Roger Mercado, gobernador de la provincia del Sur de Leyte, al canal 'Manila Televisión'.
Rezos del Papa
En El Vaticano, el Papa Francisco mostró el domingo su cercanía a la población de Filipinas "que han sido golpeadas por un tremendo tifón".
El Sumo Pontífice de la Iglesia Católica rezó el Ángelus dominical asomado a la ventana del Palacio Apostólico del Vaticano ante miles de personas que abarrotaban la plaza y aledaños para esperar el ya habitual recorrido del papa argentino entre fieles y peregrinos.
Tras el rezo del Ángelus el papa hizo mención al tifón de Filipinas, del que señaló que "desgraciadamente las víctimas son muchas y los daños enormes".
Recemos -dijo- por nuestros hermanos y hermanas, y busquemos para que nuestra ayuda les llegue, y tras un momento de silencio, fue largamente aplaudido.
Tecson Lim, el gerente municipal de Taclobán, dijo que la cifra de muertos tan solo en esta ciudad del centro del país "podría ser de hasta 10.000". No hay datos todavía del número de muertos en el resto de zonas golpeadas por la súper tormenta.
Las autoridades filipinas urgen a la comunidad internacional a que se envíe a la zona afectada agua y alimentos. La energía eléctrica quedó interrumpida y no funciona la telefonía celular; las telecomunicaciones sólo son posibles mediante radio.
©Univision.com
Commentarios