Reliquias de Juan Pablo II recorren las parroquias de Miami

Univision.com | Nov 07, 2013 | 10:28 AM

Fieles católicos llenan iglesias para pedirle al beato que interceda ante Dios para curar enfermedades y aliviar penas

Con rosario en mano cientos de fieles se congregaron la noche del miércoles en la Iglesia de Santa Agatha de Miami, Florida, para venerar las reliquias oficiales de la postulación del beato Papa Juan Pablo II (1978-2005) para su próxima canonización en abril de 2014.
“Las reliquias son unas gotas de sangre del Papa polaco colocadas en una pequeña urna de cristal in”
Las reliquias son unas gotas de sangre del Papa polaco colocadas en una pequeña urna de cristal incrustada en un libro que perteneció al Sumo Pontífice de la Iglesia Católica.
La ceremonia fue presidida por el reverendo Raúl Soutuyo, congregó a cientos de fieles de todas las edades quienes abarrotaron el templo desde dos horas antes de comenzar la ceremonia. Soutuyo destacó el ejemplo del Juan Pablo II y revivió una frase que se regó por todos los rincones del mundo: “No tengan miedo”.
“Esta es la segunda vez que el Santo Padre nos visita”, dijo Soutuyo. La primera vez fue en septiembre de 1987 durante una gira de 11 días que, además de Miami –y la parroquia de Santa Agatha- incluyó Columbia (Carolina del Sur), Nueva Orleans, San Antonio (Texas), Phoenix, Los Angeles, Monterrey (California), San Francisco y Detroit. “La segunda es esta noche”, dijo señalando las reliquias colocadas a un costado del altar.
El ingreso de las reliquias fue recibido con aplausos, lágrimas y el llanto silencioso de enfermos en primera fila, algunos en sillas de ruedas y otros como ausentes en un escenario cargado de emociones.
“No tengan miedo”, repitió Soutuyo, quien dijo además que el ejemplo de vida del Papa Wojtyla abre el camino para entender que la “misericordia soluciona todos los problemas de este mundo”.
La sangre del Papa
De las reliquias, el vaticano explica que en los últimos días de la enfermedad de Juan Pablo II, el personal médico que lo atendía llevó a cabo varias extracciones de sangre al Pontífice para poner a disposición en el Centro de Transfusiones del Hospital Bambino Gesú, en Roma, en caso de que Juan Pablo II (Karol Wojtyla) necesitara de nuevo una trasfusión de sangre.
Tras su muerte, la muestra de sangre permaneció conservada en cuatro pequeñas ampollas. Dos de ellas se pusieron a disposición del secretario particular de Juan Pablo II, el ahora cardenal Stanislaw Dziwisz, y las otras dos permanecieron "devotamente" custodiadas en el Hospital, se lee en un reporte de la agencia española Efe.
Con motivo de la beatificación del Papa, los dos primos tubos o muestras fueron presentados para la veneración de los fieles, siguiendo la tradición de la Iglesia Católica.
Reliquias de tercer grado
En la entrada de la Iglesia de Santa Agatha religiosas repartieron entre los fieles un pañuelo de color blanco con la imagen de Juan Pablo II estampada en una de sus esquinas.
“Cuando finalice la misa pueden tocar la urna con el pañuelo, que se convertirá en una reliquia de tercer grado”, explicó Santuoyo minutos antes del inicio de la ceremonia litúrgica.
La peregrinación de las reliquias oficiales del beato es coordinada por la congregación de las “Siervas de los Corazones Traspasados de Jesús y María”, una de cuyas principales misiones es la oración por los enfermos “e intercedemos por todas las necesidades de la iglesia y del mundo”, se lee en un folleto entregado por una religiosa a la entrada de la parroquia.
El recorrido por las parroquias de Miami se inició la semana pasada en la Catedral de Santa María, donde fueron recibidas por el arzobispo Thomas Wenski. Posteriormente se trasladaron a Hialeah, ciudad que congrega a miles de inmigrantes cubanos en el sur de Florida.
El segundo milagro
Las reliquias del beato Juan Pablo II curaron a una mujer de Costa Rica, quien se convirtió en el segundo milagro que llevará a los altares al papa polaco.
Floribeth Mora contó que el día 8 de abril de 2011, al despertar, sufrió un agudo dolor de cabeza. Le pidió a su esposo que la llevara al hospital donde, tras varios exámenes, le descubrieron que tenía un aneurisma cerebral en el lado derecho.
Tras varios intentos por parar el goteo de sangre en su cerebro, los médicos que la atendían desistieron al descubrir que la dilatación se hallaba en un lugar de difícil acceso.
Poco después y cuando las esperanzas agonizaban, Mora estuvo frente a las reliquias del beato cuando peregrinaron por Costa Rica. Le pidió con fe y el milagro ocurrió. Seis meses más tarde de aquella solicitud, “me hicieron otro examen en el cerebro y me indicaron que el aneurisma había desaparecido para la honra y la gloria de mi Dios”, contó Mora en su relato enviado a la comisión que estudió la canonización del Papa.
El milagro de Mora fue el segundo y el definitivo para que la Comisión Teológica de la Congregación para la Causa de los Santos diera fe de lo ocurrido.
La ceremonia de canonización del beato Juan Pablo II se llevará a cabo el 27 de abril de 2014. Junto a él también será canonizado el papa Juan XXIII.
©Univision.com
Commentarios