El inmigrante mexicano Carlos Gutiérrez está a punto de lograr su hazaña

Univision.com | Nov 07, 2013 | 2:50 PM

SIGUIENTE:

Univision Noticias.com te lleva junto a Carlos Gutiérrez a recorrer Texas. Ve de cerca su pedaleo sin piernas por un asilo en EEUU

Recorre casi 700 millas en bicicleta para pedir solidaridad por los mexicanos que huyen a Estados Unidos a causa de la violencia.

El inmigrante mexicano Carlos Gutiérrez, de 34 años de edad, está a punto de alcanzar una hazaña que no tiene parangón en Estados Unidos ni en otras partes del mundo.
“En 2011 un grupo de delincuentes le cortó los pies enfrente de sus amigos y luego huyeron del luga”
En 2011 un grupo de delincuentes le cortó los pies enfrente de sus amigos y luego huyeron del lugar. Fue trasladado de urgencia a un hospital donde permaneció varias semanas, hasta que fue dado de alta.
Al poco tiempo le regalaron unas prótesis y con ellas pudo volver a caminar. Ya en pie nuevamente, tomó a su familia y huyeron a Estados Unidos porque en México no estaban seguros.
Gutiérrez es uno más de las cientos de miles de víctimas del crimen organizado y los carteles de la droga en México, una guerra que entre 2006 y 2012 dejó más de 60 mil muertos y un número indeterminado de víctimas como él.
Al llegar a Estados Unidos contactó al abogado Carlos Spector, quien presentó una solicitud de asilo. Por ahora cuenta con un permiso humanitario mientras espera la resolución de su caso. Pero dice que se siente atrapado como en un “limbo”, porque a pesar de estar en libertad su futuro es incierto.
Abogados advierten que del 100% de las peticiones de asilo de mexicanos que se envían a la Oficina de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), menos del 2% son aceptadas. El 98% que no recibe el beneficio es deportado de Estados Unidos, aunque en muchos casos los peticionarios han parecido como Gutiérrez y el regreso a México pone en peligro sus vidas.
Esa fue la razón que llevó a Gutiérrez a planificar su hazaña: montar una bicicleta y recorrer 700 millas con sus prótesis para crear conciencia, que los estadounidenses entiendan el sufrimiento de los mexicanos que huyen en busca de refugio en Estados Unidos.
La razón de su causa
Gutiérrez asegura que su causa “no va en contra de ningún gobierno, ni de México ni de Estados Unidos”, sino que se trata de un esfuerzo para crear conciencia.
Asegura que a pesar de tener un permiso humanitario temporal, se siente “preso” aunque la jaula “sea de oro”.
El permiso humanitario concedido por el gobierno estadounidense le permite vivir legalmente en el país pero no le concede un estatus permanente. Debe esperar a que concluya su caso y reciba una respuesta final por parte de las autoridades de inmigración.
Gutiérrez representa al grupo "Mexicanos en el Exilio". Reitera que su meta es enseñarle a las autoridades que las víctimas de la violencia del crimen organizado en México “no somos intrusos ni personas que queremos tomar ventaja del sistema; somos personas que hemos sufrido de terror, angustia, persecución en nuestro país, y que huimos buscando salvar la vida".
En el último año casi 400 mil indocumentados probablemente expresaron lo mismo, con la diferencia que no fueron liberados sino que fueron expulsados del país por no tener papeles de estadía legal.
Faltando tres días para concluir la hazaña, se siente bendecido por el cariño de la gente, de los abrazos que le dan en la carretera, de los mensajes de apoyo, de las sonrisas de gente que nunca pensó conocer. “Nunca imaginé recibir tanto cariño”, dice.
Conoce el recorrido de Carlos Gutiérrez
Está cansado
Un merecido descanso en San Antonio sirvió para conversar con los periodistas que lo siguen, entre ellos Leonor Suárez, de Noticias Univision.com. Dice que se siente cansado, que quiere que la meta llegue y volver a casa.
El mayor sufrimiento es causado por las prótesis. Las amputaciones las hicieron un poco debajo de las rodillas y al pedalear las piernas se lastiman. Aunque usa protectores especiales, el recorrido de 700 millas deja huellas en su cuerpo.
“Quiero darles a mis hijos el mensaje de que algo positivo debe salir de toda esta experiencia”, dice son una sonrisa. Y agrega que no hay resentimiento por el pasado. “Lo que pasó ya pasó y uno debe agarrarse de lo más positivo, por muy pequeño que sea”.
Cuenta que tiene dos hijos, uno de 13 años y el otro de siete y que el más pequeño todavía no sabe lo que ocurrió en 2011.
Según versiones de la prensa mexicana, “cuatro hombres armados con pistolas a bordo de una pick up color blanca de cuatro puertas, le dijeron un sobrenombre y sentenciaron: “Ya la regaste”.
Gutiérrez les aseguró que estaban equivocados de persona, pero la banda no hizo caso. Lo llevó hasta la parte de atrás del vehículo y, enfrente a sus amigos, le cortaron los pies.
Dos años después de aquella tragedia, Gutiérrez pregona que las familias deben darles a sus hijos “un mensaje bueno” para que de esa forma desaparezca la violencia que asola a la sociedad mexicana.
©Univision.com
Comentarios