El anuncio del fracaso de la reforma migratoria decepcionó a la comunidad hispana

Univision.com | Nov 08, 2013 | 6:03 PM

Activistas advierten que utilizarán el voto para castigar a quienes se oponen a la legalización de los indocumentados

La declaración de que ya no hay tiempo para aprobar una reforma migratoria en 2013 generó el viernes un clima de decepción y alarma en la comunidad inmigrante. Activistas que hablaron con Univision Noticias.com dijeron que, a pesar del anuncio hecho por un congresista republicano, seguirán presionando “hasta el último minuto” y señalaron que los milagros existen, sobre todo cuando los políticos recuerdan que sus carreras dependen de votos.
““Más allá de de que si está muerta la reforma migratoria o no, algo de lo que nos lamentamos y deb”
“Más allá de de que si está muerta la reforma migratoria o no, algo de lo que nos lamentamos y debemos criticar con una voz cada vez más fuerte, es cuando nuestros dirigentes en el Congreso, en vez de promover los mejores intereses de nuestra comunidad, deciden hacer comparsa con los sectores que han insistido siempre en que no haya una reforma migratoria”, dijo Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Latino USA.
El jueves el legislador republicano de Florida, Mario Díaz-Balart, le dijo al diario The Washington Post que la ventana para aprobar cualquier proyecto de ley para darle a los indocumentados un estatus legal de permanencia “se cerrará definitivamente” sin un acuerdo en la Cámara de Representantes.
Agregó que no esperaba en absoluto que un proyecto pase en el pleno y advirtió que la reforma migratoria podría ser condenada por completo para este Congreso si no recibe un voto antes de febrero o marzo, previo a la celebración de las primarias del Partido Republicano.
En noviembre de 2014 se celebran elecciones de medio tiempo, cuando los electores renuevan por completo la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.
"Tenemos muy pocos días disponibles, así que no creo que vamos a ser capaces de hacerlo este año", precisó Díaz-Balart.
Futuro precario
Gutiérrez comentó que las declaraciones de Díaz-Balart “decepcionan” a la comunidad inmigrante y causan una “gran preocupación”, porque tampoco está seguro que la reforma migratoria “se debata y apruebe en el 2014”.
“Entonces habrá que conformarse con esperarnos quizás hasta el 2015”, señaló. “Pero no se trata ya de una cuestión de que si ya está muerta o no la reforma migratoria, sino que lo que está muerto es la capacidad de los políticos para ejercer liderazgo y hacer que se vote en el pleno de la Cámara de Representantes”, dijo el activista.
“Nos colocan contra la pared con este tipo de declaraciones. Es como estar en la última entrada de un juego de béisbol con dos outs y sin gente en las bases. Estamos a un strike para que el anuncio de Días-Balart se convierta en realidad. Es preocupante”, señaló.
El congresista demócrata de Florida, Joe García, quien a comienzos de octubre copatrocinó el proyecto de ley HR 15 de reforma migratoria -una versión de un plan aprobado por el Senado en junio y que incluye la ciudadanía- fustigó las declaraciones de Díaz-Balart y aseguró que la lucha por una votación “está lejos de terminar”.
Agregó que la Cámara de Representantes “debe aprobar este año” una reforma migratoria comprensiva y garantizar que las “11 millones de almas” (indocumentados) que viven en Estados Unidos “sean parte de esta gran nación”.
Gutiérrez dijo que, “al fin de cuentas, el anuncio de Díaz-Balart le representa una factura política para los republicanos” y que “habrá un castigo no solo en las elecciones de 2014, sino que la ola de repudio y rechazo va a tener un costo altísimo en las elecciones de 2016”.
Carta del cardenal Dolan
García citó la carta que el jueves le envió el cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, al presidente del Congreso, John Boehner (republicano de Ohio y quien profesa la religión católica) insistiéndole en que la reforma integral de inmigración “es una necesidad urgente y moral, un imperativo”.
“La inmigración es un reto que ha confundido a nuestra nación durante años... Es una cuestión de gran urgencia moral que no puede esperar más tiempo para el país”, escribió Dolan, quien preside la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB).
La misiva de Dolan no fue suficiente para cambiar la opinión de Arturo Vargas, director ejecutivo del National Association of Latino Elected and Appointed Officials (NALEO), quien dijo al periodista Jorge Ramos en el programa Al Punto de la cadena Univision que era “muy difícil”, a estas alturas, que la Cámara de Representantes “haga alguna labor sobre el tema”.
