Decapitan al esposo de una policía en Rio de Janeiro y dejan la cabeza en su casa

AFP | Oct 29, 2013 | 10:00 AM
Un hombre de 35 años casado con una policía fue secuestrado y decapitado en Realengo, zona norte de Rio de Janeiro, y la cabeza fue entregada en su casa, informó a la AFP la policía.
“La esposa de la víctima trabaja en una Unidad de Policía Pacificadora (UPP), las comisarías instal”
La esposa de la víctima trabaja en una Unidad de Policía Pacificadora (UPP), las comisarías instaladas en favelas reconquistadas desde 2008 de manos de violentos narcotraficantes o milicianos de derecha, precisó un portavoz de la policía.
El hombre, un comerciante, fue asaltado en la puerta de su negocio, cerca de la favela Minha Deusa, en Realengo, la noche del lunes, y secuestrado en su propio auto, añadió.
Su esposa, policía de la UPP Sao Carlos, registró su desaparición, y hacia las 06H00 de este martes, al escuchar ruidos en la puerta de su casa, salió a "la vereda, donde reconoció la mochila de su marido, y al abrirla, se encontró con su cabeza".
La policía, que no reveló los nombres de la víctima ni su esposa, investiga el paradero del cadáver y del automóvil de la víctima.
Según el sitio de informaciones G1, la lengua y los ojos habían sido arrancados de la cabeza de la víctima, un exjugador de fútbol.
La policía sospecha que narcotraficantes de las favelas Minha Deusa, Vila Vintem o Curral podrían haber cometido el crimen, indicó G1.
Este es el segundo crimen violento de los últimos días en Realengo, donde siete personas fueron asesinadas a tiros la noche del jueves, en un caso que según las autoridades podría estar relacionado con el narcotráfico.
La seguridad en Rio de Janeiro mejoró significativamente tras la instalación de UPP en decenas de favelas, con la meta de reducir la violencia antes de la Copa del Mundo de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.
Pero en los últimos tiempos, varios crímenes han mostrado que la violencia continúa y es a veces protagonizada por la propia policía.
Un total de 25 policías de la UPP de la Rocinha, la mayor favela de Rio, fueron acusados de haber secuestrado, torturado y asesinado al albañil Amarildo de Souza en julio pasado, cuyo paradero se convirtió en una de las causas de las manifestaciones callejeras que sacuden la ciudad.
El cadáver nunca fue hallado.
©AFP
Commentarios