Tejen mantas sobre la reforma migratoria para ser llevadas al Congreso

EFE | Nov 09, 2013 | 9:29 PM

Christian Ramírez, director de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, reconoció que se busca “llamar la atención de los legisladores” para que se retome el tema migratorio.

Activistas de las ciudades fronterizas de Estados Unidos planean instalar 200 mantas en Washington, como acto para exigir que los intereses de estas comunidades sean considerados en el debate de inmigración.
“Como parte de la campaña “Revitalizar, no Militarizar” decenas de personas elaboran cobijas o mant”
Como parte de la campaña “Revitalizar, no Militarizar” decenas de personas elaboran cobijas o mantas que incluyen imágenes alusivas a la militarización de frontera y la manera en que afecta a los residentes de esta región.
El director del Comité de Amigos Americanos, Pedro Ríos, explicó que este proyecto, en el que participan comunidades de los cuatro estados fronterizos, quiere hacer llegar a los congresistas que “el tema de la frontera no se ha olvidado” y que los residentes de esta región “demandan dignidad y respeto”.
“Queremos que las políticas realmente nos respeten y que no intenten militarizar aún más nuestras fronteras”, destacó. “Esto ha impactado a la vida cotidiana, familias separadas por una deportación son parte de estas historias”.
Una de las mantas que se llevará a Washington porta el nombre de 20 inmigrantes que han muerto a manos de la Patrulla Fronteriza en los últimos tres años, y cuyos casos que continúan en la impunidad según denuncian los activistas.
Por su parte, los familiares de Anastasio Hernández, un inmigrante mexicano que falleciera hace tres años a manos de una docena de agentes federales en la zona de deportaciones, a unos pasos de México, han elaborado otra de estas cobijas e inclusive planean viajar a Washington para presentarlas ellos mismos.
Christian Ramírez, director de la Coalición de Comunidades de la Frontera Sur, reconoció que se busca “llamar la atención de los legisladores” para que se retome el tema migratorio.
“El panorama es complicado”, consideró, al tiempo que mencionó que el cierre de gobierno hace algunas semanas, “tuvo un impacto negativo” en el debate migratorio.
“Aún hay un ímpetu entre algunos legisladores de ambas bancadas de impulsarlo y creo que tenemos condiciones políticas para tener una propuesta este año”, mencionó.
En medio de este debate, los republicanos han manifestado su intención de duplicar el número de agentes federales en la frontera, además de dotarlos de mayor tecnología y finalizar el muro que divide Estados Unidos y México.
Sobre la posibilidad de que la frontera funcione como “moneda de cambio” para que los republicanos acepten una reforma, Ramírez subrayó “que se ha avanzado, aunque no se canta victoria”, en relación a la propuesta demócrata que no incluye militarizar la zona limítrofe con México.
Recalcó que la Patrulla Fronteriza está “contra la pared”, tras las declaraciones del jefe de la dependencia en las que insinuó que se ignorarán las recomendaciones hechas por dos auditorías que evidencian carencias en las políticas relacionadas al uso de la fuerza.
“Dejó en entredicho la voluntad de diálogo con la sociedad civil y ahora tiene la obligación de responder”, afirmó.
El activista agregó que “la agenda de la frontera está teniendo eco en Washington, y aunque el riesgo de que se utilice como moneda de cambio aún existe, creo que se va a vender a muy alto precio y van a pagar un precio muy alto quienes se atrevan a hacerlo”.
En San Diego, algunas personas participaron la noche del viernes en un taller en el que se elaboraron mantas que formaran parte de esta iniciativa. Cada una de ellas expresaba, mediante un dibujo o un mensaje, su posición ante las políticas migratorias que afectan de manera directa a sus comunidades.
©EFE
Commentarios