Vargas añadió que es probable que antes de que finalice el año “veamos algunos proyectos de ley individuales en el pleno de la Cámara de Representantes”, pero que “algo en comparación con lo que aprobó el Senado en junio no creo que se vaya a ver”.
Pasado reciente
La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) se aferra a un hilo de esperanza y se resiste a dar por muerta la reforma migratoria, a pesar del diagnóstico de Díaz-Balart. “Es posible” (una reforma migratoria este año) dijo la activista en Al Punto. “Porque en el pasado hemos visto propuestas de leyes, como la Ley Sensenbrenner, que se aprobó en cuestión de 10 días en diciembre de 2005. Así es que no hay que descartar la posibilidad de que si nosotros presionamos en estos momentos las voluntades políticas de los republicanos, puedan cambiar”.
La iniciativa de Sensenbrenner HR 4437 citada por Salas fue aprobada por la Cámara de Representantes el 15 de diciembre de 2005 y criminalizó la estadía indocumentada, un acto que en la actualidad constituye sólo una falta de carácter civil. Meses después, en mayo de 2006, el Senado aprobó una iniciativa que otorgó un camino a la ciudadanía para millones de indocumentados.
Ambas versiones comenzaron a ser armonizadas por un Comité de Conferencia, pero a comienzos de junio de ese año el entonces liderazgo republicano canceló la instancia argumentando razones de seguridad nacional.
Tras el fracaso del debate legislativo se desencadenó un clima antiinmigrante que se regó por todo el país y que todavía persiste. Según datos de la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales citados por Monseñor José Gómez, Arzobispo de Los Angeles, en su libro “Inmigración y el Futuro de Estados Unidos de América”, cada año los estados aprueban leyes antiinmigración más severas: casi 270 en el 2013 y más de 300 en 2011.
“En la práctica, es difícil ver cómo la mayoría de estas medidas contribuyen a resolver los problemas de fondo”, dice Gómez. “Muchas parecen ser vengativas, como si su propósito fuera dañar e intimidar. La atmósfera ha estado cargada de ira y hay alguna sensación generalizada de que necesitamos hacer algo”.
Con carácter de urgencia
En la carta enviada por Dolan el jueves a Boehner, el religioso subraya las inquietantes las noticias de que la reforma de inmigración está siendo “retrasada” en la Cámara de Representantes y pide a los legisladores que tengan la responsabilidad de resolver el asunto.
“Como asunto moral… nuestra nación no puede continuar recibiendo los beneficios del trabajo y las contribuciones de inmigrantes indocumentados sin brindarles la protección de la ley”, escribió. “Mantener a esos seres humanos como permanentes trabajadores de segunda categoría que no pueden ejercer sus derechos o gozar de los frutos de su trabajo constituye una mancha en el alma de la nación”.
García dijo que “es un pecado si no estanos a favor de la reforma migratoria” y lamentó que el esfuerzo realizado por Díaz-Balart en el grupo de los ocho, que durante meses redactó en secreto un plan de reforma migratoria, nunca vio la luz del día en la Cámara. “Nosotros lo invitamos a que se una al esfuerzo que llevamos a cabo con el plan de reforma migratoria HR 15 y siga los pasos de sus compañeros de bancada Jeff Denham, David Vadalao e Ileana Ross-Letinen”.
Los tres republicanos citados por García rompieron filas y se unieron al proyecto demócrata convirtiéndolo en plan bipartidista que, según el presidente Barack Obama, tiene los votos necesarios para ser aprobado en el pleno en cualquier momento.
La iniciativa, sin embargo, se encuentra frenada por la vigencia de la regla Hastert, anunciada en junio por Boehner, que sólo permite llevar a votación proyectos que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría.
Vadalao dijo al programa Al Punto que la próxima semana enviará una carta a Boehner para que someta un voto en el plano la propuesta bipartidista. El legislador asegura que al menos 50 republicanos están a favor de la iniciativa que incluye la ciudadanía para indocumentados que están en Estados Unidos desde antes del 31 de diciembre de 2011 y carecen de antecedentes criminales.
El programa Al Punto de la cadena Univision se transmite los domingos a las 10 AM Este / 9 AM Centro / 12 del medio día en el Pacífico.
©Univision.com
Comentarios