Rubio dice que no hacer nada con la reforma migratoria no beneficia al país

Univision.com | Oct 29, 2013 | 4:11 PM

El senador de Florida, sin embargo, advierte que la única posibilidad por ahora en la Cámara es un plan por pedazos

Uno de los integrantes del Grupo de los Ocho que redactó el plan S. 744 que en junio aprobó el pleno del Senado y que incluye un camino a la ciudadanía, defendió la iniciativa de ley y advirtió que “no lograr absolutamente nada no beneficia al país”.
““Uno de los obstáculos que enfrentamos para lograr cualquier resultado en la Cámara Baja es el tem”
“Uno de los obstáculos que enfrentamos para lograr cualquier resultado en la Cámara Baja es el temor de que la aprobación de proyectos limitados que tienen amplio apoyo serán usados para unirlos con el proyecto del Senado, el cual no tiene amplio apoyo en la Cámara de Representantes”, dijo a Noticias Univision.com Alex Burgos, portavoz del senador Marco Rubio (Florida).
El vocero agregó que “debemos eliminar esa preocupación para que podamos seguir tratando de lograr algo ahora sobre las áreas en que existe consenso mientras que la Cámara baja sigue buscando soluciones en los demás asuntos migratorios”.
Guerra de posturas
Las declaraciones se registran en momentos que crece la presión sobre el liderazgo republicano de la Cámara de Representantes para que elimine la vigencia de la Regla Hastert y envíe al pleno un proyecto de ley de reforma migratoria para ser votado.
La Regla Hastert exige que sean enviados al pleno sólo proyectos que tengan el respaldo de la mayoría de la mayoría (118 de los 234 votos republicanos). Mientras, los demócratas y la Casa Blanca aseguran que tienen más de los 218 votos mínimos necesarios para aprobar la reforma migratoria en cualquier momento, pero la normativa impide que se vote.
La semana pasada una fuente del Congreso mostró a Univision una lista con los nombres de 28 republicanos que respaldan una reforma con ciudadanía. Sumados a los 195 demócratas de los 201 que integran la bancada de la minoría, reúnen los votos suficientes para aprobar una ley.
Plan sobre la mesa
A principios de octubre un grupo demócrata encabezado por la líder de la minoría, Nancy Pelosi (California), entregó a la Cámara una versión modificada del proyecto S. 744 que sustituye una dura enmienda de seguridad por otra aprobada en abril con apoyo bipartidista.
Hasta el domingo el plan contaba sólo con el apoyo de unos 180 demócratas, pero el respaldo del congresista republicano de California, Jeff Denham, lo convirtió en una propuesta bipartidista.
A pesar del rompimiento de filas de Denham, la Regla Hastert sigue vigente y el liderazgo republicano mantiene la estrategia de debatir una reforma por partes, sin que ninguna de ellas garantice la legalización de los indocumentados.
Declaraciones previas
El diario La Opinión de Los Angeles reportó el martes que Rubio habría decidido “retirar su apoyo al proyecto de reforma migratoria que él mismo, junto a otros siete senadores, logró que fuera aprobado el pasado junio”.
La oficina del senador dijo que “trabajó muy duro” en la reforma migratoria y que el debate “fue superado con éxito en el Senado, pero ahora nos enfrentamos a otra realidad política” en la Cámara.
“El Senador está tratando de avanzar un proyecto de reforma migratoria y la mejor manera de hacerlo es centrarse en lo que estamos de acuerdo”, agregó.
Citando declaraciones dadas por Rubio al diario The Wall Street Journal, la oficina de Rubio dijo a Noticias Univision.com que el senador “aún favorece una solución integral a los problemas de inmigración del país” y que “no permitimos hacer todo lo que nos aleje de hacer algo”.
En declaraciones al diario Tampa Bay el viernes, Rubio dijo que dado el entorno en el que estamos ahora, la única posibilidad de éxito en materia de inmigración en la Cámara podría ser a través de “una serie de proyectos de ley” relacionados, es decir, aprobar un plan como lo sugerido por el liderazgo republicano desde antes de la aprobación del proyecto S. 744 en junio: una reforma migratoria por partes.
El escenario
La reforma migratoria con ciudadanía tiene amplio apoyo demócrata, el respaldo del presidente, la opinión favorable de la mayoría de los estadounidenses y la presión de empresarios, la industria de alta tecnología, las iglesias, sindicatos, abogados y organizaciones pro inmigrantes que han organizado marchas y campañas de envío de mensajes para inundar el Congreso.
Hasta el 16 de octubre el proyecto agonizaba en el Congreso en medio de una enconada batalla entre demócratas y republicanos por el presupuesto y el techo de la deuda. Pero poco antes de las 22 horas de ese día las cosas cambiaron y el debate resurgió con fuerzas, pero la Regla Hastert todavía tiene la fuerza suficiente para contener presiones y forzar negociaciones a puertas cerradas.
Pero no habrá batalla de largo tiempo. Analistas señalan que 2014 está a la vuelta de la esquina y es un año de elecciones. En las últimas dos contiendas presidenciales (2008 y 2012) los republicanos perdieron la Casa Blanca y la reforma migratoria fue clave en la inclinación del voto latino.
Juan José Gutiérrez, presidente del Movimiento Vamos Unidos USA, recordó que el mensaje de las organizaciones pro inmigrantes es claro: “le recordaremos en las urnas a los republicanos de sus promesas luego de las últimas elecciones nacionales”.
Cinco días después de la reelección de Obama para un segundo mandato, la oposición regresó a la mesa de negociaciones para aprobar cuanto antes una reforma migratoria bipartidista. El Senado hizo lo suyo, pero en la Cámara el ala ultraconservadora se aferra a la Regla Hastert y tiene detenido un voto en el pleno, hasta ahora.
©Univision.com
Commentarios